En el centro de Maracaibo se ve de todo

Desde adultos mayores hasta niños se rebuscan

2-AAA
5 de agosto, 2016 - 9:46 am
Kendry Soto / [email protected]

En el centro de la ciudad marabina los niños y ancianos venden plátanos, verduras, café y pañitos, siempre disponibles a trabajar todos los días

Foto: Wilmer Cubillán

Maracaibo — Plátanos, café, mandarinas, guayaba, verduras, tequeños, pañitos y sobres de de-sodorantes son algunas de las cosas que los ancianos y niños venden en el centro de Maracaibo para «rebuscarse», y poder mantenerse, cubrir sus necesidades y para el caso de los niños ayudar a sus padres, mientras que en el caso de los ancianos para ayudar a sus familiares.

¡10 plátanos por Bs. 1.000, 10 plátanos por Bs. 1000!, ya es una costumbre oírlo en «Los Plataneros», frente al mercado Las Playitas donde hay niños de entre 6 y 10 años cargando sacos de plátanos. Al igual que en el centro de la ciudad donde infantes pregonan ¡guayabas a Bs. 300 el kilo!, 5 mandarinas por Bs. 100.

En el mismo escenario se ve la contraparte, ancianos de más de 70 años vendiendo su café caliente papeletas de desodorante y pañitos.

Protagonistas

«Yo trabajo desde niño y con la situación del país pienso seguir trabajando hasta que Dios me llame», expresó Álvaro Bozo, de 88 años, quien vende pañitos en la avenida Libertador.

«Trabajo para ayudar a mis padres a mantener la casa», dijo en tono inocente «El Wai», un niño de 8 años.

Asimismo, Carlos Rosendo, sociólogo y docente universitario, indicó: «No es justificable que un anciano esté trabajando, pero también es cierto que muchos adultos mayores no perciben una pensión y se ven obligados a salir a la calle a buscar el sustento».

De igual modo, Lenín Sánchez, coordinador de programa de la Fundación Hijos del Sol, indicó que conocen la realidad de los niños trabajadores y que por esto se encargan de hacer los recorridos sorpresas con el Consejo de Protección a Niños y Adolescentes por los distintos lugares de la ciudad, «una vez que el tribunal nos da la orden procedemos a retirarlos de esta situación». Lo preocupante de esta situación es que ocurre ante los ojos de todos los transeúntes que indolentes pasan de largo ante este problema sin mostrar solidaridad.

Comente