Cangrejo azul sale ilegalmente del Lago para venderlo en Estados Unidos

1244_4A
5 de mayo, 2014 - 1:18 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Sur del Lago — Pescadores de Bobures, municipio Sucre, informaron a QUÉ PASA que una vez sus capturas salen del Lago de Maracaibo la mercancía es revendida a una empresa procesadora y estos la comercializan hacia los Estados Unidos, donde quizás sea un platillo gurmé.

«Nosotros vendemos el kilogramo a 20 bolívares con un promedio de una cesta diaria, y de allí la llevan a una empresa de acá de la zona que es la que le saca cinco tipos de carne y después eso lo llevan a Estados Unidos», indicaron.

A varios de ellos, mientras hacían su faena se les preguntó si había presencia de autoridades del Estado vigilando la pesca, y mencionaron que nunca han llegado a dar talleres o a leer las normas del juego, sobre el tratamiento del cangrejo variedad de caparazón azul (callinectes sapidus).

José Luis Viloria, cuidador del balneario de la capital sucrense, alegó que además del tema de la carne, la mayoría de los trabajadores de la única empresa que se encarga de descarnar el crustáceo, mantiene una doble explotación laboral. Nadie los vigila ni cancelan impuestos a la Alcaldía.

Dijo Viloria, «allí hay más de 200 trabajadores, en su mayoría mujeres, no se les paga el cestatique y no les quieren pagar la liquidación como es debido, le pagan lo que les da la gana», aseguró.

El trabajador de esa empresa, después de despulpar por largas jornadas el cangrejo que sin controles sale del estuario zuliano y corre con la mala suerte de ser despedido, se ve en la obligación de ir hasta la Inspectoría del Trabajo en Santa Bárbara de Zulia, luego de tres horas de viaje y cancelando algo más de 200 bolívares en transporte sin contar la alimentación.

«Queremos que se haga justicia, que intercedan los organismos que les compete porque acá cada quien hace lo que quiere», dijo el lugareño conocedor de la realidad que atañe a la comunidad afrodescendiente.

La doble explotación

Por otra parte, los pescadores que surten la mercancía acuática carecen de una reivindicación laboral. Ninguno es amparado por la Ley Orgánica del Trabajo, no están agrupados en cooperativas y viven del hacer diario sin posibilidad de un Seguro Social obligatorio, aun cuando hay más de un centenar que a orillas de las costas pasan los 60 años.

Lo que capturan lo revenden en cestas a precios módicos y quienes se enriquecen son los empresarios. De igual manera, el colectivo bobureño hizo otro llamado dado que los restos de conchas que caen desde los camiones de descarga, quedan —muchas veces— esparcidos por las carreteras y cuando calienta el sol se «alborotan» los malos olores.

Sin controles
A pesar de que en agosto de 2010 se estableció en la Gaceta Oficial Nº 38.483, la prohibición de pesca del cangrejo azul, en las costas del Sur del Lago no hay agentes que supervisen la captura artesanal.

Los descontroles ecológicos podrían desencadenar daños colaterales tanto en la preservación de la especie, como para la continuidad de un equilibrio ecológico.

En las costas del municipio Sucre se capturan con redes, y sin el uso de la nasa o palangre, como lo establece la misma normativa. No hay un espacio de supervisión por parte de Insopesca donde las hembras ovadas o especímenes de caparazones de menos de ocho centímetros salgan del Lago de Maracaibo.

Pescadores de Bobures informaron que venden el kilogramo a 20 bolívares a una empresa procesadora, que luego comercializa la mercancía hacia Estados Unidos

Comente