Los sueños de exilio de los cristianos iraquíes que huyen de yihadistas

1343_20A-ju
13 de agosto, 2014 - 4:10 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: AFP

Los cristianos iraquíes encontraron más facilidad que los ciudadanos musulmanes para obtener visas hacia Estados Unidos u otros países occidentales en los últimos años

Ainkawa
— Los refugiados cristianos hacinados en un cuarto en una iglesia del Kurdistán iraquí, han perdido cualquier esperanza en su país tras la ofensiva yihadista que los expulsó de sus lugares,donde estaban amenazados por ser una minoría, y ahora sueñan con abandonar Irak para siempre.

«Este país es nuestro país, hemos sufrido en el pasado, pero el ataque del Estado islámico (EI) fue lo peor», dice Salwa, una funcionaria de 40 años que ya es abuela. «Quiero abandonar Irak», afirma de manera tajante.

Refugiada en la iglesia Saint Joseph de Ainkawa, localidad cercana a Erbil, la capital de Kurdistán iraquí, Salwa hace parte de las decenas de miles de cristianos que huyeron del asalto de los combatientes ultra-radicales del EI en las últimas semanas.

En Qaraqosh, la más grande ciudad cristiana de Irak tomada por el EI y de donde es originaria la familia de Salwa, los yihadistas no les dejaron alternativa.

«Dijeron, o se convierten, o huyen», asegura Salwa. «Solo unos se quedaron allá, porque estaban muy enfermos o muy viejos para caminar. Se encerraron en sus casas».

Para esta cuarentona vestida de falda tradicional azul, los bombardeos estadounidenses iniciados el jueves contra posiciones yihadistas no mejorará mucho su situación.

«El EI atacó a los cristianos tres veces en los últimos meses. Somos vulnerables aquí. Quiero que mis hijos estén seguros», dijo en la puerta de la cabaña prefabricada que les sirve de casa en el patio de la iglesia.

Su hija de 22 años, embarazada de su cuarto hijo, comparte su desespero.

«Hemos huido de los bombardeos (yihadistas) con solo lo que tenemos puesto, caminamos horas en la oscuridad, los niños gimen de hambre», recuerda con una sonrisa forzada.

Entre los desplazados, una religiosa de 74 años asegura: «Viví varias guerras, pero nunca vi algo así. Comprendo que la gente desea salir de Irak, aunque sea nuestro país».

En una carta abierta publicada el domingo, el patriarca de la Iglesia caldea en Irak, monseñor Louis Sako, afirmó que 70.000 cristianos están refugiados en Ainkawa.

Según él, 100.000 cristianos en total fueron lanzados a las calles luego de la toma por los yihadistas de Qaraqosh y otras zonas alrededor de Mosul, en el norte de Irak.

«Algo hay que hacer para salvar a esta gente, cuya historia se inscribe en esas tierras desde el comienzo», afirmó.

«Queremos estar vivos»

Según Faraj Benoit Camurat, que preside la ONG Fraternidad en Irak, muchos cristianos reclaman a su parroquia certificados de bautizo.

«Eso indica que por lo menos piensan en el exilio», dijo.

Los cristianos iraquíes encontraron más facilidad que los ciudadanos musulmanes para obtener visas hacia Estados Unidos u otros países occidentales en los últimos años.

Francia propuso acoger cristianos iraquíes, una de las más antiguas comunidades del mundo.
Rayyan Atto, joven sacerdote que dirige las operaciones humanitarias de la iglesia caldea en Erbil, se lamenta de los sueños de emigración de sus correligionarios.

«No queremos que se vayan, pero los comprendemos, están oprimidos», dijo mostrando a unas mujeres que lavan bajo el sol candente y a familias que esperan el suministro de agua y comida.

Para Zoheir Yaacoub, soldado retirado, el problema es aún más enorme que la violencia o la ofensiva yihadistas.
Yaacoub muestra una pancarta que dice: «Queremos vivir, ¿es eso imposible señores de la guerra?».

El EI atacó a los cristianos tres veces en los últimos meses. Somos vulnerables aquí. Quiero que mis hijos estén seguros

Comente