Causa temor y zozobra y entusiasmo y optimismo

Marcha del 1-S polariza el país y da para cualquier especulación

4A
29 de agosto, 2016 - 7:59 am
Julibeth Villalobos / [email protected]

Mientras más se acerca la fecha de la marcha opositora denominada la Toma de Caracas, más son las reacciones y las expectativas que los actores políticos tanto de la coalición opositora como la oficialista dan a demostrar, mientras la población no deja de tener esto como tema central de conversación

Foto: Agencias

Caracas — A tan solo tres días para que se realice la denominada «Gran Toma de Caracas», convocada por la Mesa de la Unidad Democrática, (MUD), para el próximo jueves 1° de septiembre han surgidos diversas reacciones entre Gobierno y oposición.

La finalidad de esta marcha, es la exigencia del cronograma de las fechas para la recolección del 20% de las firmas.

Solicitud amparada en el artículo 72 de la Constitución de la nación que indica que «transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción, podrá solicitar la convocatoria de un referéndum para revocar su mandato».

Una vez que el CNE reciba la solicitud de los ciudadanos, partidos políticos o grupos de la sociedad civil, puede proceder a realizar los trámites para verificar si existe voluntad por parte del pueblo de convocar un referéndum revocatorio.

Por su parte, el CNE debe fijar puntos o centros en el territorio nacional donde se recogerían las firmas, El CNE debe fijar puntos o centros en el territorio nacional donde se recogerían las firmas en un lapso de tres días se deben recolectar 20% de ellas y las huellas de los electores inscritos en el CNE.

Resaltan entre las reacciones más significativas las de los indígenas que partieron del estado Amazonas el pasado 22 de agosto para asistir el 1º de septiembre a la concentración, mucho de los cuales han mermado su salud, saliéndole ampollas en los pies.

Reacciones

El presidente de la República, Nicolás Maduro, sentenció el pasado sábado que: «Está en marcha un golpe de Estado fascista desde Estados Unidos para plagar a Venezuela de violencia».

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Henrry Ramos Allup, manifestó en horas de la mañana de ayer, en su cuenta en twitter: @hramosallup: «Algunos somos sinceros y otros son hipócritas. Si creemos que el RR es este año, a los 30 días hay elecciones presidenciales».

El dirigente del Psuv, Jorge Rodríguez reiteró en días pasados que: «Lo que está detrás del mensaje es claramente violento, llamar a la gente a manifestarse con fuerza para actuar en contra del gobierno. Quieren generar angustia colectiva que sea el caldo de cultivo para sus intenciones violentas».

Por otro lado, el secretario general de la MUD, Jesús «Chúo»Torralba instó a las personas que asistieran a la marcha a mantener una conducta cívica durante todo el recorrido, «no podemos caer en provocaciones», enfatizó.

Les presentamos algunos políticos que están a favor y en contra de esta movilización:

José Vicente Rangel: «En el marco de un ambiente crispado la marcha del 1-S puede tener consecuencias muy graves. Cualquier detalle puede ser explosivo y aun cuando los promotores de la misma insisten en su carácter cívico, la experiencia revela lo contrario, manifestó».

Carlos Ocariz: «Es una actividad pacífica de protesta constitucional, aquí lo que estamos buscando es que nos digan la fecha para recoger el 20 % de los electores, para la convocatoria definitiva del referendo revocatorio presidencial».

Aristóbulo Istúriz: «Se inventaron una marcha, eso es mentira eso es un plan fascista para sacar a Maduro, échenle piernas, vamos a ver si aguantan como en Altamira, pero nosotros le aplicaremos fuego lento».

Lilian Tintori: «A todos los venezolanos les digo que ningún Guardia, ningún policía podrá parar el río blanco de venezolanos que quieren un cambio. Porque esta lucha es no violenta, es moral, por la libertad, de forma pacífica y organizada».

Héctor Rodríguez: «Esta nueva convocatoria que pretenden forzar los de la MUD no es más que el inicio de una nueva ola de violencia, una nueva etapa de las guarimbas en Venezuela, esa es la agenda política de la MUD».

Julio Borges: «La Toma de Caracas será una protesta estrictamente pacífica que haremos los venezolanos para exigirle al CNE que cumpla su trabajo. El país entero se movilizará para decirle al Gobierno y sus instituciones que queremos votar y necesitamos un cambio».

Mauglimer Balboa: Manifestó que «a pesar de las dificultades que se les ha presentado para llegar a la capital, el ánimo se mantiene en su máxima capacidad».

Vicente Bello: «La intención de Oblitas es distorsionar esa realidad con la pretensión de salvar a Maduro y la manera de hacerlo es manipular el reglamento electoral del CNE para decir que el 20% de las firmas se debe recoger en todos los estados del país».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente