Papa Francisco expresó su preocupación por Venezuela

El Vaticano pide suspender la Constituyente

1499517406501
4 de agosto, 2017 - 8:45 am
Scarleth Garrillo/[email protected]/con información de Globovisión

A través de un comunicado que emitió el Vaticano lamentó la «radicalización y el agravamiento de la crisis» y señaló que el Papa «sigue de cerca» esta situación de Venezuela

Foto: Referencial

Roma – El Vaticano expresó este viernes su preocupación y la del Papa Francisco por la situación que vive Venezuela e instó al Gobierno del presidente Nicolás Maduro a suspender la Constituyente por fomentar «un clima de tensión» e «hipotecar el futuro».
La Secretaría de Estado, dirigida por el cardenal Pietro Parolin, antiguo nuncio en Caracas, pidió que «se evite o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente» pues, subrayó, «más que favorecer a la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro».
En un comunicado, la Secretaría de Estado Vaticano lamentó la «radicalización y el agravamiento de la crisis» y señaló que el Papa «sigue de cerca» esta situación y «sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales».
«La Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución», se lee en la nota.
Asimismo, La Secretaría de Estado dirigió un «apremiante llamamiento» a toda la sociedad para que «sea evitada toda forma de violencia» e invitó «en particular, a las fuerzas de seguridad a abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza».
Dado el «grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad», pidió que «se creen las condiciones para una solución negociada» en virtud de las recomendaciones que hizo Parolin el pasado diciembre.

A continuación el Comunicado
La Santa Sede manifiesta nuevamente su profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis en la República Bolivariana de Venezuela, por el aumento de los muertos, de los heridos y de los detenidos. El Santo Padre, directamente y a través de la Secretaría de Estado, sigue de cerca dicha situación y sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales. Asimismo, asegura su constante oración por el País y por todos los venezolanos, mientras invita a los fieles de todo el mundo a rezar intensamente por esta intención.
Al mismo tiempo, la Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución; se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro; se creen las condiciones para una solución negociada de acuerdo con las indicaciones expresadas en la carta de la Secretaría de Estado del 1 de diciembre de 2016, teniendo en cuenta el grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad.
La Santa Sede dirige, finalmente, un apremiante llamamiento a toda la sociedad para que sea evitada toda forma de violencia, invitando, en particular, a las Fuerzas de seguridad a abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza.
El Vaticano pide suspender la Constituyente
Papa Francisco expresó su preocupación por Venezuela
A través de un comunicado que emitió el Vaticano lamentó la «radicalización y el agravamiento de la crisis» y señaló que el Papa «sigue de cerca» esta situación de Venezuela
El Vaticano expresó este viernes su preocupación y la del Papa Francisco por la situación que vive Venezuela e instó al Gobierno del presidente Nicolás Maduro a suspender la Constituyente por fomentar «un clima de tensión» e «hipotecar el futuro».
La Secretaría de Estado, dirigida por el cardenal Pietro Parolin, antiguo nuncio en Caracas, pidió que «se evite o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente» pues, subrayó, «más que favorecer a la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro».
En un comunicado, la Secretaría de Estado Vaticano lamentó la «radicalización y el agravamiento de la crisis» y señaló que el Papa «sigue de cerca» esta situación y «sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales».
«La Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución», se lee en la nota.
Asimismo, La Secretaría de Estado dirigió un «apremiante llamamiento» a toda la sociedad para que «sea evitada toda forma de violencia» e invitó «en particular, a las fuerzas de seguridad a abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza».
Dado el «grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad», pidió que «se creen las condiciones para una solución negociada» en virtud de las recomendaciones que hizo Parolin el pasado diciembre.

A continuación el Comunicado completo
La Santa Sede manifiesta nuevamente su profunda preocupación por la radicalización y el agravamiento de la crisis en la República Bolivariana de Venezuela, por el aumento de los muertos, de los heridos y de los detenidos. El Santo Padre, directamente y a través de la Secretaría de Estado, sigue de cerca dicha situación y sus implicaciones humanitarias, sociales, políticas, económicas e incluso espirituales. Asimismo, asegura su constante oración por el País y por todos los venezolanos, mientras invita a los fieles de todo el mundo a rezar intensamente por esta intención.
Al mismo tiempo, la Santa Sede pide a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución; se eviten o se suspendan las iniciativas en curso como la nueva Constituyente que, más que favorecer la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro; se creen las condiciones para una solución negociada de acuerdo con las indicaciones expresadas en la carta de la Secretaría de Estado del 1 de diciembre de 2016, teniendo en cuenta el grave sufrimiento del pueblo a causa de las dificultades para obtener alimentos y medicamentos, y por la falta de seguridad.
La Santa Sede dirige, finalmente, un apremiante llamamiento a toda la sociedad para que sea evitada toda forma de violencia, invitando, en particular, a las Fuerzas de seguridad a abstenerse del uso excesivo y desproporcionado de la fuerza.

Comente