Mi Columna

qpplaceholder
11 de abril, 2016 - 1:46 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Foto: Archivo

Cuba es dueña de su presente y su futuro; los cubanos y su gobierno marcarán el paso según el ritmo de la melodía que ellos determinen, pero en cuanto a Venezuela corresponde, siento la obligación de hacer ver y sentir a mis compatriotas que el comprometido pasado solidario

¿ES QUE NOS VEN CARA DE BOBOS?– ¿Por qué en el Zulia imponen el racionamiento eléctrico y no lo imponen en el área metropolitana de Caracas? ¿Por qué semejante discriminación? ¿Es que a la reacción de los caraqueños le temen las autoridades? Si se trata de hacer sacrificios, porque la realidad así lo impone, que sea para todos.- LLEGARON NUEVOS TIEMPOS.- Los Castro, dueños y señores de la patria de Martí, son manifiesto vivo del sojuzgamiento al que fueron sometidos los cubanos, de 1898 a 1957, por el colonialismo estadounidense beneficiario directo de la independencia cubana, ganada y mantenida con la sangre de sus héroes, los de ayer y los de hoy, siendo estos quienes recibieron a Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

Lo acogieron en medio de calles y avenidas sembradas de banderas con las barras y estrellas que ondeaban, agitadas por la brisa caribeña y adornando sus paredes con cantidad de afiches tapizando las paredes,  todo ello en medio de vítores y aplausos que brotaron de gargantas, al unísono con el golpear de manos que, hasta poco tiempo atrás, blandieron las armas para defender su libertad, autonomía política y operativa y su absoluta separación del imperialismo que, en la época «batistera» pervirtió La Isla, con el gánsterismo de los casinos, prostitución, drogas e invasores explotadores de los cubanos.

Cambiaron la consigna, que con voz de trueno retumba en América Latina y tanto simboliza, «yankee go home», por la del «yankee welcome home».

Cuba es dueña de su presente y su futuro; los cubanos y su gobierno marcarán el paso según el ritmo de la melodía que ellos determinen, pero en cuanto a Venezuela corresponde, siento la obligación de hacer ver y sentir a mis compatriotas que el comprometido pasado solidario, con todo cuanto lo caracterizó, quedó atrás; el Gobierno y los diferentes factores del poder político tienen que revalorizar los elementos ―históricos, políticos, económicos, culturales y sociales―, que han marcado las relaciones venezolano-cubanos, de Chávez hasta hoy, para adaptarnos a nuevas realidades: Cuba deja de ser un comprometido aliado y pasa a la condición de país amigo.- FRANCISCO, SIRVE A DIOS Y CUIDA LOS HOMBRES.- En su exhortación apostólico, La Alegría en el Amor, afirma: «…toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada  en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar todo signo de discriminación injusta y particularmente cualquier forma de agresión  y violencia.

Sin embargo, considera (…) «inaceptable la equiparación de las uniones homosexuales, con el matrimonio entre un hombre y una mujer», (…) «no existe fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre ambas  realidades y en el texto resalta «el derecho natural del niño a tener una madre y un padre».

Dos situaciones más define con claridad el Santo Padre. Hace sentir a la Iglesia que los divorciados que se vuelven a casar son parte de la Iglesia y recuerda, claramente, que no están excomulgados y en el mundo de avanzada que vivimos, que nos imponen nuevas realidades, Francisco acepta las uniones prematrimoniales como un paso adelante hacia el camino de la plenitud del matrimonio y de la familia.

Realmente, antes existían como vínculos de unión entre la pareja, la amistad, el noviazgo y el matrimonio, hoy, entre el noviazgo y el matrimonio se practica la vida en común de los novios, hasta que ambos, con pleno conocimiento de las vivencias, deciden contraer matrimonio, que los liga, hasta que la muerte los separe.- IRIS VARELA NO SABE EN CUAL PALO AHORCARSE.- Las cárceles del país fueron y siguen siendo un desastre total, con el agravante, hoy día, que cantidad de presos están armados, con mejores armas que las entregadas por el Estado a la FANB, y el reinado de los «pranes» llegó al máximo y en forma pública y notoria, sin posibilidad alguna de negarlo.

Cerró la Cárcel Nacional de Sabaneta y se abarrotó el retén El Marite con penados que no pudieron mandarse a otras cárceles del país porque todas están infrahumanamente saturadas y con ello convirtió, los retenes del Zulia en el maremágnum de agresiones humanas y de infamias que llegaron a ser, especialmente  el de Maracaibo, el producto final de los males que allí se acumularon.

Cuando cerró Sabaneta habló de la construcción de una cárcel que se convirtió en una promesa fraudulenta, falaz, además de rechazado por la comunidad de vecinos el lugar donde planeó la construcción para, en definitiva, dejar un testimonio más de que no puede con la múcura.

El Marite continuará funcionando, como lo afirmó el gobernador del Zulia, Francisco Arias Cárdenas, bajo la condición de Centro de Arrestos Preventivos donde serán recluidos los ciudadanos sometidos a juicio ―procesados―, privados de libertad, habida cuenta que los enjuiciados, una vez condenados por los jueces, son recluidos en las cárceles.- EL ESCÁNDALO ES EL CULPABLE DE LA MALA FAMA.- Dos espectaculares fiestas matrimoniales, celebradas con todo el tronío y por todo lo alto, uno en Maracaibo y el otro en Caracas, con la mayor ostentación en el gasto de dinero y sin ninguna prudencia en la exacerbación del boato, han causado fuerte censura, pública y notoria, por dos razones, la primera de ellas reflejada en la pregunta, ¿de dónde salió el dinero? Y la segunda, aun teniéndolo, ¿era juicioso exhibir tamaño dispendio en medio de la crisis económica que golpea el país? ¿BUSCO RESPUESTA A UNA MENTIRA? ¿Por qué los presidentes venezolanos, para hablar solo de los 58 últimos años, de Rómulo Betancourt a Nicolás Maduro, así como mis compatriotas,    hablan y nada los detiene, de sus «hermanos colombianos» a quienes nunca escuché hablar de los hermanos venezolanos?

Comenzando con las causas de la disolución de la Gran Colombia, siguiendo con el odio-envidia que corroyó las entrañas del subalterno, Francisco de Paula Santander contra Simón Bolívar, incluido el intento de asesinato en la Noche Septembrina, en Bogotá, hasta los tiempos de hoy, que llenos de vivencias ignominiosas, de traiciones y conspiraciones, nos hacen ver, minuto a minuto,  que al otro lado de la frontera tenemos los más peligrosos enemigos, coronados estos por la rancia y mil millonaria oligarquía colombiana, aglutinados todos por sus poderosos medios de comunicación social que nos tienen penetrados.
Nunca entendí nuestros gobiernos, ni a los políticos de todas las toldas, a los flamantes militares, la godarria caraqueña y demás empresarios, a los trabajadores, las academias, especialmente la de historia, los colegios profesionales, las diferentes confesiones religiosas y toda la sociedad civil, con postura relevante de los medios de comunicación del país, que jamás hubiésemos reclamado contra esa proclamada e hipócrita «hermandad».

¿Contra quién están dirigidas las siete bases militares aéreas estadounidenses instaladas en el territorio colombiano? Geopolíticamente, ¿hacia dónde se orienta el poder de fuego de los aviones allí basados? ¿Es esta una conducta de hermanos?

¿Acaso no está el «hermano colombiano, ese hermano del alma», obligado a colaborar en el combate al contrabando de extracción, a uniformar el cambio entre el peso y el bolívar a la tasa cambiaria que impera en el Banco de la República, en Bogotá, o concentrar tropas en la frontera para combatir, con éxito, el paramilitarismo colombiano, el contrabando de drogas, la trata de gente y regresar los vehículos robados en Venezuela en lugar de legalizarlos, quedándose con lo robado bajo el amparo de las autoridades colombianas?

¿Verdad que somos unos verdaderos idiotas llamando hermanos a quienes son simplemente vecinos, amistosos unas veces, cuando les conviene y enemigos otras, también cuando les conviene, pero que no son y jamás lo serán, hermanos?

Comente