Iniciaron homenajes en honor a Mandela

1110_1_01
11 de diciembre, 2013 - 11:55 am
Redacción Diario Qué Pasa

Decenas de miles de sudafricanos de todas las razas y numerosos mandatarios, entre ellos los de Estados Unidos y Cuba, despedían este martes en una ceremonia con cantos y bailes a Nelson Mandela, el hombre que venció al apartheid con un mensaje de reconciliación.

En una jornada lluviosa, el acto en un estadio de Soweto se inició con el himno nacional, «Nkosi sikelel iAfrika» (Que Dios bendiga a África), entonado con orgullo en honor del exmandatario y premio Nobel de la Paz, fallecido el pasado jueves a la edad de 95 años.

En la tradición africana, «cuando llueve […] eso significa que tus dioses te están recibiendo y que las puertas del cielo probablemente también se están abriendo», proclamó el secretario general del Congreso Nacional Africano (ANC, el partido de Mandela), Cyril Ramaphosa.

Seis mandatarios tenían previsto tomar la palabra, entre ellos los de Estados Unidos, Barack Obama, y de Cuba, Raúl Castro, en una muestra póstuma de la capacidad de Mandela para tender puentes entre posiciones y grupos que parecían irreconciliables.

También la presidenta brasileña, Dilma Rousseff —mandataria del segundo país con más negros del mundo, después de Nigeria—, así como el vicepresidente chino Li Yuanchao, el presidente indio Pranab Mukherjee y su homólogo namibio Hifikpunye Pohamba.

La ceremonia se llevó a cabo en el estadio Soccer City —donde Mandela hizo su última gran aparición pública el 11 de julio de 2010, en la final del Mundial de fútbol que ganó España— y fue retransmitida en medio mundo.

La celebración abre cinco días de homenajes antes de su entierro, el domingo en Qunu, un poblado donde Mandela pasó una infancia feliz y del que se fue cuando murió su padre.

«Qunu era todo lo que conocía, y lo amé de la manera incondicional en que un niño ama su primer hogar», explicó en sus memorias, El Largo Camino a la Libertad.

Simultáneamente a los actos del martes, se realizó un pequeño homenaje en la prisión de Robben Island, donde Mandela pasó 27 años encarcelado antes de salir en 1990, para ser elegido presidente en 1994 y guiar a Sudáfrica a una transición pacífica del régimen racista del apartheid a la democracia multirracial.

El apretón de manos entre Obama y Raúl Castro

El presidente estadounidense, Barack Obama dio el martes un apretón de manos al cubano Raúl Castro durante una ceremonia en memoria de Nelson Mandela, en un gesto sin precedentes entre los líderes de dos países enemistados desde hace más de medio siglo.

Castro sonrió cuando Obama le estrechó la mano al dirigirse al podio para pronunciar un discurso en honor del expresidente sudafricano Mandela —símbolo de la reconciliación— muerto el jueves a los 95 años.

Mandela era negro, rojo, comunista, culto e implacable con los enemigos del pueblo

Ha muerto un revolucionario integral. El imperialismo y sus verdugos, hasta B.Obama,  quieren mitigar su figura y se rasgan las vestiduras como si no fueran culpables del horror del “apartheid” y del martirio de Nelson Mandela.

No existe una sola capital en toda África que no tenga una calle, un colegio, una estatua o un parque que lleve el nombre de Nelson Mandela. Ni una sola. “Madiba” (el nombre de su clan con el que también se le llamaba) y su lucha contra el racismo han sido inspiración y aliento para millones de personas en todo el mundo, pero sobre todo para los africanos. Nadie duda de q´ se está frente a un ser humano increíble, irrepetible, universal. Rolihlahla Mandela nació el 18 de julio de 1918 en una aldea del Transkei llamada Mvezo. Fue su profesor de escuela primaria quien le puso el nombre de Nelson.

En 1941, parte hacia Johannesburgo ciudad donde empieza a asistir a las reuniones del Congreso Nacional Africano (CNA), cuya liga juvenil funda en 1944. Elegido pre sidente del CNA para la provincia de Transvaal en 1952, lanza la Campaña de Deso bediencia a las leyes del apartheid: pasa largas temporadas en la cárcel por desafiar las normas que estaban destinadas a humillar y a mantener separada a la población de color (india o negra), junto a millares de compatriotas.

En la medida que el régimen racista surafricano se tornaba extremadamente violento en la represión a la lucha popular contra el apartheid –con asesinatos como los de Sharpeville en 1960– Mandela lideraba la organización política en la clandestinidad; recibió formación militar en varios países africanos, entre ellos Argelia, que en aquellos primeros años de las independencias africanas (1960) acogía a todos los movimientos de liberación de los países aún por descolonizar; entonces ensambló Umkhonto we Sizwe (MK), el brazo armado del CNA, q´ emprendió una serie de campañas militares. Mandela se convirtió en un líder guerrillero. Fue apresado y encarcelado.

Fue condenado por un gobierno de blancos –apoyado por USA, GB, Alemania, Holanda, Bélgica, España e Israel¬–, a cadena perpetua por «terrorismo, sabotaje y conspiración mediante revolución e invasión de fuerzas extranjeras”; Madiba entró en la prisión de máxima seguridad de Robben Island cuando ya estaba casado con Winnie. Y sufrió lo indecible, no solo por la falta de libertad, sino por el bestial trato y la brutal separación de su familia. Sólo se le permitía ver a su mujer una vez cada seis meses y todas sus comunicaciones por carta eran filtradas y censuradas. Se vio obligado a hacer trabajos forzados, se enfermó, tuvo miedo a no volver a salir de allí nunca más. Y ese miedo le hizo más fuerte de lo que nunca pudo vislumbrar.

CNN, Reuters, Fox, BBC, DPA, ABC, CBC, Bloomberg, AFP, AP, EFE, DW, ANP, NYT, Washington Post, Kyodo, Isranews, El País, El Nacional, El Mercurio, Clarín,… en fin los medios occidentales, quieren lavar la imagen irredenta y rebelde de Madiba metiéndola en el saco del pacifismo y la «libertad» a nivel de Gandhi. NO. No, nooo… Mandela fue un guerrero, un protestatario, un socialista, un antiimperialista y un humanista revolucionario que apoyó las causas mas nobles del planeta. Estuvo contra la guerra de Vietnam, contra el genocidio de Irak y el de Libia, contra la invasión a Siria y Mali. Fue un defensor de la causa palestina y fundamentalmente, un anticolonialista y un anticapitalista. Su obra lo especifica, lo define. No permitamos que la dictadura de los medios deforme su figura y su estatura revolucionaria.

La derecha lo odió y crucificó antes y después de liberado

Ronald Reagan, presidente de EU (1981-1989): Tildó al Congreso Nacional Africano (CNA) y a Mandela como terroristas. Para Reagan, la Sudáfrica del apartheid era «un país que nos ha apoyado en todas las guerras que hemos luchado, un país que, estratégicamente, es imprescindible para el mundo libre». Israel le ofreció armas atómicas.

Dick Cheney, John McCain y otros 178 miembros del Congreso, votaron en 1986,  junto a 180 congresistas, contra la resolución que pedía al Gobierno surafricano negociar la libertad incondicional de Nelson Mandela y reconocer al Congreso Nacional Africano. Entre los congresistas que «enterraron» esa resolución estuvieron Dick Cheney y John Mc-Cain. Nunca se han arrepentido.

En el año 2003, la revista National Review en su mejor tradición derechista calificó a Nelson Mandela de «comunista» por su oposición a la guerra en Irak. «El vicioso anti-americanismo de Mandela y su apoyo a Saddam Hussein no deberían ser una sorpresa, dada su entrega al comunismo y su apoyo a terroristas». Igual dijo el hispano ABC.

Reproducimos buena parte de un artículo del profesor Juan Carlos Monedero que no tiene desperdicio y resume todo lo que se pudiera decir de este gran luchador:

«Que nadie se equivoque, Mandela era, además de… negro, rojo, comunista, culto, internacionalista, africano, hombre libre en una cárcel levantada por blancos, implacable con los enemigos del pueblo, enamorado de la revolución. No hagáis de Madiba un icono vacío de la resignación. No era el Tío Tom: era Malcon X, Lu mumba, un pantera negra. Se ha ido con el Che, con Allende, con H.Chávez, con Ho Chi Min, con Biko y con esos millones de hombres y mujeres anónimas que se reflejan en cada una de esas peleas contra cualquier imperio, o contra cualquier opresor.

Quieren construir un Mandela de Walt Disney, un icono hueco, un reconciliador sin memoria ni rabia. Construyó la reconciliación porque primero ganó la victoria. Con razones y con la fuerza. Estados Unidos lo llamó terrorista. También la derecha española y la venezolana que ahora lo presentan como un referente suyo. Fidel Castro fue uno de sus principales apoyos internacionales.

No os equivoquéis: miramos a Mandela cuando decimos que el miedo tiene que cambiar de bando. Para que vosotros, los que encarcelásteis a Mandela y ahora lo celebráis, perdais la impunidad de vuestra indecencia. La decencia de Mandela fue siempre la decencia de quien no tuvo nunca miedo. La represión en Europa, la violencia contra las protestas, la ley Fernández de la patada en la boca que quiere aprobar el PP van a encarcelar a gente que lucha por la democracia. Como hizo el gobierno blanco y de derechas de Sudáfrica con Madiba. Vosotros tapáis su ejemplo. Nosotros nos alimentamos de él. Vosotros os despedís de Mandela con miedo. Nosotros le saludamos con esperanza».

Fotos: Agencias

Comente