Comenzó la transferencia de poder

Obama se reunió con Donald Trump en la Casa Blanca

principal
11 de noviembre, 2016 - 8:29 am
Jennifer Borrego / [email protected]

Con la Casa Blanca y el Legislativo en sus manos, los republicanos tendrán el poder para deshacer las reformas de Obama, en particular su controvertido programa social «Obamacare»

Foto: Agencias

Washington — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantuvo este jueves una «excelente conversación» con su sucesor electo, Donald Trump, en el Salón Oval de la Casa Blanca, en el primer encuentro entre ambos.

«Quiero decirle, señor presidente electo, que vamos a hacer todo lo que podamos para ayudarlo a que usted tenga éxito. Porque si usted tiene éxito, entonces todo el país lo tendrá», le dijo Obama a Trump en la histórica reunión.

En la reunión se discutió temas de política interior y exterior, y Obama dijo sentirse «muy animado» ante el interés de Trump de trabajar con el actual equipo en función, en los asuntos que debe enfrentar EE UU.

El presidente electo de EE UU, Donald Trump, dijo este jueves que espera poder trabajar junto al mandatario saliente, Barack Obama, facilitar la transición de poder, y hasta abrió la puerta a recibir consejos. «Hemos discutido muchos temas diferentes. Algunos muy buenos y algunas dificultades. Tengo mucho respeto por el presidente, es un excelente hombre. Espero poder trabajar con el presidente en el futuro, inclusive recibir consejos», dijo Trump al fin del encuentro.

El magnate salió de su Trump Tower en Manhattan, para luego aterrizar en Washington en su avión privado y llegó a la Casa Blanca a través del Jardín Sur de la Casa Blanca, que no es accesible al objetivo de las cámaras de televisión.

Mientras Obama y Trump se veían en la Casa Blanca, también hubo una reunión entre la esposa de Trump, Melania, y la primera dama, Michelle Obama, reticente al primer plano de la política, pero que tomó las elecciones de una manera «personal» y defendió con fuerza la candidatura de Hillary Clinton.

También ayer en la Casa Blanca, se reunieron el vicepresidente de EE UU, Joseph Biden, y su sucesor, Mike Pence, que ya hablaron el miércoles.

Rusia sin euforia… Siria esperanzada

No hay «ninguna euforia» en Rusia tras la victoria en la elección de Trump, que podría revelarse tan «antiruso» como su predecesor, estimó ayer el viceministro ruso de Exteriores, Serguei Riabkov.

«No hay ninguna euforia. No quisiera que se dé la impresión de que estamos llenos de bellas esperanzas», declaró Riabkov.

«Las posiciones sobre Rusia que han expresado (Donald Trump), los representantes de su campaña y de su círculo íntimo son bastante duras», dijo.

Estos comentarios del viceministro, contrastan con los formulados anteriormente por responsables rusos y por la televisión pública, más favorables al republicano que a su rival demócrata, considerada especialmente hostil hacia Moscú.

Por su parte, la oposición siria transmitió una carta a Donald Trump para pedirle su apoyo para poner fin al «baño de sangre» en Siria, un país totalmente devastado por la guerra desde hace más de cinco años.

«Deseamos reforzar nuestra coordinación con usted para encontrar soluciones justas y rápidas a la amenaza del terrorismo bajo todas sus formas y manifestaciones, especialmente el terrorismo de Estado cometido por el régimen sirio contra (su) pueblo», escribe Riad Hijab, coordinador del Alto Comité para las Negociaciones (HCN) en una carta dirigida a Trump el miércoles por la noche.

Los rebeldes reprochan al presidente Barack Obama de haberse opuesto a una intervención directa contra el régimen.

Protestas contra Trump

Cinco personas resultaron heridas cuando un hombre abrió fuego en el centro de Seattle, cerca de donde se produjo una de las protestas contra la elección de Donald Trump como nuevo presidente.

El tiroteo se produjo cerca de una parada de autobús y de una tienda, donde la Policía encontró a cinco personas heridas, una mujer y cuatro hombres.

La Policía local de Seattle, no precisó si el autor del tiroteo ha sido arrestado.

Al grito de «no es mi presidente», miles de personas mostraron la noche del miércoles su rechazo a Trump con protestas en las principales ciudades de EE UU como Nueva York, Seattle, Filadelfia (Pensilvania), Chicago (Illinois), Boston (Massachusetts), Los Ángeles, San Francisco y San Diego.

Todas estas urbes son bastiones demócratas en los que Hillary Clinton ganó este martes a Trump con grandes márgenes.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente