FARC reivindica secuestro del general

1441_17A-JU_01
19 de noviembre, 2014 - 12:51 pm
Redacción Diario Qué Pasa

En rueda de prensa en La Habana, el comandante Pablo Catatumbo, ofreció generar los mecanismos de solución.

Foto: AFP

El general Rubén Alzate, el cabo Jorge Contreras y la abogada Gloria Urrego fueron interceptados el domingo por unidades rebeldes móviles en el departamento de Chocó.

La Habana — La guerrilla de las FARC reconoció ayer haber capturado a un general y a sus dos acompañantes en una zona rural de Colombia, a la vez que su delegación en La Habana se manifestó dispuesta a resolver el caso y retomar el diálogo de paz.

El general Rubén Alzate, el cabo Jorge Contreras y la abogada Gloria Urrego fueron interceptados el domingo por unidades rebeldes móviles, «en ejercicio de sus tareas de seguridad», en el departamento de Chocó, indicó la guerrilla en un comunicado leído en La Habana por su delegación de paz.

Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán que opera en esa zona del país, es el militar de más alto rango capturado por las FARC en los 50 años del conflicto armado.

«Una vez identificados plenamente, pese a vestir ropas civiles, los tres fueron capturados por nuestras unidades, en razón a que se trata de personal militar enemigo, que se mueve en ejercicio de sus funciones, en área de operaciones de guerra», indicó la guerrilla.

«Respetamos la vida e integridad física y moral de nuestros prisioneros y estamos plenamente dispuestos a garantizarlo hasta donde nos sea permitido por la ira estatal», dice el comunicado.

«Solución sensata»

En una breve rueda de prensa en La Habana, el comandante Pablo Catatumbo, uno de los negociadores de las FARC, ofreció «generar los mecanismos de solución de este problema» y afirmó que se habría evitado si el presidente Juan Manuel Santos hubiese aceptado una tregua bilateral mientras se desarrollan las negociaciones de paz, que hoy miércoles cumplirán dos años.

Desde el inicio del proceso de paz, la guerrilla ha insistido en acordar una tregua bilateral, planteamiento que el gobierno rechaza.

«Este incidente nos debe poner a reflexionar acerca de la necesidad de abordar ya un cese bilateral de fuegos (…), que generaría un medio ambiente más tranquilo, nos evitaríamos este y otros incidentes que se pueden presentar en el transcurso de la guerra», agregó.

Y sobre la captura de Alzate, Catatumbo indicó que «se trata de un acontecimiento extraordinario, es la primera vez que un general de la república es capturado por la guerrilla».

«Hemos dicho (…) que tenemos la disposición a contribuir a una pronta, sensata solución de este problema y que los diálogos deben continuar», declaró.

Pero a la vez pidió al gobierno aclarar «qué hacía este general, rompiendo los protocolos de seguridad», en referencia al hecho de que el general vestía de civil y se desplazaba sin escoltas.

Santos exigió el lunes a las FARC la pronta liberación de los rehenes como prueba de su voluntad de alcanzar la paz. «El compromiso de las FARC está puesto a prueba. De su decisión depende seguir avanzando hacia el fin del conflicto».

Santos dijo que mientras el general y sus compañeros estén cautivos, los negociadores de paz no viajarán a La Habana.

Diálogo en medio del conflicto

El secuestro ha puesto en riesgo el proceso de paz en vísperas de que se cumplan dos años de negociaciones, durante las cuales las FARC y el gobierno han consensuado tres de los seis puntos de una agenda destinada a acabar un conflicto armado de medio siglo, que ha dejado 220.000 muertos y 5,3 millones de desplazados.

«Hay que ser claros: aunque estamos negociando en medio del conflicto, las FARC tienen que entender que a la paz no se llega recrudeciendo las acciones violentas y minando la confianza», dijo Santos el lunes. A principios de 2012, el grupo rebelde se comprometió a no secuestrar más a civiles, pero se reservó el derecho de capturar a policías o militares.

Comente