«Voten en contra de mi destitución y eviten el golpe»

Rousseff: Senado está a un paso de concretar un verdadero golpe de Estado

A (2)
30 de agosto, 2016 - 11:15 am
Agencias

Veinte exministros de su Gabinete se encontraban entre los senadores que respaldan a Rousseff, junto con su mentor político y antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva

Foto: Agencias

Brasilia — La suspendida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo ayer lunes que el futuro del país está en juego en su juicio político, porque la oposición conservadora está usando cargos inventados para destituirla y sacrificar los avances sociales logrados en los últimos 13 años.

La líder de izquierda, que se presentó en el Senado acompañada entre compañeros de su equipo de gobierno y el cantante Chico Buarque, para defenderse de acusaciones de violar leyes presupuestarias, dijo, en un discurso de mas de 40 minutos, que la elite económica y la oposición política brasileña habían buscado desestabilizar su Gobierno desde su reelección en 2014.

En un emotivo discurso, la presidente Rousseff, de 68 años, negó los cargos y denunció el proceso de juicio político que lleva nueve meses y paralizó la política del país, como un complot para derrocarla y proteger los intereses de las clases privilegiadas de Brasil. «Lo que estamos a punto de presenciar es una violación grave de la Constitución y un verdadero golpe de Estado (…) Yo no cometí los delitos de los que se me acusa arbitrariamente».

«Delitos que no cometí»

En una apelación a los senadores indecisos, Rousseff, dijo que nunca se quedó con fondos públicos y que aún así, su juicio político fue liderado por el ex presidente de la cámara Eduardo Cunha, quien afronta cargos de corrupción que incluyen recibir sobornos en el caso Petrobras y ocultar millones de dólares en cuentas bancarias en Suiza.

«Está en juego el respeto a la voluntad del pueblo y las conquistas de los últimos 13 años; está en juego la inversión en obras, proyectos de integración, están en juego los principios éticos, la autoestima de los brasileños; está en juego la estabilidad fiscal, el futuro del país, las conquistas, la oportunidad y la esperanza de avanzar», alertó.

«Habló sobre las acciones del gobierno interino de Michel Temer —uno de los promotores del golpe—, quien ha tomado decisiones como la suspensión de programas de alfabetización y de construcción de viviendas.

El testimonio de Rousseff pareció apuntar más a dejar escrito en los libros de historia que su juicio político fue una farsa, que a intentar convencer al Senado contra su destitución.

Posterior a su intervención, comenzó la intervención de los senadores, durante la cual cada uno tuvo cinco minutos para exponer su parecer sobre el caso de la presidente suspendida y luego la mandataria respondió a cada uno sin límites de tiempo.

¡El Senado tiene previsto votar el martes o el miércoles si condena a Rousseff y la remueve de su puesto. Si es destituida, Temer continuaría oficialmente como líder de Brasil durante el resto del mandato, que se extiende hasta el 2018. La coalición contra Rousseff confía en que cuenta con los dos tercios de la cámara necesarios para removerla, «Necesitamos 54 votos y esperamos tener al menos 60», dijo a Reuters Marcio de Freitas.

En los alrededores del Congreso, centenares de manifestantes esperaban a Rousseff con flores y banderas, pero la presidenta optó por una llegada más discreta y sólo saludó a unos pocos adherentes en el ingreso subterráneo del edificio. Los manifestantes planean seguir cerca del Congreso hasta la votación final sobre la destitución, que puede ocurrir entre martes y miércoles.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente