Insumos médicos escapan del bolsillo de quien percibe salario básico

Crisis hospitalaria golpea a embarazadas en el Zulia

A
26 de enero, 2018 - 1:30 pm
Luis Dagand / [email protected]

Hasta 5 millones deben gastar los padres para traer un niño al mundo, además de las humillaciones a las que deben someterse en caso de no llevar todo lo requerido

Foto: Luis Dagand

Maracaibo — El 2018 comienza con duros golpes para las familias zulianas. Hospitales de la región no cuentan con insumos suficientes para cubrir las necesidades de sus pacientes, en especial de mujeres que están a la espera de su bebé.

Este rotativo preguntó a diversos pacientes para verificar la situación, debido al hermetismo de entes oficiales en el marco de las ayudas económicas brindadas por el Gobierno para mujeres embarazadas. Lo cierto es que la cuenta para comprar los implementos necesarios pasan del millón de bolívares.

Recordemos que en el Hospital Chiquinquirá no existe inventario de insumos para atender a los pacientes, quienes son remitidos a otros centros asistenciales.

Marco Ochoa cuenta lo exorbitante de traer una vida al mundo. «La cuenta hace 5 millones de bolívares poniendo mi familia y yo los insumos, lo más caro es el lápiz cauterio que me costó  un millón 130 mil bolívares y no comprendo por qué me pidieron dos clamp (herramienta utilizada para cortar el cordón umbilical) si mi esposa va a tener es un solo niño, piden cosas de más».

Mafias

María Serrano dijo que para poder adquirir los insumos para su hija debió vender hasta sus juegos de cuarto, pero lo alarmante del caso es que compró material del Ministerio del Poder Popular para la Salud, el cual dice en su etiqueta prohibida su venta. Serrano manifestó que por la premura de la situación lo compró por conseguirlo más económico que en una farmacia.

Sin escape

Las embarazadas no son las únicas con esta situación, en el Hospital Central Dr. Urquinaona no cuentan con equipos  para ecogramas. Juan Rodríguez, paciente del centro asistencial, explicó que lo que más piden son yelcos y macrogoteros, siempre demás, adicionalmentevalgodones y solución al 0.9%, manifestó que un familiar ingresó en la urgencia por tener inflamada la vesícula.

Falta de profesionales

Por otra parte, Ruth Hernández tuvo que vivir un viacrucis con su papá. «Fui al General del Sur para que vieran a mi padre que sufre de diabetes, y se le presentó dolores en el estómago, allá los ascensores no sirven y ni siquiera hay enfermeras, lo llevé al Noriega Trigo y no había gastroenterólogo, llegué aquí al Central y apenas lo van viendo para comenzar su debido tratamiento.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente