Aceras obstruidas ponen en riesgo seguridad de sanfranciscanos

1206_4A
24 de marzo, 2014 - 1:02 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Carmen Salazar

Se vive en una falta de control y las autoridades no hacen nada.

San Francisco — El crecimiento comercial en el municipio San Francisco, es en gran parte positivo para lograr convertirse en una gran ciudad. Sin embargo, la proliferación de locales trae consigo un sin número de inconvenientes, que van en detrimento de la seguridad y protección de la colectividad.

La obstrucción de aceras y veredas son parte de las quejas que manifiestan los ciudadanos, quienes ven vulnerada su integridad al tener que esquivar obstáculos para poder llegar a sus destinos.

María Romero, habitante de la calle 18 de Sierra Maestra, contó que sale todas las  mañanas a llevar a su niño al preescolar y debe desviar el coche por lo menos unas 5 veces, como si fuera una competencia de obstáculos, para poder llegar a su destino.

«Una vez un trabajador de una venta de verduras que está en plena avenida me dijo que pasara por la carretera, porque no iba a quitar los guacales que abarcaban toda la acera. A pesar de mis reclamos, el hombre no accedió a mi petición, ni siquiera porque llevaba al bebé, tuve que bajar por la carretera poniendo en riesgo la seguridad de mi hijo y la mía», refutó la mujer.

Y es que los dueños de estos locales tampoco prevén la necesidad, no solo de las madres con niños en coche, sino de aquellas personas que tienen alguna discapacidad y utilizan sillas de ruedas y deben arriesgarse a trasladarse por la carretera por la obstrucción indiscriminada del paso.

Otros que caen en esta infracción son los puestos de comida ambulante, y restaurantes que se exceden en la cantidad de mesas y sillas que despliegan en la vía pública, impidiendo el correcto paso de los peatones.

Vecinos afectados aseguran que «se vive una falta de control, y todos hacen lo que quieren. Las autoridades saben lo que está pasando y no hacen nada; eso pareciera que hay conveniencia y no les importa la repercusión que esta situación tiene en el colectivo».

Entretanto, los carros también forman parte de este problema, al ser estacionados de forma incorrecta dejando un diminuto sendero para que las personas puedan caminar, esto en el mejor de los casos.

Comente