Sebin y CGR lo investigan

A Barreto le buscan «un cable pelao»

4 BBBB--JM
26 de julio, 2016 - 9:04 am
Sandy Ulacio / [email protected]

Caracas — Las últimas de Juan Barreto parecen haber herido suceptibilidades por estar señalando fallas, irregularidades y exigiendo rectificaciones.

Y es que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y la Contraloría General de la República (CGR) mandaron comisiones a la Alcaldía Mayor a solicitar el archivo muerto de la gestión del dirigente del partido Redes.

QUÉ PASA se comunicó vía telefónica con Barreto y esto fue lo que dijo: «No sé que pretenden con investigar una gestión que ya lleva 10 años de terminada, supongo que lo que pretenden es amedrentarme para que deje de hacer denuncias que han conseguido eco en la opinión pública por ser ciertas».

Dijo que «la orden es buscar a ciegas a ver si me consiguen un cable pelao».

Barreto recordó que entre 2008 y 2011 fue investigado por la Contraloría General de la República, la Fiscalía, la Asamblea Nacional y el Tribunal Supremo de Justicia «algo que es ilegal, ser investigado por todos los órganos de justicia del país, y no consiguieron nada por lo que salí exonerado de cualquier falta».

Confesó sentirse «asombrado y pensativo» por esta arremetida en su contra.

«Quiero pensar que el presidente Nicolás Maduro no sabe de esto y que fue de gente ‹aguas abajo› que lo hizo a motus propio› para lograr congraciarse con sus jefes», señaló.

Que investiguen todo

Pero Barreto fue más allá y solicitó que «yo no tengo problemas en que me investiguen, sé que lo hacen porque no formo parte de grupos, logias o roscas, pero si van a buscar corruptos que investiguen otras gestiones como la del camarada Diosdado Cabello o la de opositores como Capriles o Henri Falcón».

Aunque apuntó más alto y pidió «que se dé respuesta al pueblo sobre los 25 mil millones que se desaparecieron en empresas de maletín vía Cadivi, que se audite PDVSA o que se revisen los créditos que se dieron al sector agrícola y que no se sabe dónde están». Afirmó que no teme ser inhabilitado para ejercer cargos públicos o ir preso. «Quiero pensar que ser disidente en el pensamiento no significa ser traidor porque no es el concepto de la democracia participativa», finalizó.

Comente