La oposición espera que a través de la consulta los venezolanos den la espalda a Maduro

Referéndum: «Paso final» a una escalada de presión el 16-J

_89483584_f942ac09-f947-4f1c-a350-1a089cf13574
7 de julio, 2017 - 4:30 pm
Elienne Contreras / [email protected]

El pueblo es el soberano. Esta premisa ha desatado innumerables pronunciamientos, tanto de sectores adeptos como adversos al Gobierno Nacional desde la omisión de una consulta a todos los ciudadanos venezolanos sobre la activación de un proceso constituyente

Foto: Agencias

Maracaibo-Es a causa de esta omisión, y de otros procesos postergados (elecciones),  que funcionarios leales al chavismo por años hoy se revelen contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, como el caso de la fiscal general Luisa Ortega Díaz. La oposición venezolana,  convencida del «rechazo» hacia el mandatario nacional, resolvió este lunes iniciar una escalada de presión con acciones de calle que tendrán como punto álgido el 16 de julio, con la realización de un plebiscito propuesto por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

¿Dónde y cómo?

El presidente de la Asamblea Nacional (AN), julio Borges, informó de la medida junto a la dirigencia de los partidos que integran la coalición. Los detalles son escasos; según refieren algunos dirigentes «no se pueden anunciar con antelación por seguridad y para evitar sabotajes», sin embargo, el primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, había anunciado que los espacios donde se desarrollará el plebiscito serán «de la sociedad civil, como centros religiosos, centros sindicales, gremiales y estudiantiles».

Dieron a conocer también que la votación se efectuará manual y los centros serán «nucleados», además habrá transporte para trasladar a los ciudadanos a los centros con menos personas «para evitar congestión», como hizo la Unidad durante el referéndum revocatorio en 2016 contra Maduro.

Aunado a esto,  el movimiento estudiantil de la Universidad Metropolitana (Unimet) difundió un breve comunicado en el que revela otros datos: la población responderá a tres preguntas con un sí o un no.

El diputado Elías Matta reiteró ayer las preguntas clave:

1.Que el Pueblo quien decida si rechaza y desconoce la constituyente.

2.El rol que el pueblo ordena cumplir a la FANB para restituir el orden constitucional

3. Que el pueblo decida si convoca y respalda la renovación de los Poderes Públicos. Matta adelantó que en el Zulia se desarrollará en 1.892 mesas, lo que equivale casi a un 50% de las mesas que se activan normalmente en el estado, refirió.

Cabe destacar que la MUD espera contar con 1.600 puntos de votación en Venezuela y en 108 en el extranjero.

De espalda al CNE

La MUD insiste en que el Consejo Nacional Electoral (CNE) no participará en la consulta ya que la oposición no reconoce al Poder Electoral, al cual acusan de servir al gobierno.

El diputado a la Asamblea, Juan Andrés Mejía, aseguró que realizar el plebiscito en tan poco tiempo,  para la Mesa de la Unidad «es un reto» debido a la falta de herramientas en comparación con las del CNE, pero destacó que en conversaciones dentro de la coalición han procurado que cada parroquia tenga su centro de votación, «aunque este no seas el habitual elegido por el ente electoral».

Fuera de la CRBV

Para el abogado constitucionalista Hermánn Escarrá la convocatoria a plebiscito no está contemplada en la Constitución de la República (CRBV) de 1999.

Luego de participar en un Foro Constituyente para la Paz, resaltó que la figura de plebiscito fue utilizada por personajes como Augusto Pinochet, Marcos Pérez Jiménez, Alfredo Stroessner y Adolfo Hitler. Al hacer este comentario, el jurista vincula a la MUD con personajes históricamente catalogados como dictatoriales, autoritarios y fascistas.  Ante la convocatoria dijo: «La verdad es que lo que hay es un referéndum consultivo que está regido por la Constitución, de tal manera que el procedimiento es dirigirse al CNE para solicitar su convocatoria».

Indicó que no cumplir con los procedimientos establecidos en la ley, realizar esta consulta sería «alzarse de manera sediciosa contra los poderes, actuar contra la Carta Magna de manera muy grave y actuar contra el país».

«Moralmente avalados»

Sobre los cuestionamientos a dicha consulta, el diputado Richard Blanco apuntó que es «vinculante desde el punto de vista moral y ético», por lo que aseguró que la derecha venezolana debe con este mecanismo «desarmar moralmente» a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y «rescatar la democracia».

El doctor en derecho Ramón Escovar León, integrante de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales manifestó que el plebiscito «es una expresión de la combinación de los artículos 359 y 333 de la Constitución que delegan en el pueblo la capacidad de elegir qué es lo que se quiere para el país. Se trata de que el soberano decida el destino final de Venezuela».

Destacó que la situación jurídica en torno al proceso es «muy complicada». Para Escovar, el llamado es un problema político donde quedará en evidencia «quién tiene más calle».

Palabras clave

Comente