Los ortodoxos de la iglesia inician la batalla

Ex nuncio pide renuncia al Papa Francisco por encubrir los abusos de sus sacerdotes

renuncia
28 de agosto, 2018 - 9:58 am
Agencias

El arzobispo y exembajador del Vaticano en EE.UU., Carlo Maria Viganò, ha hecho un llamamiento al papa Francisco para que abandone su cargo, porque —según él— habría encubierto durante cinco años al cardenal estadounidense Theodore McCarrick, implicado en el escándalo de abusos sexuales, antes de aceptar su renuncia el mes pasado, según una carta publicada por el propio prelado, informó este domingo Reuters.

En la misiva de 11 páginas dirigida a medios de la Iglesia católica durante la visita del Papa a Irlanda, Viganò relata que en junio 2013 explicó al Papa —poco después de su elección— que el cardenal Theodore McCarrick había afrontado extensas y numerosas acusaciones de abuso sexual contra seminaristas y sacerdotes de bajo rango.

“Sabía al menos desde el 23 de junio de 2013 que McCarrick era un depredador en serie”, reza el escrito del cardenal. “El papa Francisco debe ser el primero en dar un buen ejemplo a los cardenales y obispos que ocultaron los abusos de McCarrick y renuncien junto con todos ellos“, asevera Viganò. Asimismo, en la misiva se denuncia las “redes homosexuales presentes en la Iglesia”.

McCarrick fue el primer cardenal que renunció a su cargo en el seno de la Iglesia católica tras corroborarse que las afirmaciones de que había abusado sexualmente de un menor de 16 años eran ciertas. Se trata de uno de los funcionarios de mayor rango de los casi 1.200 miembros de dicho organismo implicados en el escándalo de abusos sexuales.

Funcionarios del Vaticano no han querido hacer comentarios sobre la carta de Viganò.

Durante su visita a Irlanda de este sábado el papa Francisco prometió poner fin a la explotación sexual de niños por parte del clero y dijo que “la corrupción y el encubrimiento del abuso equivalen a excrementos humanos [sic]”.

La visita papal tiene lugar en medio del escándalo desatado por un nuevo informe de la Fiscalía General de Pensilvania (EE.UU.) que describe abusos cometidos por alrededor de 300 sacerdotes contra más de 1.000 niños en las diferentes diócesis de ese estado.

El papa Francisco debe ser el primero en dar un buen ejemplo a los cardenales y obispos que encubrieron los abusos de McCarrick y renunciar junto con todos ellos”.

Las duras palabras dirigidas al jefe de la Iglesia católica son del exarzobispo italiano Carlo Maria Viganò, quien en una carta de 11 páginas acusa al Papa de conocer y encubrir abusos sexuales dentro de la institución.

renuncia

Carlo Maria Viganò, de 78 años, nació en Varese, Italia, y fue ordenado sacerdote a sus 27.
Conocido por ser un aliado de los llamados cardenales “dubia”, que han desafiado públicamente al papa Francisco por su “liderazgo informal”.
El grupo ha instado al Papa a corregir sus enseñanzas sobre la vida familiar sugiriendo que puede haber ocasiones en las que un Papa “debe ser desafiado y desobedecido”, según Martin Bashir, editor de BBC News especializado en temas de religión.
Viganò tiene un doctorado en Ley Civil y Canónica. Habla italiano, francés, español e inglés.
Se unió al servicio diplomático de la Santa Sede en 1973 y fue enviado en misiones papales a Irak y Reino Unido. A los 51 años, en 1992, fue ordenado obispo.
Ha ocupado importantes posiciones dentro de la Iglesia católica, como la de nuncio apostólico en Nigeria (1992-2009) bajo el mandato de Juan Pablo II; y secretario general del gobernador de la ciudad del Vaticano (2009-2011), convirtiéndose en uno de lo más cercanos al papa Benedicto XVI.

Viganò -cuyo último puesto antes de retirarse en 2016 fue el de nuncio apostólico en Estados Unidos- se refiere se refiere en su carta al caso del cardenal estadounidense Theodore McCarrick, quien renunció recientemente luego de ser acusado de abusar sexualmente de un monaguillo.

El documento, publicado el domingo en varios medios conservadores aunque tiene fecha del 22 de agosto, supone la primera vez que un alto jerarca de la Iglesia católica exige públicamente la renuncia de un Papa.

La publicación de la misiva coincidió con el segundo día de la visita a Irlanda del papa Francisco a Irlanda, quien pidió “el perdón del Señor” por los recientes escándalos de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica en un santuario irlandés de Knock.

Martin Bashir considera que la carta de Viganò puede “ser parte de un ataque orquestado de aquellos dentro de los niveles superiores de la Iglesia que se han opuesto al papa Francisco desde el momento en que fue elegido en 2013”.

 

¿Por qué acusa al Papa?

Viganò asegura en la polémica carta que él mismo había discutido personalmente con el Papa sobre la conducta inapropiada del cardenal McCarrick, a quien -según el documento- el papa Benedicto XVI había prohibido oficiar misas en público, vivir en un seminario y viajar para impartir conferencias.

Según Viganò, el Papa supo al menos desde el 23 de junio de 2013 que McCarrick era “un depredador en serie“.

“Aunque sabía que se trataba de un hombre corrupto, lo protegió hasta el final”, añade.

“No fue hasta que se vio obligado por la noticia de abuso de un menor que tomó medidas para salvar su imagen ante los medios, de nuevo (una decisión) basada en la atención mediática”.

El mes pasado el Papa aceptó la renuncia del cardenal.

En su viaje de regreso a Roma desde Irlanda, los periodistas preguntaron al pontífice sobre las graves acusaciones de Viganò. Pero el Papa se negó a comentar al respecto.

 

Reacción papal

En una conferencia de prensa en el avión papal de regreso a Roma la tarde el domingo, Francisco fue cuestionado sobre si había algo de verdad en las acusaciones de que Viganò le había informado personalmente en 2013 del historial de abusos de McCarrick o si Benedicto había, de hecho, sancionado al estadounidense, como afirma la carta. El papa no lo negó, pero evitó las preguntas al insistir en que no las dignificaría al dar una respuesta.

“No pronunciaré una sola palabra sobre esto”, dijo. “Creo que la declaración habla por sí misma. Y tienen la suficiente capacidad periodística para sacar sus conclusiones. Es un acto de fe”.

El ataque de siete mil palabras contra los aliados de Francisco en el Vaticano, que fue publicado la mañana del domingo en horario de Dublín por varios medios católicos conservadores que son antagónicos a Francisco, representó una gran escalada en las crecientes y mordaces rivalidades de larga data dentro de la Iglesia, que podría conducir a la renuncia del Papa

Las facciones han batallado sobre la dirección que la Iglesia ha tomado durante el pontificado de Francisco; los conservadores, especialmente algunos cardenales y obispos estadounidenses, que advierten que su enfoque pastoral e incluyente y el énfasis en los temas sociales diluyen la doctrina de la Iglesia y representan una amenaza mortal para el futuro de la fe.renuncia

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente