Van nueve ejecutados en Túnez

1565_17 CCC--JM
30 de marzo, 2015 - 2:41 pm
Redacción Diario Qué Pasa

En la maratónica marcha el cielo de Túnez se tiñó de rojo por las banderas

Foto: Agencias

Túnez —
Al menos nueve miembros del grupo terrorista Falanges Okba IBN Nafáa murieron durante la operación que llevó a cabo la Guardia Nacional en una zona de la región de Gafsa, suroeste, la pasada noche, informó hoy a EFE el portavoz del Ministerio de Interior.

Según añadió el portavoz Mohamed Alí Larwi, los nueve muertos en la operación antiterrorista «estaban en busca y captura y en la lista de peligrosos», los mismos pertenecían a las Falanges Okba IBN Nafáa, aunque aún quedan algunos por identificar.

El ministerio imputó la autoría del atentado del museo del Bardo, que mató a 22 personas, a este grupo extremista que pertenece a Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) refugiado en las montañas de Chaambi, fronteriza con Argelia, desde el verano de 2012.

Marcha por la paz

Una muchedumbre llenó las calles de Túnez este domingo para protestar «contra el terrorismo» y recordar a las víctimas del ataque contra el museo del Bardo, mientras las autoridades anunciaban haber matado al líder del mayor grupo yihadista del país.

«¡Túnez libre, fuera terrorismo!», gritaban los manifestantes, muchos de los cuales agitaban la bandera nacional en la avenida que lleva al Bardo.

«Toda esa gente vino a decir ‹no al terrorismo› y a transmitir un mensaje a los terroristas: ¡Túnez es intocable!», dijo a la AFP Tayea Chihaoui, una manifestante que acudió desde Sidi Buzid, en el centro del país.

Hacia el mediodía, el presidente tunecino Beji Caid Essebsi se unió a la marcha «contra el terrorismo» en la capital tunecina junto a dirigentes extranjeros.

El presidente francés, François Hollande; el primer ministro italiano, Matteo Renzi; el presidente gabonés, Ali Bongo; y su homólogo palestino, Mahmud Abas, recorrieron un centenar de metros al lado de Essebsi en un perímetro altamente protegido por las fuerzas de seguridad.

También se esperaba la presencia del ministro español de Relaciones Exteriores, José Manuel García-Margallo, y su homólogo holandés, Bert Koenders.

Comente