Expertos nos explican las posibles causas

Tres infanticidios con violación en 15 días ¿Qué pasa?

Sucesos-infanticidios-W-CUBILLÁN
22 de julio, 2016 - 8:01 am
Delsy Fernández / [email protected]

En menos de 15 días tres infanticidios se han registrados en la región. La situación es alarmante pues los niños son violados y golpeados salvajemente por sus padrastros

Foto: Wilmer Cubillán

Maracaibo — La inocencia y el futuro de tres niños han sido truncados, la maldad se apoderó de los sentimientos de tres «padrastros» quienes sin remordimiento alguno y aparentemente bajo los efectos de las drogas, violaron a los infantes, no sino varias veces y no conforme con esto, los golpearon salvajemente hasta apagar sus vidas. En dos casos los responsables fueron detenidos, mientras un asesino sigue evadido de la justicia. Vale resaltar que en todos estos casos las madres de las criaturas han tenido conocimiento de lo sucedido convirtiéndose así en cómplices.

Para el psicólogo Jean Prado, sin duda alguna los violadores en alguna etapa de su vida, mayormente en la niñez, también han sido violados y juega un papel primordial un trastorno de conducta sexual llamado pedofilia, sufren de una comorbilidad y bajo ningún concepto podrían llegar a ser personas «normales», solo podrían atenuar sus síntomas, pero en cualquier momento, por algún estresor, pueden caer en fase activa.

Por otro lado afirma que el hecho ser padrastros, desde el punto de vista psicológico, no los caracteriza como tal como violadores, posiblemente sí como maltratadores, pues no son el lazo consanguíneo si no simplemente una figura paternal superpuesta en la mayoría de los casos por sus madres. «El maltrato está dentro de una estructura clínica de personalidad llamada antisocial (perversa)», afirma Prado. El padrastro no tiene una estructura mental negativa, estadísticamente existen muchos padrastros, pero los actos pedófilos son casi nulos, puntualizó el psicólogo.

El sociólogo Carlos Rosendo asegura que el factor que más contribuye en la sociedad a formar hombres, padrastros maltratadores, violadores y madres cómplices es la falta de educación. «Una educación que aunque es gratuita y obligatoria, actualmente, por las condiciones económicas que vivimos, ha sido abandonada, lo que en la mayoría de los casos conlleva a formar un hombre o mujer maleducado e ignorante».

Rosendo agrega que los valores impartidos en casa y los buenos ejemplos, también han sido olvidados, parece ver más cotidianamente un adolescente «bachaqueando» o vendiendo drogas que estudiando. «Allí es donde se produce la falta de educación y la pérdida de valores».

La situación económica y el desempleo que se vive en Venezuela también ha llevado a las madres, en su mayoría adolescentes, a abandonar los estudios y dedicarse a hacer colas en los supermercados dejando bajo los cuidados de un padrastro irresponsable a los niños.

Vale la pena resaltar que mayormente las relaciones amorosas entre la madre y el padrastro son de poco tiempo lo que no da chance a valorar la conducta positiva de ese hombre en cuestión si de verdad la tiene y de conocer sus verdaderas intenciones.

Otro aspecto importante que resalta el sociólogo Rosendo es la fácil adquisición de sustancias estupefacientes, pues asegura que en la mayoría de los casos, las violaciones y maltratos ocurren bajo los efectos de las drogas.

La abogada Yenni Urdaneta, responsable de la defensoría del niño, niña y adolescente del ejecutivo regional, catalogó con tristeza lo sucedido y hace un llamado a la sociedad bien sea o no del núcleo familiar del niño afectado, a denunciar estos actos en donde las únicas víctimas son las indefensas criaturas, «la ley ampara a todos los niños hasta los 18 años, los organismos existen, pero si la gente no denuncia prácticamente no puede hacerse nada después de haber ocurrido la muerte».

Urdaneta agregó que las madres deben ser cautelosas al momento de escoger su nueva pareja, pues «los pedófilos se valen de cualquier artimaña para abusar de los niños. A los niños hay que enseñarlos desde muy pequeños a que nadie puede tocar sus partes íntimas», finalizó.

En contexto

Como se recordará, el primer caso de infanticidio que estremeció al Zulia durante el presente mes de julio y en donde se produjo en primera instancia una violación y posteriormente un maltrato verbal y físico hasta ocasionar la muerte, ocurrió el pasado 6 de julio en la barriada Santa Inés, en contra de la pequeña Dayeimis Sofía Benítez de 1 año y 10 meses de edad. Su padrastro Javier Mora Valbuena (19) mantenía una relación amorosa con su madre; una adolescente de 17 años desde hace apenas tres meses, pero esos bastaron para que abusara en reiteradas oportunidades de la menor.

También la golpeó salvajemente y la tiró contra la pared provocándole desprendimiento de órganos y ocasionándole la muerte. Efectivos del Cicpc practicaron su detención en el Hospital El Marite, donde él mismo llevó a la niña en compañía de su madre alegando que se había caído. La pareja podría enfrentar entre 20 y 30 años de prisión.

El segundo caso ocurrió 11 días después en el barrio Balmiro León cuando Javier Atencio (22), alias «El Guajiro» violó y golpeó a la pequeña Ana Isabela Sulbarán (7 meses). Su madre, identificada como Emely Sulbarán (22) se encontraba al tanto de la situación y permitía que el degenerado golpeara a la niña y a sus otros tres hermanos de 3, 5 y 7 años.

El miércoles, Emely fue privada de libertad y se encuentra detenida en la sede del Cicpc; «El Guajiro» está huyendo.

El tercer hecho se suscitó cuatro días después de la muerte de Ana Isabela, el padrastro del pequeño Ángel Gabriel Urdaneta de tres años identificado como Antonio González Montiel (21), violó varias veces a su hijastro y posterior a eso le propinó una golpiza hasta dejarlo muerto. Ocurrió en la invasión El Araguaney del municipio Jesús Enrique Lossada. El asesino alegó que su mujer; una adolescente de 17 años le fue infiel con un primo y descargó su furia en contra de su hijo.

El aberrante hombre fue detenido por efectivos del Cicpc y permanece detenido en la sede policial.

sucesos-infanticidios-Wilmer

Dayeimis Sofía Benítez (1 año y 10 meses, Ana Isabela Sulbarán (7 meses ) y Ángel Gabriel Urdaneta (3 años)

 

Comente