Será citadoe l próximo 8 de octubre

La citación de Álvaro Uribe en la Corte Suprema agita a los Colombianos

1557345895_945676_1557346236_noticia_normal_recorte1
22 de agosto, 2019 - 4:34 pm
Agencia

Tanto sus fieles más leales como sus más férreos detractores ya tienen la fecha anotada en el calendario. El próximo 8 de octubre el senador Álvaro Uribe, presidente de Colombia entre 2002 y 2010, responderá formalmente ante la Corte

Colombia -Tanto sus fieles más leales como sus más férreos detractores ya tienen la fecha anotada en el calendario. El próximo 8 de octubre el senador Álvaro Uribe, presidente de Colombia entre 2002 y 2010, responderá formalmente ante la Corte Suprema de Justicia por un caso de manipulación de testigos. En esa postergada cita que ha mantenido en vilo al país podrá dar sus explicaciones para defenderse ante los supuestos delitos de fraude procesal y soborno.

El llamado, como suele ocurrir con las controversias que rodean al influyente exmandatario, ha agitado el ambiente político en un país de antemano polarizado. Sus simpatizantes han salido a advertir que cualquier acción contra Uribe incendiará Colombia, mientras sus críticos celebran que se hayan acabado las dilaciones de la justicia. Militantes y opinadores de lado y lado ya comienzan a copar tanto las tertulias radiales como las redes sociales. Nada apunta a que la crispación vaya a amainar, y por el contrario es probable que entre en campaña, pues Uribe acudirá a la Corte a días de las elecciones locales y regionales del 27 de octubre.

Es la primera ocasión en que un expresidente es llamado a indagatoria por la Corte Suprema, con competencias sobre los congresistas. La citación se produce más de un año después de que la Sala Penal del alto tribunal lo convocó por primera vez, cuando abrió una investigación formal que ha tenido todo tipo de demoras procesales. Uribe, el líder indiscutible del Centro Democrático, el partido de Gobierno, incluso anunció en su momento que renunciaba a su escaño para dedicarse a su defensa al sentirse “moralmente impedido para ser senador”, aunque poco tiempo después se echó para atrás. Desde entonces mantiene una notoria influencia tanto en el Legislativo como en el Gobierno de Iván Duque, su ahijado político.

El caso se remonta a 2012, cuando el también senador Iván Cepeda intentó demostrar los vínculos de Uribe con el paramilitarismo. El exmandatario presentó una denuncia contra Cepeda ante la Corte por un supuesto complot, con falsos testigos en cárceles colombianas, a fin de involucrarlo en actividades criminales de los grupos de ultraderecha que combatieron por décadas a las guerrillas. Pero fue hasta mediados de 2018 cuando el caso tuvo un giro inesperado, pues el alto tribunal decidió archivar el proceso contra Cepeda, del izquierdista Polo Democrático, y pidió en su lugar investigar al exmandatario por manipular testigos como Juan Guillermo Monsalve, un exparamilitar que lo ha señalado ante la justicia.

Palabras clave
, , , ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente