José Molina explicó que las obligaciones son administrativas y están sustentadas en la CRBV

Constitucionalista: «Funciones de El Aissami son de segundo nivel»

4aa
1 de febrero, 2017 - 11:07 am
Elienne Contreras / [email protected]

Jesús Silva añadió que con la medida, el presidente Nicolás Maduro no ha abandonado su cargo, si no que agiliza el cumplimiento de metas y la gestión del Gobierno

Foto: Agencias

Maracaibo — Luego de que el presidente de la República, Nicolás Maduro, asignara ayer 15 nuevas funciones al vicepresidente Tareck El Aissami, hoy QUÉ PASA conversó vía telefónica en EXCLUSIVA con el abogado constitucionalista José Molina Vega para esclarecer algunos puntos.

Constitucional

Según el constitucionalista, las nuevas obligaciones del vicepresidente son netamente de tipo «administrativo» y la decisión de delegar funciones aclaró que se encuentra establecida en el artículo 239 de Carta Magna (CRBV), sin embargo, considera que «desde hace un año la Constitución 1999 carece de prácticas de todo efecto, aquí aplican la CRBV cuando quieren y les favorece».

Cabe destacar que dicho artículo reza: «Son atribuciones del Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva: (…) Ejercer las atribuciones que le delegue el Presidente o Presidenta de la República».

De entre los 15 nuevos menesteres, Molina explicó el número 9 que establece: «La actuación del Presidente de la República como miembro o presidente de órganos colegiados de conformidad con sus respectivos instrumentos de creación». Sobre esto comentó que el vicepresidente simplemente asumirá la actuación del presidente en los actos de organismos colegiados como el Consejo federal de la Gobernación y el Consejo Nacional de Economía y no que asumirá su presidencia.

De segundo orden

En sus declaraciones, Molina también destacó que las funciones principales aún las conserva el mandatario nacional, mientras que las adjudicadas a El Aissami son «de segundo nivel». Precisó que Maduro aún ostenta las funciones importantes como la facultad de dirigir a las Fuerzas Armadas Nacionales (FANB), dirigir la economía nacional, la política nacional, nombrar y destituir ministros, entre otras.

Además añadió que el presidente Maduro en cualquier momento, si así lo desea, puede recuperar esas funciones e incluso cambiar al vicepresidente.

Las duras son de Maduro

Por otro lado, el también abogado constitucionalista, Jesús Silva, coincidió en que las atribuciones que se han delegado son «perfectamente acordes» y no caen en el crimen constitucional —en cuyo caso un núcleo duro y exclusivo de funciones presidenciales fueran adjudicadas a otro—.

Asimismo, enfatizó en «desmentir matrices de opinión irresponsables en prensa nacional e internacional que pretenden hacer ver que el presidente Nicolás Maduro ha abandonado funciones primordiales de su cargo, todo lo contrario, el presidente Maduro ha delegado funciones de segundo orden que son perfectamente delegables y que esto favorece al Ejecutivo nacional para que sea mucho más ágil y puedan cumplirse metas propias de la gestión del Gobierno».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente