AD, UNT y PJ se repartieron el coroto para las parlamentarias

1609_5-aa_01
17 de mayo, 2015 - 1:52 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática, conversó en exclusiva con QUÉ PASA

Foto: Diego Graterol

«En lo que se refiere a mí, yo no estoy ahí porque me da la gana, ni siquiera porque quiero, yo estoy más ahí porque los demás quieren, que porque yo quiero»

Maracaibo — El secretario general de Acción Democrática (AD), Henry Ramos Allup, conversó en exclusiva con el diario QUÉ PASA sobre la presunción de que él sea un infiltrado del Gobierno dentro de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)y sobre su liderazgo en el llamado «cogollo de la MUD» integrado por sus iguales, Manuel Rosales (UNT), Julio Borges (PJ), Henri Falcón (ABP) y la de él como líder de la tolda blanca.

Tal y como ya lo habíamos dicho, estos procesos electorales, tanto las primarias como las parlamentarias, no solo dejarán heridas sino enemigos. Esta premisa nace de lo que se maneja como «la repartición de los corotos» dentro de la Mesa de la Unidad, repartición que presuntamente fue dirigida por Rosales, Borges, Falcón y Allup donde se escogieron a dedo los candidatos al Parlamento nacional.

Frente a esto, el secretario general de AD respondió: «Nosotros no escogemos a dedo a nadie. El proceso de selección de candidatos no fue entre cuatro, sino entre 24 partidos y nos pusimos todos de acuerdo».

Sin embargo, no negó que ciertamente esta «rosca» exista en la llamada Unidad. Pero lo que sí recalcó fue la fuerza del partido de la casita azul, liderado por el exgobernador del Zulia, Manuel Rosales, en la región.  «Se supone que los que llevan más candidatos son los partidos más grandes, en este caso, ¿cómo puedes decir tú que Un Nuevo Tiempo en el Zulia no lleve más candidatos que AD y que PJ?, Porque en este caso no podemos negar que UNT es la primera fuerza en el Zulia».

«Lo que sí puedo decir es que con toda la dificultad de este proceso, la alianza perfecta se logró. Y tú vas a ver que en aquellos sitios donde se hagan más primarias los que van a salir ‹gananciosos› son, los que hicimos el pacto AD, PJ, UNT, ¿porqué? Porque, somos los partidos más grandes y con más capacidad de movilización».

Sin embargo, más allá de augurar el triunfo, Allup  recalcó que «por eso yo decía que no era bueno hacer primarias en todas partes, porque si los tres partidos nos ponemos de acuerdo, nos llevamos todo, y queda todo el mundo por fuera».

¿Es un infiltrado?

«Yo no pierdo tiempo en eso, pero lo peor es que ese comentario no lo hace el Gobierno, lo hacen algunos factores de oposición. Yo me río mucho de eso porque yo tengo demasiada trayectoria política en este país; soy demasiado directo y por lo general los cobardones que dicen este tipo de infamias no se atreven a dar la cara. Ojalá me lo dijeran en mi cara, pero sobre todo que me buscaran el más mínimo indicio de eso que ellos dicen para desacreditar».

Así respondió el líder de AD a la acusación de que él pudiera ser un infiltrado de la izquierda en la Mesa.

No teme

Seguro de lo que ha sembrado en las filas políticas del país, Allup se mostró seguro y convencido del poder de su liderazgo. «Yo tengo más de 50 años en la línea de tiro político de este país y no me han podido liquidar, si yo tuviera cable pela′o, tuviera dinero mal habido, si tuviera financistas ocultos  no estaría vivo y en primera fila».

¿Liderazgo eterno?

Tal vez una de las críticas más fuertes que disparó la oposición en contra del expresidente de la República Hugo Chávez fue pretender estar tantos años en el poder. Sin embargo, Allup es un claro ejemplo de que «el que tiene rabo de paja no se acerca a la candela» pues él tiene más de tres décadas al frente de la organización política.

A lo que argumentó: «En lo que se refiere a mí, yo no estoy ahí porque me da la gana, ni siquiera porque quiero, yo estoy más ahí porque los demás quieren, que porque yo quiero. Y estoy ahí como secretario general porque estuve en los momentos difíciles; yo llegué en AD a dirigirla cuando los demás se fueron corriendo, cuando los dirigentes abandonaron el partido porque se asustaron cuando llegó Chávez, cuando se fueron corriendo en ese momento asumí yo».

«Te voy a decir algo, sin ningún complejo, si estuviéramos en el Gobierno, yo no fuera el secretario general de AD a lo mejor fuera otro, pero yo soy el secretario para el momento más difícil», acotó.

Rescató que «en AD no medimos a la gente ni por la edad, ni por el color, ni por el peso, ni por la estatura; aquí hay un solo factor de medición, más capacidad o no capaz».

Comente