Colegio Dolores Vargas espera ejecución de sentencia

1854_4A---Foto-2--Despúes-Agosto-2014-(182663631)_01
23 de enero, 2016 - 12:23 pm
Redacción Diario Qué Pasa

En la gráfica se observa el estado del plantel educativo desde agosto de 2014

Foto: Archivo QUÉ PASA

Desde que comenzó la disputa por la titularidad de la propiedad, el ocupante, que ahora debe salir por la decisión del tribunal, no cuidó la infraestructura del inmueble. QUÉ PASA tiene dos años vigilante de este caso en defensa de la comunidad estudiantil

Maracaibo — Una sentencia del Tribunal Primero de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, con fecha 5 de octubre de 2015, dictó con lugar el desalojo de la familia Gil Bassa de los terrenos que creía propiedad privada, situados entre las avenidas 26 y 25 con calles 68 y 69 del sector San María, donde por más de 60 años venía funcionando el Centro de Educación Inicial Dolores Vargas de Urdaneta.

En septiembre de 2014 un fallo del Juzgado Cuarto de Primera Instancia en lo Civil y Mercantil de esta circunscripción, a cargo de la jueza Íngrid Vásquez, ordenó al registrador suspender la sentencia emitida por el Juzgado Octavo de los municipios Maracaibo, Jesús Enrique Lossada y San Francisco que declaró dueño a los esposos Gil. Por no tener competencia sobre un patrimonio del Estado utilizado para la educación, situación que se catalogó como un fraude procesal.

En noviembre de 2013, QUÉ PASA informó de la grave disputa que existía en la institución y se contó —por relato de la directora Norma de Yánez—, las vejaciones a las que eran sometidos niños y trabajadores de la escuela, por el señor Germán Gil.

La procuradora del estado Zulia, Yaneth González, detalló tras la última sentencia del 5 de octubre de 2015: «El Tribunal Primero de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes notificó a Germán Gil a principios del mes de diciembre de 2015, que tenía 15 días para desalojar; hay que recordar que el gobernador del Zulia le adjudicó una vivienda digna a la familia Gil Bassa en el municipio La Cañada de Urdaneta, ofrecimiento que fue rechazado por Gil. Aún existe la intención del Estado de mudar a los siete miembros de la familia, pero el tribunal es autónomo y en cualquier momento puede desalojar a la familia que está en desacato y rebeldía porque no se ha retirado cumplido el lapso de tiempo, tras la notificación para desalojar voluntariamente».

(Martes 19 de enero de 2016) La directora del Centro de Educación Inicial Dolores Vargas de Urdaneta, Norma Yánez, consignó ante el diario QUÉ PASA copia de la sentencia en la que se le restituye a los niños para su educación inicial.

(Miércoles 20 de enero de 2016) La procuradora del estado Zulia, Yaneth González, aseguró desde su despacho a QUÉ PASA: «el juez del Tribunal Primero de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, Héctor  Peñaranda, puede ejecutar la sentencia en la fecha y el día que así lo decida, en protección a más de 206 niños que quedaron cesantes cuando Germán Gil derrumbó parte de la escuela en agosto de 2014».

(Jueves 21 de enero de 2016) El señor Germán Gil acudió a QUÉ PASA para dar su versión acerca de la disputa sobre la propiedad, ubicada en la urbanización Santa María, donde funciona el CEI Dolores Vargas de Urdaneta, para desmentir a la procuradora del estado Zulia, Yaneth González. «Todo lo que ella (procuradora) dijo a la redacción del diario es falso, yo soy el propietario de esa casa».

Sentencia del Tribunal Primero de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes con fecha 5 de octubre de 2015

Comente