Sureños exigen supervisión para frenar «bachaqueo» de medicamentos

1350_bachaqueo
20 de agosto, 2014 - 1:11 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

San Francisco — Más de 10 farmacias recorrió Mery Contreras para comprar el Procoloran, para el tratamiento de pacientes cardiópatas. Sin embargo, en todos los establecimientos le respondieron que está agotado, al igual que Janumet, Clopidogrel y Aldactone.

En su afán de conseguir el remedio debió ir a Maracaibo, donde, incluso, los propios trabajadores de farmacias le recomendaron que buscara un contacto en Colombia, pues allí es donde están todos medicamentos escasos en la región.

Decenas de sureños aseguran que los encargados de los expendios de medicinas «se cuadran por dinero» con los «bachaqueros» para darle los lotes que llegan de medicamentos, dejando al ciudadano común en una situación critica.

José Madueño, encargado de una farmacia en la parroquia Francisco Ochoa, destacó que no descarta la posibilidad de la complicidad interna para la venta de medicamentos a los «bachaqueros», pero en otros casos las personas compran con récipes adulterados. Igualmente, estilan llevarse más de tres personas para que compren de forma alternada cualquier tipo de medicamentos u otro producto de interés colectivo.

Los medicamentos pediátricos son otra tortura; Katy Barboza debe aplicar por un mes el tratamiento a su hijo y no consigue el Onmunal.

Los usuarios piden a las autoridades locales hacerle seguimiento a estos establecimientos para frenar la extracción acelerada de medicamentos. Sugieren que en cada farmacia debe haber un funcionario supervisor.

Dioneida Manjarres, intendente sureña, instó a los ciudadanos a denunciar a través del teléfono 0412-2204124 o dirigirse a la sede municipal de la intendencia.

Comente