Los tiempos difíciles son una buena oportunidad para demostrar nuestra bondad

Feligreses de la iglesia Claret alimentan a los más necesitados

A
1 de abril, 2017 - 7:54 am
Francis Sánchez/[email protected]

Los marabinos demuestran con sus buenas acciones que aún existe en el mundo la ayuda desinteresada

Foto: Francis Sánchez

Maracaibo – ¿Qué comeremos hoy? es la pregunta constante que se hacen cada vez más marabinos, debido a la difícil situación que se vive actualmente en el país; y es que un kilo de arroz «bachaqueado» a 4.500 bolívares, es un lujo que no cualquiera puede permitirse, por ello ahora no vemos sólo a los indigentes buscando alimentos entre la basura, sino que tambien se unen personas que no se encuentran en situación de calle. Por está situación, los feligreses de la iglesia Claret tomaron la determinación de «alimentar al hambriento», tal como lo dice la Biblia.

Frente a la iglesia Claret, ubicada en la calle 78 Dr. Portillo, parroquia Olegario Villalobos, un aproximado de 300 personas esperaban ayer viernes poder igresar al templo para recibir alimentos, una iniciativa que comenzó un viernes hace cinco semanas para ayudar al más necesitado.

«Tomamos la decisión de hacer algo porque por aquí hay muchos restaurantes, y una noche despues de salir de misa, notamos que había un señor con dos niñitos peleandosé con perros por los desperdicios que botan de los restaurantes para poder alimentarse, y al ver esa realidad nos preguntamos ¿qué podemos hacer nosotros para mejorar está situación?», explicó María Alejandra Fernández, feligres de la referida iglesia y organizadora de la actividad voluntaria.

Fernandez indicó que las donaciones son echas por los devotos de la parroquia, sin embargo, manifestó que personas de otras iglesias tambien han aportado su granito de arena para poder llevarles un plato de comida a los más necesitados.

Beneficiados
Xiomara Víchez, beneficiada por esta iniciativa, indicó «Gracias a esta labor tengo un plato de comida seguro».
Asímismo, Andrea Redondo aseguró «Hoy estoy tranquila porque estoy completamente segura que mis hijos se llevarán comida a la boca y no tendrán hambre, sería bueno que esto no fuera solo una vez a la semana».

Comente