Faría: Hay más de 10 mil niños en la calle

1635_3AAAAAAAAA_01
12 de junio, 2015 - 2:06 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

 

El defensor del Pueblo del estado Zulia, José Vicente Faría, quiere pasar de las palabras a los hechos

Foto: Iriana Osorio

La Gobernación y la Alcaldía podrían expropiar los bingos ociosos, según dijo Faría

Maracaibo — El defensor del Pueblo del estado Zulia, José Vicente Faría, formalizó el llamado de apoyo a las instituciones públicas y privadas para el rescate de más de 10 mil niños en condición de calle o abandono en los barrios y calles.

El  defensor insistió en la propuesta de confiscar, expropiar, adquisición por comodato o colaboración de los bingos Seven Star (Delicias Norte), Bingo Maracaibo (calle 77) y el bingo Royal (C-2) para hacer casas de abrigos.

«Pido la expropiación a la Gobernación o la Alcaldía que tienen la facultad para hacerlo. Estos espacios cuentan con los servicios y los tienen ociosos, engordándolos. Utilizar un terreno sin nada, sería estancar el problema».

Llamó también al Consejo Legislativo del Estado Zulia (Clez), al Poder Judicial, a los consejos comunales, la iglesia, las empresas privadas y los medios.

Pasar a los hechos

Faría aseguró: «Tenemos que pasar de palabras a hechos. Propongo, de manera contundente, recoger a estos menores, incluyendo a los indígenas».

«No es posible que justo diagonal a la sede de los Tribunales del Zulia se mantengan niños indígenas pidiendo, y pasan los jueces de menores sin hacer nada», refirió Faría.

Faría no maneja un censo preciso, pero estimó que existan más de 10 mil infantes en condición de calle o abandono.

Millones de niños son arrastrados por este fenómeno

Explotación infantil amenaza el futuro de Venezuela

Después que los explotan solo les dan miserias y mala alimentación

Fotos: Miguel Romero / Archivo

«Se han perdido todos los valores morales, éticos y culturales que están afectando fuertemente a la sociedad»,
destacó Pérez


Maracaibo —
Como todos los años, el 12 de junio se celebra a nivel mundial el Día Contra el Trabajo Infantil, en el que se pretende concienciar a la población sobre uno de los mayores y graves problemas que sufren millones de niños cada día.

El trabajo infantil es una realidad que afecta considerablemente a gran parte de la población calculándose que por lo menos 18 millones de niños y adolescentes entre 10 y 14 años trabajan en Latinoamérica.

En Venezuela a pesar que la edad mínima para trabajar es de 14 años, conforme a lo establecido en la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes y, por lo tanto, no deberían los niños trabajar, la realidad contrasta con la normativa, siendo algo cotidiano ver en nuestras calles a niños trabajar en diversas actividades, generalmente todas ellas en condiciones precarias, exponiéndose a toda clase de peligro para su integridad física además de afectar su educación y pleno desarrollo.

Eduardo Pérez, abogado y especialista en derechos humanos, destacó: «Tanto en las convenciones internacionales y en nuestra Constitución nacional nos dice que estamos en contra del abuso y del maltrato al menor. Hoy en día los niños salen de sus casas, de sus escuelas para ir a trabajar de forma indiscriminada, muchos son utilizados para el llamado «bachaqueo», para hacer colas, para vender cualquier tipo de productos y sobre todo en situaciones peligrosas, cuando ellos deberían estar tomando clases, sus tiempos de recreación y áreas extracurriculares».

Además, manifestó que «en el país vemos hoy en día la explotación de estos niños en los vertederos de basura, los vemos que se han convertido en cuidadores de otros niños, se observan niñas de 10 y 12 años que ya son madres porque les tocó asumir los roles de sus progenitoras en cuanto al cuidado de sus hermanitos, hacen el almuerzo, cuidan a sus niños pequeños, inclusive se inmiscuyen en la prostitución. Cada día se están induciendo más niñas a este mundo de la prostitución».

Realidad zuliana

En muchos sectores de la ciudad, como en el mercado Las Pulgas se observan miles de niños mendigando, e inclusive los padres son quienes los meten en este mundo y lo que les ofrecen es una mala comida y el dinero queda en su poder. «En la mayoría de las veces los menores terminan en las drogas o en el alcohol. Después que un niño se va a la calle es muy difícil que retorne al calor de su hogar, y aún menos cuando proviene de familias disfuncionales, donde es obligado a generar ingresos», dijo el abogado.

En el barrio Negro Primero del municipio sureño, este abogado y defensor de los derechos humanos resaltó que «hay niños de 7 y 8 años que están siendo entrenados para vender drogas, muchos de estos niños y jóvenes no están en las escuelas, estas acciones los conlleva a un mal futuro pues llevando un veneno que los puede matar, ya cuando esos niños llegan a los 15 años ya están inmiscuidos en ese mundo del cual es muy difícil salir».

Cabe destacar que en el municipio Baralt, específicamente en Mene Grande, se están realizando jornadas de ayudas y apoyos para sacar a estos jóvenes de esos mundos tan bajos que están afectando al país, comentó Pérez.

En el caso de Maracaibo, el abogado aseveró que «en el relleno sanitario se observa otro mundo, se ven las mafias que hay con el plástico, hay mucha droga y muchos menores incluidos».

Asimismo, enfatizó en el abuso que hay por parte de funcionarios policiales en contra de estos niños que solo son víctimas de un proceso mal llevado por parte de sus padres, que se quieren beneficiar con el trabajo de los infantes.

«En las escuelas ya no hay valores, ni culturales, ni espirituales, no tienen temor de Dios, hay que hacer eventos que permitan incluir estos patrones que son la base para que nuestros niños sean los hombres y mujeres que este país se merece», dijo Pérez.

Para finalizar, el defensor de los derechos humanos hizo un llamado al Estado venezolano a que se realicen campañas para tratar de combatir este fenómeno que está acabando con el futuro del país y se debe tomar conciencia para participar en la construcción de la sociedad y proponer soluciones que permitan superar esta forma de esclavitud.

Su Santidad

El papa Francisco expresó sobre el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil: «Muchos niños en el mundo no tienen la libertad de jugar, ir a la escuela y terminan siendo explotados como mano de obra barata». Y agregó: «Confío que la comunidad internacional prestará más atención y se comprometerá firmemente con la promoción activa y el reconocimiento efectivo de los derechos de los niños».

La protección social es un derecho humano y está sólidamente justificada desde el punto de vista económico y social. La misma permite el acceso a la educación, la salud y la nutrición, y desempeña un papel fundamental en la lucha contra el trabajo infantil.

Muchos de estos niños salen desde tempranas horas a trabajar en las calles

Los menores en vez de recibir estudios andan arriesgando su vida en las calles.

Comente