Tiene un grillete puesto

Tintori catalogó como una orden unilateral la salida de su esposo de la cárcel

Lilian-Tintori
10 de julio, 2017 - 11:07 am
Herwin [email protected]

Leopoldo quería ser el último en salir de la cárcel y así se lo hizo saber a los representantes del gobierno y a Zapatero, pero la decisiòn unlitareal del regiman lo obligó a salir.

Foto: Agencias

La activista político y esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori, enfatizó hoy en una entrevista televisiva que el líder de Voluntad Popular sigue preso, solo que en otras condiciones «está en la casa, con sus hijos, recibiendo amor y donde no hay tortura, pero con un grillete electrónico puesto, que es lo que nos hace recordar que sigue preso» indicó.

Tintori catalogó como una orden unilateral del régimen la salida de su esposo de la cárcel, pues su esposo no decidió volver a su casa y que no fue producto de una negociación, sino de los 100 días de calle, la petición del pueblo y la presión internacional.

Leopoldo fue torturado física y psicológicamente, aseguró Tintori, al hacer referencia a un cuadro médico que constó de vómito y diarrea producto de una intoxicación alimentaria que duró 10 días, causado por consumir «un pedacito de arepa» de la comida que le daban en la cárcel, según la vocera su esposo no recibió tratamiento médico adecuado por lo que comenzó a gritar tortura para que su esposa le escuchara y el país se enterara.

En cuanto a la tortura psicológica indicó que a López le fueron quitando beneficios poco a poco hasta llevarlo a lo mínimo que alguien pueda tener «Estuvo diez días aislado,  un año confinado solo en una torre, 3 meses sin ver a sus abogados, 33 días sin ver a su familia, sin llamadas  telefónicas familiares, además del maltrato que recibía de los militares custodios, enumeró Tintori.

La activista resaltó que sus hijos estaban felices porque ya no tenían que quitarse las medias y los zapatos para poder ver a su papá, pues a «nosotros nos desnudaban cada vez que visitaban»

Por ultimo señaló que no tenía motivo para estar feliz, pues faltaba por lograr la libertad de los 431 «presos políticos», la libertad plena de su esposo, rescatar la democracia y acabar con el hambre del pueblo venezolano y de esos niños que estaban comiendo de la basura, y los enfermos sin medicinas, pues en un país donde hay presos políticos no hay democracia, seguiremos en la calle con la lucha denunciando todo lo que hay que denunciar y lograr elecciones «un ciudadano por voto».

 

 

Comente