Peña Nieto terminó haciendo un papelón

Trump fue a México y les habló del muro en su cara

13B
1 de septiembre, 2016 - 9:37 am
Agencias

El candidato republicano estadounidense, defendió ante el presidente Peña Nieto su polémica propuesta de construir un muro fronterizo en vista de que hay «mucho crimen y problemas» en la frontera común

Foto: Agencias

Ciudad de México — El candidato a la Casa Blanca, Donald Trump, se reunió de forma «privada» este miércoles en la capital mexicana con el presidente Enrique Peña Nieto para «estrechar lazos» con el país latinoamericano.

Apenas el avión del magnate había aterrizado, un centenar de personas se manifestaban en el emblemático Ángel de la Independencia para mostrar su repudio. «Trump go home y llevate a Peña», se leía en una de las pancartas.

Aunque se trató de una visita privada, la reunión muestra la habilidad de Trump para apropiarse del escenario político y le proporciona una inesperada plataforma para recuperar un terreno donde las encuestas marcaban un inexorable deterioro.

El candidato republicano estadounidense, defendió ante el presidente Peña Nieto su polémica propuesta de construir un muro fronterizo en vista de que hay «mucho crimen y problemas» en la frontera común.

«Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo», dijo Trump este miércoles en un mensaje a la prensa junto con Peña Nieto, en quien dijo «confiar para poder resolver juntos los problemas en la frontera común».

Asimismo, resaltó que el tráfico de personas desde Centroamérica es «sumamente peligroso, sin ningún tipo de autoridad y sin ningún tipo de papeles».

«Los mexicanos no tienen ningún reproche, los mexicanos son personas espectaculares», afirmó.

Entretanto, Peña Nieto refirió: «Creo en el diálogo para promover los intereses de México en el mundo y, principalmente, para proteger a los mexicanos donde quiera que estén».

Por qué Peña Nieto invitó a Trump

Para Andrew Selee, vicepresidente ejecutivo del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson y experto en México, la invitación es una muestra de pragmatismo del gobierno mexicano.

«Creo que el gobierno mexicano quiere establecer canales con quien quiera que vaya a ser el siguiente presidente de EE UU, y Trump es un candidato legítimo», dijo el especialista estadounidense.

«Y desde la perspectiva política, que Peña Nieto invite a Trump a México demuestra que Trump ha sido forzado a modificar parte de su retórica y a tomar a México más en serio», añadió el experto.

Y, en contra de lo que opina Selee, la opinión pública mayoritaria en México recibió la noticia como un bajar la cabeza ante un hombre que lleva más de un año insultando gravemente al país.

Apuesta arriesgada

Otra lectura, es que Enrique Peña Nieto (EPN) cree que un encuentro con Trump puede ayudarle a mejorar la mala imagen que la mayoría de sus conciudadanos tienen de él.

Según las encuestas, es el mandatario mexicano más impopular del último cuarto de siglo.

Con esa lectura, Peña Nieto habría invitado a Trump para enfrentarlo y sacar una rectificación de él, para apuntarse un punto por «domar a la fiera».

Pero de ser esa la intención de Peña Nieto, es una apuesta arriesgada, subrayan los expertos. De acuerdo a estos, el mexicano podría estar jugándose en ese envite parte de su poco apoyo.

«Para Trump este es un acto de campaña, (un) golpe propagandístico. Para EPN es la apuesta más arriesgada de su sexenio», asegura Gabriel Guerra, miembro fundador del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi).

Si el candidato republicano no da un giro a sus declaraciones y ofrece una disculpa con marcha atrás, Peña Nieto quedará como el presidente mexicano que invitó al «enemigo» a insultarle a su propia casa, insisten periodistas y analistas.

Para otros, sin embargo, esa ya es una batalla perdida. «No hay manera de que la invitación a Trump sea un triunfo diplomático», señalaba la experta en relaciones internacionales, Isabel Turrent. «Trump no puede suavizar su política porque perdería su electorado», aseveró.

Ventaja para Trump

Por otra parte, «Trump es el único que tiene algo que ganar con el encuentro», coinciden los analistas.

En ese sentido, invitar al polémico multimillonario a México es hacer más publicidad a su campaña hacia la presidencia, señalan.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente