Baltazar Porras es consagrado cardenal de la Iglesia Católica

Baltazar-640x416
19 de noviembre, 2016 - 8:24 am
Globovisión

La ceremonia, celebrada en la Basílica de San Pedro del Vaticano, comenzó con el saludo del primero de los nuevos cardenales

Foto: AFP

Caracas –  El arzobispo de Mérida, monseñor Baltazar Enrique Porras Cardozo, hoy fue consagrado cardenal de Venezuela por el papa Francisco quien le impuso la birreta cardenalicia y entregó el anillo, símbolo de su compromiso universal con la Iglesia Católica.

El cardenal de Venezuela Porras Cardozo fue uno de los 17 purpurados -13 de ellos con derecho al voto en el caso de celebrarse un conclave y 4 no electores-, creados por Jorge Bergoglio en su tercer consistorio y que se incorporan así al Colegio Cardenalicio de la Iglesia Católica.

Desde el inicio del pontificado del papa en marzo de 2013, este es el tercer consistorio donde designó a 17 cardenales procedentes de varias partes del mundo, para crear un nuevo Colegio Cardenalicio integrado por 228 miembros, susceptibles de asistir al papa en su actividad diaria.

Perfil l del cardenal venezolano

Baltazar Porras estudió Filosofía en el Seminario Interdiocesano de Caracas y es licenciado y doctor en Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca.

Fue presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) durante dos mandatos consecutivos: desde 1999 hasta 2006; también vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) entre 2007 y 2011: y obispo titular de Lamdia y auxiliar de Mérida hasta que el Papa Juan Pablo II en 1991 lo nombra arzobispo de Mérida.

Monseñor Porras se convierte en el sexto venezolano nombrado cardenal, antecedido por Jorge Urosa Savino (vigente), Rosalio José Castillo Lara, José Alí Lebrún Moratinos, Antonio Ignacio Velasco García y José Humberto Quintero.

Ceremonia

La ceremonia, celebrada en la Basílica de San Pedro del Vaticano, comenzó con el saludo del primero de los nuevos cardenales, el nuncio apostólico en Siria, Mario Zenari, quien expresó al pontífice unas palabras de agradecimiento.

Posteriormente, el papa Francisco pidió a los nuevos cardenales ser misericordioso y recordó que nuestra época está caracterizada por fuertes cuestionamientos e interrogantes a escala mundial. «Nos toca transitar un tiempo donde resurgen epidémicamente, en nuestras sociedades, la polarización y la exclusión como única forma posible de resolver los conflictos».

El Santo Padre aseguró que muchas de las heridas que «crecen son por la epidemia de enemistad y de violencia, que se sella en la carne de muchos que no tienen voz porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de esta patología de la indiferencia».

El papa cree que el virus de la polarización y la enemistad se nos cuela en nuestras formas de pensar, de sentir y de actuar. «No somos inmunes a esto y tenemos que velar para que esta actitud no cope nuestro corazón, porque iría contra la riqueza y la universalidad de la Iglesia que podemos palpar en este Colegio Cardenalicio».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente