Por contradecir la fe cristiana

Iglesia prohibió esparcir o guardar cenizas

26 de octubre, 2016 - 8:03 am
AFP

«Estamos frente a un nuevo desafío para la evangelización de la muerte», dijo el cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto
de la Congregación para la Doctrina de la Fe

Foto: Agencias

Roma — Ante las nuevas prácticas tanto de sepultura como de cremación consideradas «en desacuerdo con la fe de la Iglesia», la Congregación para la Doctrina de la Fe ha redactado un nuevo documento con el nombre de «Instrucción Ad resurgendum cum Christo» respecto al anterior de 1963.

Preferible la sepultura

En el texto se explica que aunque la Iglesia sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos, se acepta la cremación, pero se prohíbe esparcir las cenizas e incluso se podrá negar el funeral en el caso de que así se decida.

«Para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no será permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos, teniendo en cuenta que para estas formas de proceder no se pueden invocar razones higiénicas, sociales o económicas que pueden motivar la opción de la cremación».

Además, advierte que «en el caso de que el difunto hubiera dispuesto la cremación y la dispersión de sus cenizas en la naturaleza por razones contrarias a la fe cristiana, se le han de negar las exequias». «Es de esperar que esta nueva Instrucción contribuya a que los fieles cristianos tomen mayor conciencia de su dignidad como ‹hijos de Dios› . Estamos frente a un nuevo desafío para la evangelización de la muerte», dijo el cardenal Gerhard Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Cenizas no permitidas

Además agrega que no está permitida la conservación de las cenizas en el hogar y «sólo en casos de graves y excepcionales circunstancias», que una persona lo pida «por piedad o cercanía», explicó el consultor de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el español Ángel Rodríguez Luño.

Para la Iglesia, «la conservación de las cenizas en un lugar sagrado puede ayudar a reducir el riesgo de sustraer a los difuntos de la oración y el recuerdo de los familiares y de la comunidad cristiana».

Así, agregan, «se evita la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas».

Palabras clave
, ,

Comente