Juzgarán a obispos alcahuetes de curas pedófilos

1634_20A-JU_01
11 de junio, 2015 - 1:48 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: AFP

Se trata de una reforma importante para mostrar el compromiso de Francisco en la lucha contra la pedofilia de eclesiásticos

Ciudad del Vaticano — El papa Francisco autorizó este miércoles la creación de un tribunal para juzgar por el delito de «abuso de poder» a los obispos que han encubierto a curas pedófilos, una medida exigida durante años por las víctimas.

El tribunal estará a cargo de una sección de la Congregación para la Doctrina de la Fe, según explicó el portavoz de Vaticano, padre Federico Lombardi.

El Papa introdujo el delito de «abuso de poder episcopal», el cual tuvo que ser revisado, pues si bien existía en el derecho canónico no había mecanismos para encarar esos casos, agregó el vocero papal.

Las denuncias deberán ser hechas a la Congregación para los Obispos, a la Congregación para la Evangelización de los pueblos y a la congregación para las Iglesias orientales, según estableció el Papa.

Se trata de una reforma importante para mostrar el compromiso de Francisco en la lucha contra la pedofilia de eclesiásticos. El Papa fijó un plazo de cinco años para evaluar la eficacia del tribunal.

Francisco creó el año pasado una comisión, formada por 17 personas de distintas nacionalidades y varios laicos, entre ellos representantes de las víctimas, para luchar contra el encubrimiento de abusos, una práctica corriente hasta hace pocos años dentro de la Iglesia católica.

La comisión de expertos, presidida por el cardenal estadounidense Sean O′Malley, elaboró la propuesta, que fue aprobada por el papa.

Francisco autorizó también fondos para poner en marcha el tribunal.

«Nada cambia si curas juzgan a curas»

La creación del tribunal era una de las medidas exigidas por las asociaciones de víctimas, que en los últimos meses han protestado por el nombramiento del obispo chileno Juan Barros en Osorno y del cardenal australiano George Pell, actual prefecto de la Secretaría para la Economía del Vaticano, vinculados con el encubrimiento de casos de abusos.

El cardenal Pell fue acusado de haber tratado de comprar el silencio de una víctima que había sido abusada por un cura de su diócesis en la década del 80 y su mantenimiento en el influyente cargo de as de las finanzas vaticanas fue cuestionado inclusive por un importante miembro de la comisión pontificia contra la pedofilia.

La nueva medida del papa ha sido mal recibida por la asociación estadounidense de víctimas (SNAP).

«Mientras los curas que han cometido o encubierto crímenes sexuales vayan a ser  juzgados por otros curas nada cambiará», lamentó rápidamente en un comunicado esta asociación.

En febrero pasado Francisco instó en una carta solemne a los obispos de todo el mundo —cerca de 5 mil— a no encubrir por ningún motivo casos de pederastia, un fenómeno que afecta en manera diferente a la Iglesia de todos los continentes.

El tema de los abusos sexuales a menores cometidos por décadas por curas es el más delicado y complejo para la jerarquía de la Iglesia católica, acusada de haber encubierto durante largo tiempo a curas pedófilos, en particular transfiriéndolos de sus cargos y desoyendo y minimizando las quejas de las víctimas.

En los últimos 20 años han sido denunciados miles de casos de abusos sexuales a niños y adolescentes por parte de curas, en particular en Irlanda y Estados Unidos, en general cometidos entre los años 1960 y 1990.

A pesar de las nuevas directivas del Vaticano, las asociaciones de víctimas, como la estadounidense SNAP, siguen criticando a la jerarquía de la Iglesia y piden como primera medida que se hagan públicas las investigaciones internas sobre algunos curas.

Reunión con Putin

El papa Francisco pidió al presidente ruso, Vladimir Putin, que «haga un esfuerzo importante y sincero» para lograr la paz en Ucrania y lo invitó a «respetar» los acuerdos de Minsk, durante la audiencia de este miércoles en el Vaticano, indicó en un comunicado la Santa Sede.

«El Santo Padre le dijo que hay que comprometerse con un esfuerzo importante y sincero para obtener la paz. Los dos reconocieron (…) también que las partes se deben comprometer con los acuerdos de Minsk» para lograr la pacificación de Ucrania, informó en una nota oficial el Vaticano.

El presidente ruso conversó 50 minutos con el papa Francisco en la biblioteca privada del pontífice en el segundo piso del palacio apostólico. Además de los dos líderes asistieron a la reunión dos traductores.

«Como era predecible debido a la situación mundial, la conversación se centró en el conflicto en Ucrania y la situación en Medio Oriente», precisa la nota oficial.

El Papa y Putin estuvieron también de acuerdo sobre la necesidad de «garantizar la vida» en Medio Oriente, sobre todo en Siria e Irak, a todos los sectores de la sociedad, «inclusive a las minorías religiosas y a los cristianos», sostiene el comunicado.

Se dieron regalos

Al término del encuentro, durante el tradicional intercambio de regalos, el papa le regaló a Putin un medallón en bronce que representa el «Ángel de la paz», el ángel que «gana todas las guerras» y que es «solidario con todos los pueblos», le dijo, según informaron los periodistas presentes.

Igualmente le dio su exhortación apostólica sobre Evangelio, un «texto con reflexiones religiosas, humanas, geopolíticas y sociales», le explicó.

Por su parte el presidente ruso le regaló un bordado en oro de la famosa catedral de San Salvador de Moscú, a cargo del patriarcado ortodoxo.

«Era una Iglesia que fue destruida durante el régimen soviético y que hemos reconstruido», explicó el mandatario ruso.

Putin llegó con más de una hora de retraso a la cita con el papa, algo inusual, debido a que acumuló atrasos durante su permanencia en Milán —norte—, donde visitó la Exposición Universal y se reunió con el primer ministro italiano Matteo Renzi.

Comente