Hallan muerto a fiscal que acusó a Cristina Kirchner

1499_5_01
20 de enero, 2015 - 12:16 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

«El cuerpo no fue golpeado ni sometido a maltrato, no descarto una instigación», señaló la fiscal que lleva el caso.

Buenos Aires — Los primeros resultados de la autopsia del fiscal argentino Alberto Nisman apuntaron la hipótesis de un suicidio, en vísperas de aclarar el lunes su denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner por «encubrir» a Irán en la causa por el atentado antisemita de 1994 en Buenos Aires.

Un comunicado de la fiscal que lleva el caso, Viviana Fein, precisó que los resultados preliminares de la autopsia indicaron que «no hubo intervención de terceras personas».

«De acuerdo a la autopsia, el fiscal Nisman se disparó. No hay margen de dudas», aseguró Fein, luego de indicar que murió de un disparo de un arma calibre 22, sin dejar cartas ni testigos del suceso. «El disparo fue en la sien derecha», reveló la autopsia.

Poco después del hallazgo del cadáver, Kirchner ordenó desclasificar información de Inteligencia relacionada con la investigación del atentado solicitada por el fiscal la semana pasada.

Pocas dudas

El cuerpo fue encontrado el lunes en la madrugada, estaba en el interior del baño, bloqueando la puerta de acceso al mismo. Junto al cuerpo, que se hallaba en el suelo, se encontró el arma y un casquillo. Nisman vivía en el piso 13 de la torre Le Parc, un complejo de apartamentos del lujoso barrio de Puerto Madero, a menos de un kilómetro de la casa de gobierno.

Al informar días atrás sobre su decisión de presentar la denuncia, el fiscal dijo a un grupo de corresponsales extranjeros que se sentía muy seguro del paso que estaba dando. Señaló que le había advertido a su hija, de 15 años, que iba a escuchar críticas de todo tipo contra su padre.

Lamentan el hecho

Israel lamentó la muerte y pidió a Argentina que prosiga con la investigación de la causa, al igual que organizaciones judías en Argentina como la Amia, la Daia y el Centro Simón Wiesenthal.

Nisman, de 51 años, acusó el miércoles a Kirchner, Timerman y otros allegados al gobierno de haber tramado una «maniobra» para «encubrir» a Irán por su supuesta implicación en el atentado contra la Amia, que dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994.

Nisman había sido designado en 2004 por el fallecido expresidente Néstor Kirchner como fiscal especial para la causa Amia, un año después de que un juicio fuera anulado por irregularidades en la investigación.

Ojo en la denuncia

Nisman, divorciado y padre de dos hijas, interrumpió sus vacaciones en España y viajó a Argentina la semana pasada para divulgar su denuncia.

El fiscal pedía que se indagara a Kirchner por favorecer la firma en 2013 de un Memorando de Entendimiento entre Argentina e Irán para poder interrogar a los acusados en Teherán y avanzar en una causa estancada desde hace 20 años.

Además solicitó un embargo preventivo de bienes por unos 23 millones de dólares de Kirchner, de Timerman y otros dirigentes.

Hashtag con palabras claves como #CFKAsesina se popularizaron y #MuerteDeNisman figuraba de segundo en el «trending topic» mundial.

Acusación «vil»

El gobierno argentino había rechazado el jueves la denuncia de Nisman y la calificó de «vil».

El analista internacional Atilio Borón dijo que en este caso la primera víctima es el propio Nisman y su familia y la segunda los familiares de las víctimas del atentado, «porque de nuevo una tragedia obstaculiza la investigación. Y la tercera víctima es el gobierno argentino», porque se alimentó la idea de que está detrás de esto, señaló.

En horas de la noche, Kirchner subió a su cuenta de Facebook una larga carta en la que señala el «estupor» que causó la muerte del fiscal y se pregunta qué lo llevó a tomar «la terrible decisión de quitarse la vida». La mandataria sostiene que hay un «intento de convertir en encubridores» a quienes «más han hecho por el esclarecimiento del atentado» y defendió lo actuado por su gobierno.

Comente