Papa insta a «trascender diferencias religiosas» en pro de la paz

1494_17B (2)
15 de enero, 2015 - 3:02 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Francisco pone hoy rumbo a Filipinas para el segundo y último tramo de su gira asiática. Ahí recibirá la bienvenida de un cardenal que quizás podría ser su sucesor.

Sri Lanka — El papa Francisco presionó el miércoles en su llamado a la unidad y la reconciliación en Sri Lanka con una misa en Colombo para canonizar al primer santo del país y con una visita al norte, desgarrado por la guerra, para rezar en un santuario venerado tanto por fieles cingaleses como tamiles.

Francisco dijo a los presentes que Vaz había vivido en un tiempo, como hoy, en el que los católicos eran una minoría y a menudo perseguidos, y aún así atendió a todos, al margen de su etnia o religión.

«San Joseph nos muestra la importancia de trascender las divisiones religiosas al servicio de la paz», dijo Francisco en su homilía en inglés, después traducida en cingalés y tamil.

Más de medio millón de personas abarrotaron el paseo marítimo para la misa y algunos pasaron la noche al raso para asegurarse un buen lugar. Aparentemente descansado tras un atareado primer día en su gira asiática, Francisco llegó mucho antes del oficio religioso para saludar a la multitud, bajando del papamóvil para besar a los enfermos y discapacitados.

Santificó a reverendo

Las campanas sonaron y la multitud estalló en aplausos cuando Francisco santificó al reverendo Joseph Vaz al inicio de la misa. Vaz fue un misionero indio del siglo XVII que revivió la fe en Sri Lanka durante un tiempo de persecución a los católicos por parte de colonos holandeses, que eran protestantes calvinistas.

La Iglesia considera al misionero como un gran modelo para los fieles de hoy, que ejerció el ministerio de la fe entre los dos grupos étnicos de Sri Lanka y se puso a sí mismo en gran riesgo para difundir la fe. La Iglesia actual de Sri Lanka quiere continuar el legado de Vaz de servicio a todos. Regalo «provocativo».

Francisco regaló a los obispos del país una réplica de un decreto del siglo XVII del entonces rey de Kandy, permitiendo las conversiones de budistas al catolicismo, un mensaje algo provocativo dada la reciente violencia contra musulmanes y algunas iglesias protestantes por parte de extremistas budistas que quieren que Sri Lanka sea solo budista.

Comente