Sínodo de los Obispos acoge a los divorciados

qpplaceholder
25 de octubre, 2015 - 1:19 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Piden que los bautizados que se han divorciado y vuelto a casar sean más integrados a las comunidades

Foto: Agencias

Producto de la reflexión de todos los padres sinodales, la Iglesia ha reafirmado la doctrina católica sobre el matrimonio, su indisolubilidad; la oportunidad para los divorciados y vueltos a casar de servir más activamente en la Iglesia y que no existe fundamento alguno para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia

Ciudad del Vaticano — Los participantes del Sínodo de la familia aprobaron ayer con mayoría de dos tercios los 94 puntos de su documento final, en el que se abre la vía a evaluar caso por caso el acceso a los sacramentos de los divorciados vueltos a casar.

En los numerales 83, 84, 85 y 86 —los que más votos negativos tuvieron— se aborda esta cuestión y se explica que los «bautizados que se han divorciado y vuelto a casar deben ser más integrados en las comunidades cristianas en las distintas maneras posibles, pero evitando en cualquier caso dar escándalo».

También se invita a utilizar el método del discernimiento, la valoración caso por caso, por parte de los sacerdotes durante la confesión.

El papa Francisco destacó lo que denominó «métodos no del todo benévolos» en la expresión de opiniones en el Sínodo de los obispos que ayer terminó sus trabajos en el Vaticano.

«En el curso de este Sínodo las distintas opiniones que se han expresado libremente —y por desgracia a veces con métodos no del todo benévolos— han enriquecido y animado sin duda el diálogo», dijo el Pontífice.

Homosexualidad

El tema de los homosexuales se plantea en el numeral 76 y se enfoca desde el acompañamiento que puede realizar la Iglesia a las familias en donde alguno de sus miembros tiene la tendencia homosexual.

Este párrafo del documento, aprobado por 221 votos contra 37, precisa además que «no existe fundamento alguno para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia», como señala un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Otros numerales

En el numeral 1, votado unánimemente por todos los obispos presentes (260 votos), el Sínodo agradece «al Señor por la generosa fidelidad con la que tantas familias cristianas responden a su vocación y misión, incluso ante los obstáculos, las incomprensiones y los sufrimientos».

Igualmente, los padres sinodales dedican luego tres numerales: 66, 67 y 68 para referirse a la importancia de la educación de los hijos. En el 67 destacan que «es importante que los padres se involucren activamente en el camino de preparación para los sacramentos de la iniciación cristiana, en calidad de primeros educadores y testimonios de fe para sus hijos».

El numeral 48 titulado «Indisolubilidad y fecundidad de la unión esponsal» —aprobado por 253 votos contra 6— resalta que «la irrevocable fidelidad de Dios a la alianza es el fundamento de la indisolubilidad del matrimonio. El amor completo y profundo entre los cónyuges no se basa solo en las capacidades humanas. Dios sostiene esta alianza con la fuerza de su Espíritu».

Comente