En el Maranatha se burlaron de la autoridad educativa

1408_2_01
17 de octubre, 2014 - 12:58 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Foto: Gabriela Sanz

Zona Educativa entregará los títulos de bachiller a quienes no lo tengan. Si el colegio no cumple con la documentación en el lapso establecido, aceptarán el cierre.

Maracaibo — Pese a la orden de cierre que dictó la Zona Educativa del estado Zulia (ZEZ) a la Unidad Educativa Maranatha, ubicada en la 1era. etapa de Cuatricentenario, la referida institución abrió sus puertas como si la situación estuviese normal.

Un grupo de padres y representantes se apostaron a las afueras del plantel para exigirle a la dueña, Nancy Rebolledo, que les aclararan la situación que están pasando y que les entregara los papeles de sus representados; a estos representantes se le sumaron que están exigiendo les entreguen los títulos de bachiller, considerando que desde hace dos años sus hijos egresaron del lugar, y aún no han recibido el certificado de grado.

El equipo reporteril del diario QUÉ PASA se acercó a la sede para verificar la información y se observó la presencia de estudiantes dentro de sus instalaciones.

La dueña del instituto Nancy Rebolledo, dio la cara al escenario que se vivía y manifestó que: «Yo estoy dando la cara, no tengo nada que esconder, y por un grupo de representantes no vamos a permitir que rayen la reputación de la institución».

Rebolledo aclaró que no es un cierre definitivo, es un cierre provisional, pues la ZEZ les dio cinco días hábiles para resolver la situación con las funciones del colegio.

«A mí lo que me interesa es resolver la situación de los representantes que creyeron en los procesos de esta institución que tiene muchos años; con esta situación de los alumnos no sé si vale la pena seguir educando».

Problemas de años

Desde hace dos años no se han entregado títulos de bachilleres, este motivo fue el que movió a los padres a acercarse a la ZEZ a indagar sobre el funcionamiento del Instituto Maranatha.

Al respecto, Rebolledo expresó que: «Nosotros estamos para solventar las situaciones, pero con respecto a los títulos nos habían dicho que no tenían papel moneda y que nos quedáramos tranquilos, nunca nos habían negado los títulos de los alumnos».

Con respecto a la reapertura del colegio, la dueña aclaró que éste sí se encuentra inscrito y en legal funcionamiento hasta el año escolar 2011-2012, «Nosotros firmamos títulos de esta promoción, tenemos registradas todas las notas de los alumnos, pero hay mala intención de personas que trabajan en ZEZ, pero no podrán con nosotros».

Zona Educativa

Por su parte, el departamento jurídico de la Zona Educativa se llevó los expedientes de los alumnos que faltan por títulos y será este ente el encargado de procesar la documentación.

Voceros del referido departamento legal de ZEZ aclaró que: «Zona educativa dio cinco días para solventar la documentación que están pidiendo, de no cumplirse el tiempo requerido, se procederá contra la directiva de la institución».

Por su parte, Rebolledo —directora del plantel— resaltó que en el caso de no cumplir con la medida dictada; «aceptaremos el cierre y entregaremos toda la documentación necesaria a los representantes».

Padres piden soluciones

Nelly Hernández, representante afectada, manifestó que: «Mi hija está en cuarto año. Cómo pretende la directora que uno va a resolver el cupo en otro colegio cuando ya comenzaron las clases».

Otros padres que se encontraban en el lugar, indicaron que necesitan que les devuelvan el dinero y les consigan el cupo en otras instituciones.

Se armó la tángana

La situación en el lugar se puso tensa y representantes enfurecidos se fueron a los golpes en contra de la psicóloga del instituto que se encontraba explicándoles a los padres que la reunión se efectuaría en la tarde.

Las autoridades del plantel al ver la situación descontrolada, realizaron el llamado a funcionarios policiales quienes se apersonaron al sitio para la calmar los ánimos.

Con respecto a la situación suscitada, los representantes informaron que «la psicóloga del plantel, Werkys Ávila, agredió a una representante y allí comenzó el altercado».

Por su parte, Werkys Ávila, psicóloga y abogada del plantel, indicó «Yo no agredí a nadie, más bien nosotros hemos hecho todo lo humanamente posible para solventar la situación, queremos dar respuestas positivas a todos los representantes, pero no queremos que estas situaciones violentas se sigan presentando».

Esperanzas para Maranatha

La psicóloga también destacó: «Nosotros le solicitamos una reunión a la máxima autoridad de educación en el Zulia, Antonio Castejón, y el nos dijo que sí, que si nosotros teníamos la documentación en regla, no había por qué cerrar definitivamente el colegio, esto es una esperanza que sentimos por el Instituto Maranatha, son muchos años trabajando por la educación».

Representantes recibieron amenazas

Padres consternados por la situación que está ocurriendo en la Institución Maranatha, se acercaron a la sede de este rotativo y denunciaron «amenazas por parte de Nancy Rebolledo, dueña de la institución, su esposo y su hija Werkys Ávila».

Luis Marenco, representante del colegio, denunció que en horas de la noche del pasado martes «Estas personas llegaron a mi casa, Nancy Rebolledo, su esposo y su hija Werkys Ávila quien es funcionaria del Ministerio Público, para amenazarme realizándome preguntas, como ¿quién era yo?; que ella era funcionaria y me iba a mandar a investigar por diversos entes».

Marenco indicó que estas personas lo están culpando de daños realizados a la camioneta perteneciente a la institución.

Resaltó que: «Si a mí me llega a pasar algo o a cualquier representante de la institución, los culpables son ellos, la señora Nancy Rebolledo, Werkys Ávila y su padrastro».

Comente