Joven de 20 años estafó a toda España, inclusive al rey Felipe VI

20A1-JU.jpg - 106.19 Kb
25 de octubre, 2014 - 1:50 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El muchacho llegó a estafar 25.000 euros falsificando informes del Centro Nacional de Inteligencia de España (CNI) –algo así como el Sebin, en Venezuela- antes de ser detenido en Madrid.

Joven, pero astuto. Francisco Nicolás Gómez Iglesias es un crack que ha acabado haciendo «crack» en dependencias policiales. Con solo 20 años, llevaba una doble vida. En apariencia, cursaba una carrera en el elitista Centro Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) de Madrid y tenía las mismas aficiones que cualquier otro chico de su edad.

Pero, en paralelo y en el más estricto secreto, Francisco Nicolás había iniciado una precoz carrera delictiva que le llevó a colarse en los círculos más restringidos del poder político y económico: desde los actos de coronación de Felipe VI el pasado mes de junio a reuniones con empresarios del Ibex-35 (bolsa de valores de España), pasando por desayunos informativos, actos con dirigentes de diferentes partidos y charlas informales en el palco del Santiago Bernabéu. Ningún control de seguridad se le resistía.

La «caída»

La Policía Nacional puso fin a su aventura el pasado martes 14 de octubre de 2014, tras varias semanas de investigación y en medio del lógico sonrojo de entidades, organismos, personas de postín y servicios de seguridad.

El muchacho llegó a estafar 25.000 euros falsificando informes del Centro Nacional de Inteligencia de España (CNI) –algo así como el Sebin, en Venezuela- antes de ser detenido en Madrid, según ha informado la Policía Nacional a través de un comunicado. El documento añade que también se le imputa un delito de usurpación de funciones públicas y se le han incautado placas de la Guardia Civil y de la Policía Municipal de Madrid.

La jueza de instrucción número 24 de Madrid, Mercedes Pérez Barrios, acordó la libertad provisional sin fianza de Gómez Iglesias.

Gómez Iglesias, estudiante del Centro Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) de Madrid, logró acceder a los círculos más restringidos del poder político y económico.

No había control de seguridad que se le resistiese. El diario El Mundo afirma que formó parte del equipo del empresario Arturo Fernández en las pasadas elecciones de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM) –el equivalente a Fedecámaras, en Venezuela-.

Era un as del «pantalleo»: hay imágenes suyas en los actos de coronación de Felipe VI el pasado mes de junio, también acudía a reuniones con empresarios del Ibex-35, desayunos informativos, actos con dirigentes de diferentes partidos o charlas en el palco del Santiago Bernabéu.

El modus operandi

Se presentaba ante empresarios y políticos como dirigente del Partido Popular, miembro de la oficina Económica de Moncloa o de la Vicepresidencia.

Luego, prometía a sus víctimas la participación en suculentas inversiones y operaciones inmobiliarias, algunas de ellas incluso en el extranjero.

Para cimentar el engaño, utilizaba fotografías que se había tomado previamente con miembros del Ejecutivo o empresarios conocidos a los que abordaba por sorpresa en actos informativos abiertos al público.

La Voz de Galicia explica que el pasado mes de agosto el joven revolucionó la localidad lucense de Ribadeo tras hacer creer, incluso al alcalde de la población, que el rey Felipe iba a hacer una visita. Hasta la policía se movilizó parar proteger al monarca.

Según la Policía, los investigadores descubrieron que el joven podría estar preparando una estafa. Para ello imprimió en una cyber café madrileño un informe que simulaba pertenecer al CNI.

Por este motivo, y tras detectar los agentes a la posible víctima, se estableció un dispositivo de vigilancia.

El joven investigado habría entregado a la víctima el falso informe del CNI a cambio de 25.000 euros. Para intentar dar credibilidad a la estafa, el muchacho alquiló un vehículo de alta gama con chófer para reunirse con su víctima.

En uno de esos vehículos alquilados llevaba hasta una «coctelera» de luz azul como la que emplean las unidades secretas de las Fuerzas de Seguridad para identificarse en caso de emergencia. Así conseguía saltarse semáforos y evitar el tráfico.

Las investigaciones han culminado con la detención del investigado como presunto responsable de delitos de estafa, falsificación documental y usurpación de funciones públicas.

En el momento de la detención se le incautaron varios informes supuestamente oficiales, en realidad elaborados por él mismo.

Nunca perteneció al PP

Francisco Nicolás nunca estuvo afiliado al Partido Popular (PP) ni fue militante de Nuevas Generaciones, han asegurado fuentes populares a Europa Press.

Las aclaraciones desde el partido han llegado después de conocerse fotografías del detenido, en las que aparecía con el expresidente del Gobierno, José María Aznar, en una conferencia, junto con la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, en la Real Casa de Correos y junto con la alcaldesa de la capital, Ana Botella, en otro acto.

La juez, ante la que ha prestado declaración el impostor, obliga a Nicolás comunicar al Juzgado cuantos cambios de domicilio realice, le prohíbe abandonar el territorio nacional, le retira el pasaporte en el caso de que tenga y le apercibe que el incumplimiento de estas medidas pueden suponer una reforma de su situación procesal.

Aclara la magistarda que no acierta a comprender cómo un joven de 20 años, «con su mera palabrería y aparentemente con su propia identidad, puede acceder a las conferencias, lugares y actos a los que accedió sin alertar desde el inicio con su conducta a nadie por muy de las juventudes del Partido Popular que manifieste haber sido».

Añade que «tampoco se comprende que pueda prosperar su afirmación de ser asesor del Gobierno de España, máxime si se tiene en cuenta el informe del médico forense que observa en el detenido una florida ideación delirante de tipo megalomaníaco».

La instructora explica que existen bastantes motivos para estimar que cometió falsedad y estafa, pero aclara que la privación de libertad es una medida excepcional y que no encuentra razones para acordar la adopción de «una medida tan grave como la interesada por el fiscal».

En este sentido no aprecia riesgo de fuga pues es español y tiene arraigo en Madrid, donde reside con su familia y cursa estudios superiores.

También considera que, dada la publicidad del caso, el riesgo de reiteración de la conducta se ha reducido prácticamente a cero y todas las pruebas que pueden aportarse han sido obtenidas en el registro efectuado el martes pasado.

20A3-JU.jpg - 94.28 Kb

20A2-JU.jpg - 93.63 Kb

20A4-JU.jpg - 93.66 Kb

Fotos :Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente