Dos muertos en la marcha opositora en Venezuela

Demonstrators are confronted by the riot police during a rally against Venezuelan President Nicolas Maduro, in Caracas on April 19, 2017. Clashes broke out Wednesday at massive protests against Maduro, as riot police fired tear gas to push back stone-throwing demonstrators and a young protester was shot dead. Violence erupted when thousands of opposition protesters tried to march on central Caracas, a pro-government bastion where red-clad Maduro supporters were massing for a counter-demonstration.  / AFP PHOTO / Juan BARRETO
19 de abril, 2017 - 5:09 pm
AFP

El líder opositor Henrique Capriles sufrió los efectos de los gases lacrimógenos

Foto: AFP

Miles de venezolanos salieron este miércoles a protestar en las principales ciudades del país sin importar la fuerte presencia policial, militar y de militantes del PSUV desplegados, una vez más, por la el gobierno nacional. Lo hicieron a pecho descubierto, pues  los llamamientos previos enviados al gobierno de Nicolás Maduro por la OEA, la Unión Europea, Naciones Unidas y 11 países del continente, fueron escuchados. Dos personas, un chico de 17 años y una chica de 24, presuntamente murieron  de sendos disparos durante las protestas.

Caracas, sobre todo, se convirtió nuevamente en una batalla campal, en la que policías y militares bombardearon las protestas con gases lacrimógenos y perdigones. Sólo algunos respondieron armándose de trozos de cemento, arrancados del pavimento, que lanzaron contra los fuerzas de seguridad. También se produjeron enfrentamientos en San Cristóbal, Maracaibo, Barinas y el estado de Falcón.

Al reclamo internacional se unió, por segunda vez y de nuevo por sorpresa, la fiscal general de la República, Luisa Ortega, quien exhortó a «garantizar» el derecho a la manifestación pacífica. «Es un derecho constitucional convocar manifestaciones pacíficas y estas no deben poner en riesgo la integridad de los manifestantes ni de terceros, ni la estabilidad institucional», puntualizó en su comunicado el Ministerio Público.

Es la segunda vez que la fiscal, uno de los poderes del Estado, sorprende con lineamientos adversos a la linea del gobierno nacional. Ortega se rebeló contra las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia, que arrebataban las funciones y poderes a la Asamblea Nacional en beneficio del propio tribunal y del presidente.

Carlos José Moreno (17 años), recibió un balazo en la cabeza en el barrio capitalino de San Bernardino al comienzo de una de las marchas, sin que se conozca a ciencias ciertas el origen del disparo. Hay señalamientos en el sentido de que «Llegaron unos colectivos y dispararon, la gente respondió con piedras. Luego dos desconocidos vestidos de rojo que circulaban en una moto dispararon y –fueron estos los que presuntamente–, le dieron a un chamo. Le vi un orificio en la nuca y otro en la frente, un charco de sangre», detalló a EL MUNDO un testigo que prefirió no revelar su identidad. Trasladado de urgencia a una clínica, murió en la mesa de operaciones. Su familia confirmó más tarde que el chaval iba a jugar al fútbol y se cruzó con la marcha, y con la muerte.

Paola Ramírez, una joven de 24 años en San Cristóbal, estado Tachira, recibió un disparo, igualmente sin conocerse con seguridad el origen ni sus autores,  mientras participaba en una de las protestas. El Ministerio público informó además de dos heridos: una mujer a la que le impactó un ” objeto contundente en la cabeza” y un hombre que recibió varios perdigones.

La presión policial se repitió en varias zonas del oeste, como en El Paraíso, donde Lilian Tintori, esposa del preso político Leopoldo López, necesitó una máscara antigás para aguantar los gases. También en Quinta Crespo, San Martín y San Bernardino.

El gobernador Henrique Capriles se dirigió al punto principal de la movilización, en la estratégica autopista Francisco Fajardo, donde intentó conversar con los militares que trancaban el paso hacia el corazón de Caracas. Aunque iba con las manos en alto en señal de paz, los militares arremetieron con decenas de bombas lacrimógenas que lo obligaron a correr y resguardarse detrás de una columna, asfixiado por un momento.

capriles

 

La cantidad de bombas disparadas se intensificó, por lo que los manifestantes comenzaron a correr y algunos no tuvieron otra opción que lanzarse al río Guaire para escapar.

En la bautizada como «la madre de todas las marchas», la séptima en abril, la oposición exigió elecciones generales, respeto al Parlamento, la libertad de los presos políticos y la habilitación de un canal humanitario.

 

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente