Hace 23 años Chávez salió de Yare para reivindicar al pueblo venezolano

1
26 de marzo, 2017 - 9:13 am
Con información de Agencias

Cuatro años después de llevar su mensaje político por Venezuela, Hugo Chávez se lanzó como candidato a la presidencia de la República. Ganó con un aplastante 56,2% de los votos para liderar la última revolución del siglo XX y la primera del siglo XXI, cuyas bases se fundamentan en un proyecto liberador, democrático y socialista

Foto: Agencias

Caracas- El 26 de marzo de 1994, al salir de la cárcel de Yare, Hugo Chávez, entendió en las calles, junto al pueblo, el sentido que tomaba la lucha iniciada el 4 de febrero de 1992, cuando encabezó la rebelión cívico-militar contra Carlos Andrés Pérez, quien impuso medidas neoliberales que comprometían aún más la estabilidad política y social de los venezolanos.

Al salir del recinto, tras el sobreseimiento de la causa que lo mantenía en la cárcel, Chávez se encontró con el pueblo de Yare y luego se dirigió a Caracas, donde tenía previsto hablarle a los medios de comunicación para anunciar los planes del movimiento bolivariano que lideraba.

2

«Yo estaba muy nervioso ese día, se los confieso, nervioso. ¿Qué será de mí ahora, Dios? Habíamos planificado una rueda de prensa en Los Próceres, y un grupo de amigos puso una mesita allá, un micrófono y unos periodistas. Venía yo muy asustado, se los confieso», dijo el líder revolucionario, de acuerdo con los testimonios recogidos en Cuentos del Arañero.

Ya en la capital, primero visitó la Academia Militar, donde gestó sus primeras ideas del movimiento revolucionario. «Me quité el uniforme. Lloré allá en el samán y el roble, en mi querida alma máter. Me puse un liquiliqui claro y salí», recordaba Chávez, quien partió de la conocida Casa de los Sueños Azules a Los Próceres.

Al llegar allí, mientras saludaba a quienes lo esperaba en los conocidos monolitos del paseo capitalino, se consiguió con otra muestra de fervor y compromiso con la lucha emprendida: cuadros del comandante que emulaba el momento en que profirió su «Por ahora», imágenes de Simón Bolívar, afiches que decían «La esperanza está en la calle» y, especialmente, expresiones de un pueblo que veía en el líder del 4F la posibilidad de poner fin a una coyuntura signada por un desempleo que rondaba el 11%, garantías económicas suspendidas y mayores niveles de pobreza.

3

Pero la emoción trascendió las imágenes y las consignas. «Y cuando volteo, lo que viene es una avalancha sobre mí, una avalancha, compadre. Lo vi clarito, dije: «Dios mío, y ahora qué hago yo». Tumbaron la mesa, el micrófono, ahí había una moto, se cayó; un soldado se atravesó diciéndoles que se pararan, lo tumbaron, el fusil rodó por allá. Yo rodé, me rompieron el liquiliqui. Ahí entendí mi destino», detallaba en Cuentos del Arañero.

En medio del alborozo, uno de los periodistas presentes alcanzó a preguntarle a Chávez cuál era el destino que le aguardaba. «El Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 va a la calle, a la carga, a tomar el poder político en Venezuela. Va a demostrarle a los politiqueros venezolanos cómo se conduce a un pueblo hacia el rescate de su propio destino», respondió.

 

Palabras clave
, , ,

Comente