Almagro se quedó solo con su intervencionismo

1976_principal
2 de junio, 2016 - 12:18 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Tras un largo debate el ente internacional apostó por el diálogo entre el Gobierno nacional y la oposición venezolana

Foto: Agencias

Tras una maratónica sesión del Consejo Permanente en Washington, los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), adoptaron ayer una declaración en apoyo a un «diálogo abierto e incluyente» entre el Gobierno y la oposición en Venezuela, que coadyuve a la búsqueda de soluciones para preservar la paz y la seguridad en el país. Esta decisión se toma un día después que el secretario general de la entidad, Luis Almagro, invocara la Carta Democrática Interamericana

Washington — Luego de un extenso debate el día de ayer la Organización de Estados Americanos (OEA) adoptó una declaración en apoyo a un diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición, un día después que el secretario general Luis Almagro, de la entidad invocara la Carta Democrática Interamericana.

Tras una maratónica sesión del Consejo Permanente en Washington, los 34 países miembros de la OEA acordaron un texto que insta a un «diálogo abierto» y otras iniciativas que conduzcan «de manera oportuna, pronta y efectiva a la solución de las diferencias y la consolidación de la democracia» en el país suramericano.

«Estamos seguros que el único camino es el diálogo, el problema de Venezuela solo puede ser resuelto por los venezolanos y es en ese camino en el que Argentina se ha propuesto ayudar. Este ofrecimiento de mi país ha sido brindado en múltiples ocasiones y somos conscientes de que nada podrá remplazar la resolución del problema sino es a través de un diálogo franco, abierto y conducente entre todos los venezolanos», expresó Julio César Ayala, representante alterno de Argentina ante la OEA, durante la sesión.

Además, respaldaron la iniciativa de mediación liderada por los exmandatarios de España, José Luis Rodríguez Zapatero; República Dominicana, Leonel Fernández; y Panamá, Martín Torrijos, con el «fin de encontrar alternativas para favorecer la estabilidad política, el desarrollo social y la recuperación económica» de Venezuela.

Un día después de que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, invocara la Carta Democrática Interamericana para Venezuela, los 34 países del ente continental se enfrascaron en un debate de diez horas alargado por la oposición inicial de Venezuela a un proyecto de declaración de Argentina apoyado por el grueso de los Estados.

Pero los países finalmente cerraron un consenso entorno a la propuesta argentina tras algunas modificaciones a instancias de la delegación de Venezuela, que logró incluir una mención a que las iniciativas de mediación se realicen en «pleno respeto a la soberanía» de Venezuela.

El presidente del Consejo Permanente, el embajador argentino Juan José Arcuri, declaró el «consenso» de los países a la declaración, con el único desacuerdo de Paraguay.

«Paraguay no se opone, pero tampoco se suma al consenso», dijo su representante, Elisa Ruiz, señalando que ese país no puede acompañar la declaración si no incluía el recurso del referendo revocatorio que la oposición impulsa contra el presidente venezolano Nicolás Maduro.

La reunión extraordinaria del consejo ocurrió un día después del pedido de Almagro a una «sesión urgente» de ese órgano político del ente continental para discutir la crisis «institucional» de Venezuela invocando la Carta Democrática Interamericana.
La decisión de Almagro flotaba en el ambiente de la reunión de los países como señal clara de las diferencias de enfoque en la OEA sobre cómo tratar la situación venezolana.

Similitudes y diferencias

Los dos proyectos comparten similitudes, especialmente su apoyo conjunto a la iniciativa de mediación liderada por los exmandatarios de España, José Luis Rodríguez Zapatero; República Dominicana, Leonel Fernández; y Panamá, Martín Torrijos, para un diálogo entre Gobierno y oposición en Venezuela.

Pero hay sutiles diferencias: mientras Caracas se atribuye la iniciativa de los exmandatarios «para garantizar la paz y la soberanía de Venezuela», el texto argentino llama a que el diálogo halle «alternativas para favorecer la estabilidad política, el desarrollo social y la recuperación económica» en el país.

Además el texto venezolano, respaldado por Nicaragua y Bolivia, subrayó su interés en solicitar de los países el «pleno respaldo a la institucionalidad democrática y constitucional» del gobierno del presidente Nicolás Maduro y rechazar «cualquier intento de alteración del orden constitucional venezolano».

«El punto central de la propuesta nuestra es que si se quiere apoyar a Venezuela lo primero que hay que hacerse es apoyar a su gobierno legítimo, legal y constitucional», señaló el embajador venezolano, Bernardo Álvarez.

En el debate Ecuador y Dominica se ubicaron en el medio de las dos propuestas. Solitario, Paraguay propuso una enmienda para incluir una mención a la realización del referendo revocatorio impulsado por la oposición venezolana contra Maduro.

Ausente en la reunión

El secretario Luis Almagro no asistió a la sesión del consejo, y en cambio recibió en la sede de la OEA al dirigente opositor venezolano Carlos Vecchio.

La ausencia del secretario general evidencia una clara diferencia de enfoque respecto a la situación venezolana entre Almagro y los países de la OEA.

«Los Estados somos los dueños de esta organización», le replicó el presidente del Consejo Permanente.

Comente