G7 se reunió en medio de manifestaciones

1631_20 B-1
8 de junio, 2015 - 3:28 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El G7 estará reunido hasta hoy, versando sobre la crisis Moscú-Ucrania como tema principal

Foto: Agencias

Alemania — Más de 20 mil policías están desplegados en la zona de los Alpes Bávaros en la que desde este mediodía los mandatarios de Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Japón, Gran Bretaña y Alemania abordan los grandes desafíos mundiales.

Las manifestaciones pacíficas celebradas en los últimos días en Múnich y Garmisch-Partenkirchen, una localidad cercana al Palacio de Elmau en el que tiene lugar la cumbre, cobraron una mayor intensidad coincidiendo con la llegada de los gobernantes a Baviera.

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes se saldaron con varias detenciones y heridos.

El perímetro de seguridad impide cualquier acercamiento de los manifestantes al hotel donde se celebran los encuentros, de forma que ni el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ni la canciller federal alemana, Ángela Merkel, ni el resto de líderes escuchaban las reivindicaciones de unas 200 personas que protestaron desde la estación de tren de Garmisch en dirección a Elmau.

Manifestaciones

Este sábado, los agentes de seguridad utilizaron spray de pimienta y gases lacrimógenos contra los manifestantes que protestaban en la localidad turística de Garmisch-Partenkirchen para hacer visibles sus reivindicaciones a los políticos más influyentes del mundo.

Unos dos mil manifestantes marcharon a su vez desde un campamento situado a las afueras de la ciudad hasta la estación de tren de la localidad.

Según la policía, las protestas discurrieron en un ambiente pacífico, aunque entre los asistentes se colaron algunas personas violentas procedentes de Gran Bretaña, Italia, Austria y Alemania.

La cumbre del G7 concluye hoy, momento en el que la pequeña localidad de Garmisch-Partenkirchen volverá a recuperar la normalidad y dejará de ser un foco mediático y policial.

Con cerveza (sin alcohol) y bretzels

Alemania, Estados Unidos y la Unión Europea reiteraron el domingo su firmeza ante Rusia en el conflicto ucraniano, el principal tema  junto a la crisis griega de la cumbre del G7 que se celebra en Alemania.

Justo antes de compartir cerveza (sin alcohol) y bretzels con la canciller Ángela Merkel en el pueblecito alemán de Krün, el presidente estadounidense, Barack Obama, insistió en la fortaleza de la relación germano-estadounidense y en la necesidad de hacer frente a la «agresión» rusa en el este de Ucrania.

Un mensaje claro hacia el presidente ruso, Vladimir Putin, excluido del círculo de las principales potencias industriales desde que anexionase en marzo de 2014 la península ucraniana de Crimea.

Ambos estuvieron de acuerdo en mantener las sanciones a Moscú mientras no respete completamente los acuerdos de Minsk y la soberanía de Ucrania, indicó más tarde la Casa Blanca. Estos pactos, firmados en febrero entre los distintos bandos, preveían un alto el fuego que es violado regularmente.

En una rueda de prensa separada, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, instó al G7 a «confirmar su unidad» sobre las sanciones contra Rusia. «Si alguien quiere reconsiderar esta política, solo podrá hacerlo para reforzarla», dijo.

Comente