Schémel: 67% rechaza salida violenta

1500_6a_01
21 de enero, 2015 - 12:32 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Oscar Schémel, presidente de Hinterlaces

Foto: Agencias

Aseguró que el Gobierno nacional está al tanto de la situación del país, pero no tiene estrategias para enfrentarlas.

Caracas — Oscar Schémel, presidente de Hinterlaces, explicó durante una entrevista realizada en el programa Vladimir a la 1, transmitido por Globovisión, que la semana pasada realizó una encuesta a 1.200 personas alrededor del país y el resultado final señaló «que el 67% de la población considera que un estallido social empeoraría la situación del país».

«Solo el 2% piensa que la solución puede estar saliendo a la calle a protestar, con esto demuestra que el pueblo venezolano no está buscando culpables, está buscando respuestas y soluciones», refirió.

Con relación al tema de la caotización y neurotización que el país está viviendo en la actualidad, manifestó que este proceso «está asociado a las guerras de cuarta generación» con el fin de modificar el nivel psicológico y social del país, y detalló «que se basa en la acumulación de angustias que pueden dar respuestas irracionales y violentas».

«En estas campañas no hace falta líderes ni mensajes ni propuestas. Hace falta rabia, incertidumbre y pesimismo».

Señaló que en Venezuela esta acumulación de angustias todavía «no ha generado una respuesta neurótica, irracional, violenta, donde no importe el día después, sino lo que importe sea salir de aquella situación o figuras que se piensa que son los responsables de la angustia».

Estas estrategias han sido aplicadas en bastantes países con éxito, esta acumulación de angustia en Venezuela no genera una respuesta neurótica, «porque el venezolano piensa que el caos o las salidas violentas, irracionales, inconstitucionales, pueden empeorar la situación», aseveró Schémel.

Resultados

Detalló que el Gobierno nacional está al tanto del nerviosismo y el caos del país, pero »no tiene ninguna estrategia para enfrentar la situación, por un lado la gestión económica y por otro la gestión comunicacional que permita reducir la incertidumbre y fortalecer la esperanza, actualmente los venezolanos afirman que la situación puede empeorar».

Schémel indicó «que el 91% de los venezolanos considera que la unidad y el diálogo son fundamentales para resolver la crisis. Más del 70%, tres de cada cuatro venezolanos apoya una economía mixta productiva. Cerca del 90% de los venezolanos considera que una alianza con el sector privado es una de las soluciones fundamentales para salir de la crisis».

Por otra parte puntualizó que el 18% muestra simpatía con la oposición, pero subrayó que la gestión del presidente Nicolás Maduro, aunque «ha disminuido y están por debajo del 40%, uno de cada tres venezolanos tenía una opinión positiva de la valoración de gestión del presidente Maduro», a su vez puntualizó que la percepción hacia la guerra económica está muy polarizada «los chavistas creen que existe y los opositores piensan que no hay». Las cifras de simpatía a principios de diciembre era de 36% el chavismo y 18% la oposición.

Soluciones

Uno de los retos fundamentales del Gobierno sin abandonar el modelo social y político, de carácter popular, revolucionario, socialista, es «hacer ajustes en la estrategia económica. Ya el mismo presidente Maduro ha anunciado desde hace varios meses que se debe liberar las fuerzas productivas, aumentar la producción, crear una cultura del trabajo, fomentar la inversión privada extranjera y nacional, esa es la receta, junto a otras medidas que se deben tomar». Es necesario para el Gobierno ampliar la base social de apoyo de la revolución, «incorporando a otros sectores productivos, no parasitarios».

En una etapa de transición al socialismo, el capital puede ser un aliado importante, el objetivo es liberar las fuerzas productivas, «siempre y cuando la vanguardia revolucionaria mantenga el control del Estado y de la política».

Destacó que frente a una estrategia de caotización y neurotización de la sociedad venezolana, que pretende provocar una ruptura del orden, porque no hay alternativa, hay otro escenario, «el de la rectificación y el reimpulso».

El Gobierno debería tomar medidas, «pero existe el riesgo de perder las parlamentarias, el voto en contra sería una respuesta neurótica». La estrategia de la oposición por lo que dicen los estudios no es la calle, es electoral.

Oportunidades

Schémel razonó «que el liderazgo de la oposición está desconectado de la realidad, en los últimos 20 años, explicó que en este momento quieren calentar la calle, pero tienen niveles de respaldo mínimo, al tiempo que resaltó que la única fortaleza de la oposición en este momento es electoral porque recoge el voto castigo. No hay tiempo en este momento para convencer y persuadir a los venezolanos, la oposición debe concentrarse en el tema electoral». Manifestó a su vez «que así como la oposición tiene una oportunidad electoral, alimentada por el voto del descontento, el chavismo también tiene una oportunidad, con un nuevo bloque histórico y un relanzamiento del proyecto revolucionario«.

Comente