Para la oposición el sistema biométrico «es un negocio»

1352_5a
22 de agosto, 2014 - 1:00 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Archivo

Según expresó la directiva del partido Copei la medida que busca frenar el contrabando  es «inhumana» y atenta contra los derechos del pueblo.

Maracaibo — La decisión del presidente venezolano Nicolás Maduro, de instalar un sistema biométrico o de captahuellas antes de diciembre en las cadenas de supermercados públicos y privados para evitar el contrabando ha recibido el rechazo de la oposición y otros sectores, desatando polémica por los sistemas que ingenia el Gobierno para resolver los problemas económicos.

Contra la dignidad

El partido socialcristiano Copei rechazó en un comunicado de prensa la propuesta del Gobierno y enfatizó que el mismo «atenta contra la dignidad de la persona humana». La tolda verde, estima que la estrategia para luchar contra el contrabando «es equivocada e inhumana, porque trata al pueblo como delincuentes y vulnera  sus derechos fundamentales».

Es un negocio

El alcalde del municipio Sucre, Carlos Ocariz, estima que «las captahuellas en diferentes ámbitos, ya sea  para votar, para salir del país, para comprar comida son un negocio» .

Por su parte, el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, expresó que el captahuellas en los supermercados «traerá más corrupción, ya algunos enchufados sacan cuentas».

Estima que la falta de publicación de los índices de inflación de junio y julio, son para ocultar los niveles de inflación del país.

El diputado y secretario general de Primero Justicia, Tomás Guanipa, también rechazó el sistema expresando que «esta medida no es otra cosa que una tarjeta de racionamiento moderna, que es injustificable y no resolverá el problema de escasez».

Otros sectores

El presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (Anauco), Roberto León Parilli, duda que la implementación del «sistema biométrico» sea la solución a los problemas de abastecimiento y manifestó: «No creo que sea la más adecuada, aquí lo que tenemos es un problema de abastecimiento intermitente».

Mientras tanto el presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, afirmó durante una entrevista que este es un mecanismo para «administrar la escasez».

Comente