Cámara municipal en desacato a la CGR

21a_01.jpg - 21.38 Kb
26 de enero, 2016 - 12:45 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Foto: Agencias

Dios los creó y el diablo los juntó

Maracaibo – En la edición de ayer dejamos en el aire el desacato en el que incurre la totalidad de los 13 concejales que dan vida a la Cámara Municipal de Maracaibo con respecto a la orden emanada desde la Contraloría General de la República (CGR) con respecto a quien desempeñara el cargo de Contralora Municipal Flor Romero.

Dicha instancia se encuentra en un proceso de intervención desde el pasado 23 de septiembre según el oficio N° 01-00-000893 de la CGR y dado a conocer por la Cámara en una sesión extraordinaria cinco días después.

Este proceso de intervención ordenado por el ciudadano Manuel Galindo B., Contralor General de la República, ha sido puesto en una especie de olvido intencionado por parte de una comisión creada al efecto de abrir un expediente que sustancie la destitución de Flor Romero del cargo y que preside la concejal Ada Rafalli.

Como se recordará el pasado viernes el contralor interventor Ramón Fuenmayor González fue hasta la sede de la CGR para informar que las averiguaciones se encuentran estancadas y que encima Romero tiene una oficina en el sexto piso del edificio de la Alcaldía de Maracaibo desde donde “asesora” a la actual directiva de los legisladores municipales.

Llamado de atención

Precisamente esta realidad no ha escapado a la CGR quien ya se había pronunciado al respecto, tal y como consta en el oficio N°07-00192 y donde el Director General de Control de Estados y Municipios Gustavo Valero Rodríguez señala:

«Tengo el agrado de dirigirme a ustedes en atención al contenido de los Acuerdos Nros. 046-2015 y 047-2015, ambos de fecha 13 de octubre de 2015, suscritos por los ciudadanos Maris Yulis Urdaneta Bracho y Mervin Bracho Castillo, en su condición de Presidenta y Secretario del Concejo Municipal de Maracaibo respectivamente, por medio de los cuales deciden Declarar la Falta Absoluta de la Contralora Municipal Flor Romero… y convocar a concurso público para la designación del nuevo titular al cargo de Contralor Municipal de dicha entidad».

Este es el primer párrafo de este escrito que continua «se evidenció la Falta Absoluta del titular del órgano de control fiscal externo municipal como consecuencia de la resolución N° CM-DC-0212-2015 de fecha 25 de septiembre de 2015, por medio de la cual la Contralora Municipal hizo efectivo el beneficio de jubilación que le fuera otorgado en fecha 6 de abril de 2015, mediante resolución CM-DC-073-2015» .Hasta allí todo va bien. Sin embargo, el oficio deja claro que “«en ejercicio de las competencias constitucionales y legalmente conferidas, a través de la Resolución N° 01-00-000482 de fecha 23 de septiembre de 2015, publicada en Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 40.754, decidió INTERVENIR la Contraloría Municipal de Maracaibo, acordando lo siguiente: ‘Suspender a la ciudadana Flor María Romero Olivares del ejercicio del cargo de Contralora Municipal del municipio Maracaibo del estado Zulia’ en virtud del presunto incumplimiento de la responsabilidad de preservar el patrimonio bajo su custodia» .

El desacato de la Cámara municipal

Gustavo Valero resalta en el oficio que «Flor Romero sigue ostentando la cualidad de Contralora del municipio Maracaibo, en la situación administrativa decidida, es decir, SUSPENDIDA del ejercicio de las funciones asignadas como consecuencia del mandato contenido en la Resolución previamente mencionada».

En tal sentido, y como la suspensión «es un supuesto no previsto en el artículo 106 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal para declarar la Falta Absoluta del Contralor o Contralora Municipal», Valero reitera que «corresponde al Concejo Municipal de Maracaibo realizar el procedimiento de DESTITUCIÓN y llamar a concurso», cosa que no ha hecho «bajo un supuesto a todas luces inexistente».

Y continua «En virtud de lo antes expuesto, se evidencia un presunto incumplimiento o desacato por parte de ese Cuerpo Edilicio al llamado realizado por el Máximo Órgano Rector del Sistema Nacional de Control Fiscal en la Resolución arriba mencionada en la cual ordenó con meridiana claridad: Iniciar el procedimiento correspondiente para la destitución del titular del órgano de control fiscal intervenido y que una vez autorizada la misma por esta Contraloría General de la República, procedan a su formal destitución».

Las penas

Si la Cámara Municipal se mantiene en omisión su actuación «pudiera encuadrar dentro de los Supuestos Generadores de Responsabilidad Administrativa, así como la imposición de multas previsto en la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de Control Fiscal”.

En este sentido el oficio «EXHORTA al Concejo Municipal a iniciar el proceso de DESTITUCIÓN de la ciudadana Flor Romero, y una vez concluido, remitir conforme a lo establecido en el artículo 27 de la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de Control Fiscal, en concordancia con el artículo 55 de su reglamento, y 108 de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal”.

Sin control

Pero aunque Flor Romero está suspendida se mantiene en calidad de «asesora» y fuentes exclusivas de QUÉ PASA señalaron que «ahora dijo que iría con todo contra los trabajadores contratados. Está diciendo que es mejor no renovar los contratos y ‘El Morocho’ –líder sindical de la alcaldía- había protestado, pero parece que ahora lo mandaron a que se callará», dijo la fuente que prefirió mantener su anonimato.

También queda en el aire la pregunta ¿Estas asesorías son gratuitas? ¿Cómo está cobrando alguien que se encuentra suspendida de sus funciones y sin poder ejercer otra responsabilidad dentro de la institución? Las respuestas son para parar los pelos. No son gratuitas y estaría usando a una tercera persona para que le sirva de pantalla al momento de retirar los cheques por los servicios prestados.

Y repetimos. ¿Dónde están los concejales del PSUV? ¿Por qué razón no alzan su voz y denuncian este escándalo de corrupción? ¿Será que Egda Vílchez prefiere mantener a su amiga Flor Romero por temor a que descubran otras cosas? ¿La comisión que preside la edil Ada Rafalli quiere más pruebas de que la contralora tiene mucho de descontrol?

Los 5 concejales silentes

Como publicamos ayer son cinco los concejales del PSUV que con su silencio han permitido que Flor Romero saliera ilesa de la situación que involucró a un bien patrimonial. El primero de la lista fue el entonces jefe de la bancada oficialista, Marnic Gámez.

Los otros que la secundaron en levantar su mano, y que hasta ahora guardan silencio y no destapan este escándalo son: Egda Vílchez, Elodia Petit, Sixta Piña y José Sierra.

1.jpeg - 2.27 Mb

2.jpeg - 2.45 Mb

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente