La mujer era la «cachifa» de la casa

Mató a su amante en complicidad con su hijo

14A
11 de marzo, 2017 - 9:14 am
Mayerlin Barboza / [email protected]

Lo hizo en complicidad con su hijo de 20 años. Fuentes detectivescas informaron que lo asesinaron para robarlo. Ambos ya están detenidos en CICPC-Guajira

Foto: Archivo

Mara — Como si se tratase del desenlace de una telenovela. Así resultó el crimen contra Hugo José Plaza, el sujeto de 50 años quien fue asesinado de una puñalada, el pasado 06 de marzo, en la calle Mi Vieja, sector La Sierrita.

El verdugo de Plaza, fue nada más y nada menos, que la mujer — de origen wayuú —, a la que le pagaba por cumplir con las tareas domésticas, identificada como Elsa Marquel Ferrer (44).
La mujer planeó en compañía de su hijo de 20 años, llamado Herwin Jesús Ferrer, el homicidio, el cual se consumó con una puñalada que le propinaron en el pecho a la víctima, dejándolo desangrado en el sitio.

Al lugar acudieron funcionarios de la policía científica, quienes realizaron el levantamiento del cuerpo y lo trasladaron hasta la morgue forense, a fin de que se le practicase la necropsia de rigor.

Con la intención de robarlo

Una fuente detectivesca del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), ligada al caso, informó que los victimarios perpetraron el homicidio , con el fin de robar al quincuagenario y hurtar los bienes materiales que reposaban en la vivienda.

Mantuvieron amoríos

Trascendió que Hugo mantuvo amoríos por un tiempo prolongado con Ferrer. Por lo que se presume que la estrategia para asesinarlo, radicó en seducirlo y «enrrederarlo» para posteriormente acabar con su vida.

Si Plaza, ¿tenía o no esposa? o ¿si convivía con ella, junto con Elsa?, son preguntas, que aúnque resuenan en los oídos de todos los enterados del caso, las respuestas son desconocidas, ya que la investigación está en curso.

Le «pusieron los ganchos»

Tanto Ferrer como su hijo, fueron detenidos la tarde del pasado jueves por agentes de la policía científica, quedando recluídos de manera preventiva, en los calabozos de la base Guajira de ese organismo detectivesco.

Comente