Todo sobre el debate entre Hillary Clinton y Donald Trump

trump_clinton
9 de octubre, 2016 - 10:43 pm
Agencias

Una muy sonriente Hillary Clinton y un serio Donald Trump. Los dos se saludaron con un gesto de la cabeza, pero significativamente, no se dieron la mano

Foto: Agencias

EE UU. – El debate comenzó con la llegada de los dos candidatos. Una muy sonriente Hillary Clinton y un serio Donald Trump. Los dos se saludaron con un gesto de la cabeza, pero significativamente, no se dieron la mano.

Hillary contestó a una pregunta sobre el ejemplo que están dando los candidatos. Explica la positividad de su campaña, la necesidad de unirse como país y superar las divisiones para crear un futuro mejor para las nuevas generaciones.

“Donald Trump no está cualificado para ser presidente”, dice Clinton respondiendo a los comentarios que ha hecho el republicano sobre la revelación de una cinta de audio este viernes en que se escucha al candidato hablando peyorativamente sobre una mujer.

 Las palabras de Trump sobre las mujeres saltó desde el principio

No  pasaron más que unos minutos antes de que el escándalo de Trump por la cinta en la que se le escuchó haciendo comentarios sexistas y fanfarroneando de lo que apuntó a ser acoso sexual salieron a la luz. Trump, molesto, aseguró que ya se ha disculpado y repitió que no fue más que una “charla de vestuario”. “No estoy orgulloso de ello”, dijo. El moderador le insistió sobre si efectivamente acosó a mujeres y las besó sin su consentimiento. “No, no lo he hecho”, respondió Trump.

La demócrata se defiendió de las críticas de Trump y reincidió en el número de insultos que el republicano ha hecho a lo largo de los últimos meses contra mujeres, afroamericanos y latinos, entre otros.

Donald Trump respondió atacando. Acusó a la demócrata de haber jugado sucio y perjudicado a su rival en las primarias, Bernie Sanders, en referencia al escándalo de emails pirateados por los que ahora el Gobierno de Barack Obama ha acusado directamente a Rusia. Le sacó a relucir también los emails que borró. Y prometió que si llega a la Casa Blanca, ordenará que un investigador especial sea nombrado para investigarla en profundidad.

Trump se sientió cómodo y puso a Clinton a la defensiva

Sobre sus correos electrónicos, la demócrata volvio a disculparse por su manejo desacertado de una cuenta de email del gobierno cuando trabajó como Secretaria de Estado.

Trump insiste en llamar a Clinton mentirosa. “Debería avergonzarse”, insiste al reiterar su argumento de los correos electrónicos. Interrumpe de nuevo a Clinton, y el moderador le llama varias veces la atención por ello. Sus constantes interrupciones fueron algo que le criticaron mucho en el primer debate.

Un espectador preguntó a los candidatos sobre sus planes respecto a los seguros médicos. Clinton abogó por un mayor apoyo gubernamental al sistema privado de empresas aseguradoras para que las clases medias y bajas puedan acceder a un servicio médico más asequible.

Donald Trump criticó la reforma sanitaria de Obama, olvidándose (casi) por un momento de atacar a su rival de forma directa. “Obamacare es un desastre total y tiene que ser revocado y reemplazado”.

Una votante musulmana le pregunta por la islamofobia implícita en sus propuestas. “La islamofobia es una vergüenza, pero nos guste o no, hay un problema”, responde Trump. Implica que los musulmanes no denuncian situaciones sospechosas, como el caso del ataque de San Bernardino el año pasado. “Los musulmanes tienen que informar de los problemas cuando los ven, si no lo hacen, es muy difícil para el país”, afirmó.

“Mi visión es una América donde cabe todo el mundo”, explica Clinton al responder a una pregunta sobre el trato, en ocasiones discriminatorio, hacia los musulmanes en Estados Unidos. “No estamos luchando contra el Islam y debemos mejorar el sentimiento de inclusión hacia la comunidad musulmana en el país”, expresó Clinton.

Los moderadores no dejan que Trump eluda las preguntas

La moderadora le preguntó si había cambiado su promesa de cerrar las fronteras a musulmanes, como se dijo esta semana en su campaña. Cuando Trump no contestó, la moderadora le interrumpió y le pidió que respondiera. Trump se indignó y dijo que solo lo hacía con él. Finalmente, dijo que su plan es un “escrutinio extremo” de personas procedentes de “algunas” partes del mundo. No aclaró mucho.

“Somos un país formado bajo el valor de la libertad de religión”, dijo Clinton sobre los comentarios xenófobos que ha hecho Trump a lo largo de su campaña. Uno de los más notables fue en junio cuando el republicano pidió prohibir que musulmanes pudieran entrar en Estados Unidos hasta que el gobierno “supiera lo que está pasando”, tras los ataques de Orlando (Florida).

Trump prometió que si es presidente obligará a los países a que acepten a los “inmigrantes ilegales criminales” que expulse Estados Unidos.

“No conozco a Putin”

Trump negó las acusaciones de que es próximo al presidente ruso, Vladimir Putin, al que ha alabado en el pasado y a quien se acusa de estar detrás del pirateo de correos electrónicos demócratas para beneficiar su campaña. “No conozco a Putin pero creo que estaría genial si pudiéramos llevarnos bien con Rusia, para combatir mejor al Estado Islámico”, dijo Trump. Aseguró también que no tiene negocios en Rusia.

Sobre el pago de Impuestos

Trump aseguró que paga impuestos pero sigue negándose a hacer pública su declaración, al contrario que todos los candidatos presidenciales desde los años 70. Dijo que si hubiera algún problema con sus impuestos, no le habrían dado permiso para construir un hotel en un edificio histórico —la antigua sede de Correos— en Washington, a unos pocos centenares de metros de la Casa Blanca.

Clinton habló sobre una reforma en el sistema de impuestos nacional para que las grandes compañías y las personas más ricas paguen más. Según un estudio del diario The New York Times, Trump no pagó impuestos durante 18 años.

¿Usó Trump la bancarrota para no pagar impuestos federales?

“Por supuesto que lo hago”, respondió Trump al moderador, confirmando que la información que publicó hace una semana The New York Times es correcta acerca de que aprovechó unas pérdidas de casi mil millones de dólares en sus negocios para pedir fuertes exenciones de impuestos. “Y así lo hacen la mayoría de sus donantes”, agregó en referencia a los millonarios que apoyan a Clinton. “Conozco el código de impuestos mejor que nadie”, repitió como ha venido diciendo hace días.

Clinton repasó sus 30 años de carrera política como respuesta a los ataque de Trump, que acusó a la demócrata de ser “ineficiente” durante su etapa en el Congreso.

¿Qué haría usted sobre Siria?

Clinton denunció la situación catastrófica del país de Oriente Medio. “Debemos trabajar con nuestros aliados internacionales y sobre el terreno”, dijo, y hay que cooperar con Rusia siempre y cuando respeten las normas internacionales de combate.

Trump desautoriza a Pence

En la pregunta sobre qué haría sobre Siria, que la moderadora tiene que hacerle dos veces porque no respondió directamente la primera, Trump desautorizó a su compañero de fórmula, el candidato a la vicepresidencia Mike Pence, que criticó a Rusia, y afirmó que Moscú está haciendo un papel mucho mejor que Washington en el conflicto sirio y en la lucha contra ISIS. Además, Trump reconoció que no ha hablado con Pence sobre este tema y, parece, ninguno otro en los últimos días.

Trump vuelvió a quejarse de lo que considera un trato injusto de los moderadores contra él. Dijo que a él no le permiten extenderse en sus preguntas mientras que a Clinton sí. Antes también se quejó de que le volvieran a preguntarle las cosas varias veces.

“No usaría tropas sobre el terreno para combatir a ISIS en Irak”, dijo la demócrata. Clinton hablo de la importancia de aliarse con las milicias kurdas y otros grupos locales que tienen el objetivo común de derrocar al Estado Islámico.

Ante la pregunta de si sería un presidente para todos los estadounidenses, hecha por un hombre del público negro, Trump afirmó que “por supuesto”, pero pasó a usar sus dos minutos de respuesta para atacar a Clinton y repetir cosas que han indignado a minorías como la afroamericana, como cuando les preguntó “¿qué tienen que perder?”.

“Miren cuánto están sufriendo las comunidades afroamericanas bajo el control demócrata. A ellos, yo les digo lo siguiente: ¿Qué tienen que perder intentando algo nuevo como Trump? ¿Qué tenéis que perder?”, preguntó el candidato republicano en los pasados días. “Vivís en la pobreza, vuestras escuelas no son buenas, no tenéis trabajos, el 58 % de vuestros jóvenes está desempleado. ¿Qué demonios tenéis que perder?”, insistió en su mensaje a la comunidad negra y, también ahora, a la hispana.

“Todos tendrán un lugar en este país si yo soy presidente”, dice Clinton.

La demócrata repasó su larga trayectoria en la lucha contra la discriminación y a favor de la inclusión social y racial del país.

Hillary Clinton “tiene muchísimo odio en su corazón”, afirmó Trump, que aseguró que su rival no se arrepientió, como dijo, de haber llamado “deplorables” a la mitad de sus electores, unas palabras por las que Clinton se volvio a disculpar hoy.

Clinton: Trump no tiene la disciplina para ser un buen líder

La demócrata se apoya en su cercanía a la Casa Blanca a lo largo de sus años como política  para justificar que Trump, según opina, no podría ocupa el despacho oval.

Clinton respondió a una pregunta sobre qué criterio utilizaría para elegir al miembro restante de la Corte Suprema. La demócrata expresó su deseo de seleccionar a un juez que mantenga y continue con una serie de políticas sociales, como el matrimonio igualitario, que “hacen que nuestro país avance”.

¿A quién elegiría para el Tribunal Supremo?

La selección de jueces, que son vitalicios, para el Tribunal Supremo se ha convertido en uno de los temas candentes de la campaña. Donald Trump afirmó que buscaría a uno “muy similar” al fallecido Antonin Scalia, que era el más conservador del actual panel.

El Tribunal Supremo comenzó esta semana el curso judicial sin reemplazo para el juez Antonin Scalia, fallecido en febrero, y cuyo sustituto ha sido bloqueado por los republicanos hasta después de las elecciones.

Este asunto se ha convertido en un tema clave de estas elecciones porque, en el caso de que gane Clinton, el Tribunal puede tener una mayoría progresista por primera vez en varias décadas.

“Debemos ser energéticamente independientes, pero tenemos que atacar el problema del cambio climático”, dijo Clinton. “Podemos convertirnos en la primera potencia en el uso de energías renovables y liderar el mundo para resolver este problema”.

Trump también tocó un posible punto débil de Clinton al preguntarle por qué no ha puesto algo de su dinero, y tiene bastante, en su propia campaña como él. A la par, le acusa de haberse enriquecido durante sus puestos públicos.

Clinton dijo que lo mejor de Trump son sus hijos. Respondió así a una pregunta del público que les pidió nombrar algo bueno del otro candidato.

Trump y Clinton sí se dieron la mano al final del debate. Eso sí con enorme frialdad y rapidez.

¿Puede decir algo positivo o que respete del otro candidato?

“No se rinde, no se da por vencida, es una luchadora. No estoy de acuerdo con muchas de las cosas por las que lucha, pero lucha duro y no se da por vencida”. Interesante cumplido de Trump a Clinton tras repetir sin descanso que su rival no tiene carácter ni energía para ser presidenta.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente