En El Soler venden sus casas por inauguración del centro de reclusión

1403_4aaaa- jm
12 de octubre, 2014 - 12:39 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Carmen Salazar

Cerca de 20 mil metros cuadrados fueron destinados para las edificaciones que albergará a 1.600 procesados.

San Francisco
— Luego de los anuncios hechos por la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, en su reciente visita al estado, donde aseguró que para finales de diciembre se estará inaugurando el Centro de Reclusiones para Procesados en un terreno ubicado en el kilómetro 11 de la parroquia José Domingo Rus, los habitantes de la urbanización El Soler no encuentran más opciones que ponerle tabla de venta a sus viviendas.

Aseguran que pese a los esfuerzos realizados por evitar la construcción de la cárcel, está ya tiene casi un 100% de avance.

Yésica Fernández, vocera del consejo comunal del Lote 6, dijo que hace seis meses representantes de 17 lotes de la urbanización se dirigieron a Caracas para elevar ante la propia ministra las razones por la cuales no aceptarían dicha construcción. Sin embargo, el recibimiento no fue el esperado, «nos atendió una abogada y nos dijo que nos quedáramos tranquilos que allí no iban hacer nada y que esperáramos la llamada de la ministra y aún estamos esperando», refutó Fernández.

Y es que los afectados llevaron un proyecto para la edificación de un kínder y escuela, así como locales para la salud y alimentación, pero al parecer, ni lo miraron.

Delincuencia

Muchos manifestaron que en la actualidad se sienten asustados por la inseguridad imperante, que no solo ha dejado a familias sin bienes, sino que los vecinos han perdido hasta el derecho de circular tranquilamente por las calles, incluso sentarse en el frente de sus casas.

«Aquí nos tenemos que resguardar a toda hora, nos roban las bombonas, los aires, las bombas de agua y la policía ni pasa y cuando los llamamos no nos hacen caso», destacó Beatriz Solano, residente del lote 11.

Temen por el futuro de la comunidad

Aunado a este malestar, la comunidad asegura que la inauguración de la cárcel sureña les traerá zozobra y desesperanza en la zona, por lo que prefieren emigrar y vender sus casas antes de tener que lidiar con balas y hechos delictivos en las cercanías de su comunidad.

«Preferimos irnos antes que tener que observar escenarios que por años han caracterizado los alrededores del retén El Marite, donde el sonido de las balas se ha hecho normal para sus habitantes», dijo otra vecina del sector.

En el terreno de unos 60 mil metros cuadrados, de los cuales 20 mil fueron destinados para las edificaciones contempladas en el proyecto, que albergará unos 1.600 procesados, ya existe un comando de la Guardia Nacional, el cual iniciará su trabajo una  vez inaugurado el centro.

Cabe destacar que alrededor de esta infraestructura, la cual está completamente blindada con bahareques de más decuatro metros de altura, conviven más de 60 mil habitantes, distribuidos en unos 16 sectores.

«Es una cuestión de preservar la integridad y seguridad de miles de personas, que hasta ahora, no han sentido la zozobras de tener en «el patio de sus casas a cientos de delincuentes», destacó Irwing Blanco, del sector 11.

Comente