Conozca la historia de Néstor Noriega

«Aunque gano sueldo mínimo debo vivir en la calle»

Calle
3 de julio, 2017 - 9:35 am
Francis Sánchez / [email protected]

 «Unas veces estamos arriba y otras abajo» es un refrán popular que se apega a la realidad de Néstor Noriega, un exinfante de la Marina, que se dedica a la carpintería, pero al que ahora el sueldo no le alcanza ni para pagar el alquiler de una habitación

Foto: Francis Sánchez

Maracaibo —Noriega, de 50 años, es un caraqueño con 22 años en Maracaibo, tiene cinco hijos y tres nietos, está divorciado y la situación del país le ha afectado considerablemente, pues tal como él lo indicó «trabajando carpintería, crié a mis hijos y construí mi casa y no es posible que hoy en día trabaje y no tenga para pagarme ni una pieza».

El hombre aseguró a QUÉ PASA que desde hace algún tiempo él y otras personas, en su misma situación, se reúnen en el distribuidor de La Limpia, ubicado en la avenida 28  de Maracaibo, estado Zulia, para bañarse y lavar su ropa —con el agua de la fuente que se encuentra bastante contaminada— además tienen una cocina improvisada en el lugar para poder hacer su comida y la de sus amigos.

Al mismo tiempo, contó que «quienes nos reunimos en este distribuidor somos personas que vivimos en la calle, aquí seleccionamos el aluminio que recolectamos, además aprovechamos para lavar nuestra ropa y cocinar».

Al preguntarle, dónde pasaba la noche, respondió que le permitían dormir en una estación de servicio en la avenida 5 de Julio.

Con una notable tristeza en su voz, Noriega aseveró: «Mi situación hace cinco años era muy distinta, en lo que parece fue un segundo, dio un giro de 180 grados, que no vi venir (…) Me separé de mi esposa y fui a vivir con mi madre, pero fue una convivencia difícil por eso decidí irme de la casa, y por lo cruda de la situación me quedé en la calle».

Igualmente, dijo: «De mi situación en la calle puedo decir que no es fácil, lo más triste es que gano mi dinero con mucho esfuerzo y no me alcanza para nada porque debo ayudar a mis hijos, ellos son lo más importante».

«Muchas veces he pensado irme a mi tierra natal, Caracas, pero sé que allá la situación está igual o peor y eso es en todo el país, si los venezolanos supiéramos que hay un estado que está mejor allá estaríamos todos, pero tristemente no es así», aseveró

Para finalizar, Noriega reflexionó: «Pienso en mis hijos y nietos y me da pesar pensar que quizás esta situación no se solucione y ellos, no lo quiera Dios, sufran lo que yo (…) Lo único que pido es que la situación mejore. Nunca le he temido al trabajo».

Palabras clave
, ,

Comente