Exnovia del copiloto de Germanwings: Él quería que todo el mundo conociera su nombre

1564_FOTO 1---JM
29 de marzo, 2015 - 3:30 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La Fiscalía anunció que Andreas Lubitz había ocultado que estaba de baja médica el día de la tragedia

Fotos: Agencias

La ex de Andreas Lubitz dice que cuando oyó hablar de la tragedia, le vino a la memoria una frase del piloto

El copiloto sospechoso de haber estrellado deliberadamente un avión de Germanwings en los Alpes franceses había dicho que un día «haría algo que cambiaría todo el sistema» y que «todo el mundo conocería (su) nombre», según su exnovia.

En una entrevista al diario alemán Bild publicada este sábado, Maria W., una azafata de 26 años presentada como la ex de Andreas Lubitz, dice que cuando oyó hablar de la tragedia, le vino a la memoria una frase del piloto: «Un día voy a hacer algo que va a cambiar todo el sistema, y todo el mundo conocerá mi nombre y lo recordará».

Si Andreas Lubitz «ha hecho esto», «es porque comprendió que debido a sus problemas de salud, su gran sueño de trabajar en Lufthansa, como comandante y como piloto de largo radio, era prácticamente imposible», añade en la entrevista.

Germanwings, la compañía alemana propietaria del Airbus 320 que se estrelló, es una filial de bajo costo de Lufthansa.

La joven explica que la relación con Andreas Lubitz acabó «porque cada vez era más evidente que tenía un problema. Durante las discusiones se irritaba y me gritaba (…) Por la noche, se despertaba y gritaba «¡nos caemos!».

«Siempre hablamos mucho de trabajo, y ahí se transformaba, se enfadaba por las condiciones de trabajo. Poco dinero, miedo por el contrato —de trabajo—, demasiada presión», asegura.

«Era capaz de esconder a los demás lo que realmente le ocurría», dice la joven, que asegura que «no hablaba mucho de su enfermedad, sólo que tenía un tratamiento psiquiátrico a causa de ello».

La Fiscalía de Düsseldorf, en el oeste de Alemania, anunció el viernes que Andreas Lubitz había ocultado que estaba de baja médica el día de la tragedia. La hipótesis privilegiada es que padecía problemas psiquiátricos.

No obstante, no se ha encontrado ninguna carta de adiós que desvele la intención del piloto de estrellar el pasado martes el avión que cubría la ruta Barcelona-Düsseldorf, una catástrofe que se cobró la vida de los 150 ocupantes del aparato.

Según la Fiscalía, los documentos incautados apoyan la tesis de que el joven «ocultó su enfermedad a su empleador y a su entorno profesional».

Los documentos hallados en el domicilio del piloto dan cuenta de una «enfermedad existente y de tratamientos médicos correspondientes», agregó la fiscalía, sin precisar la naturaleza de dicha enfermedad.

La prensa alemana había revelado el viernes que Andreas Lubitz sufrió una grave depresión hace seis años, durante su formación como piloto.

Desde entonces, el joven de 27 años había tenido un seguimiento «médico especial y regular».

El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, insistió por su lado en que el piloto superó todos los exámenes, incluidos los psicológicos, en el momento de ser contratado.

Indemnización

El hecho de que el copiloto del vuelo 4U9525 de Germanwings, Andreas Lubitz, forzase deliberadamente el descenso del avión hasta hacerlo estrellar, no impide que las familias de las 150 víctimas vayan a ser indemnizadas por las aseguradoras. Y es que independientemente del motivo del siniestro —error humano, accidente intencionado o acto terrorista—, el reglamento de la Comisión Europea 785/2004, modificado en 2010, no excluye ninguno de esos motivos y fuerza a activar la póliza de responsabilidad civil contratada por la compañía aérea, según fuentes del sector asegurador.

De hecho, indicaron, los riesgos asegurados incluyen actos de guerra, terrorismo, secuestro, actos de sabotaje, apoderamiento ilícito de aeronaves y disturbios sociales.

«Estamos dispuestos a apoyar a nuestros clientes de la manera más rápida posible, en colaboración con nuestros socios», dijo en un comunicado la compañía que lidera esa póliza, Allianz Global Corporate & Specialty, parte del grupo asegurador Allianz, que comparte la cobertura con varias coaseguradoras.

Por el peso del avión, Germanwings tenía contratada una cobertura mínima de 315.856 euros por pasajero en función de un sistemainternacional de pagos. No obstante, esa no es la cantidad que recibirán los familiares de los pasajeros fallecidos.

La aerolínea seguirá defendiéndose

La aseguradora podría reclamar a la filial de Lufthansa que certifique que el copiloto superó las pruebas psicotécnicas y psicológicas suficientes y tratar de hacerle responsable de algunos costos.

El presidente ejecutivo de Lufthansa, CarstenSpohr, parecía no querer dar crédito a la versión ofrecida por el fiscal francés sobre la tragedia de Germanwings: «Seleccionamos a nuestro personal de manera muy cuidadosa, es parte de nuestro ADN».

Tras asegurar que confía por completo en sus pilotos, Spohr también añadió que no hay un sistema de seguridad que funcione al cien por cien. E insistió: «Ni en nuestros peores sueños hubiéramos podido imaginar algo así».

Pagos podrían superar los 21 millones de euros

El consorcio de aseguradoras de la compañía Lufthansa, que encabeza la compañía Allianz, podría hacer frente a pagos superiores a los 21 millones de euros en concepto de indemnizaciones. Las cuentas, realizadas por el rotativo francés Le Monde, contemplan el pago de alrededor de 145 mil euros por el fallecimiento de cada una de víctimas, de acuerdo con lo previsto en el Convenio de Montreal.

No obstante, se especula que las familias de los fallecidos podrían acudir a los tribunales para intentar demostrar que las empresas alemanas matriz y filial no cumplieron a la hora de garantizar las condiciones del copiloto, que al parecer padecía una depresión cuando provocó la tragedia y suponía en sí mismo, por tanto, un riesgo.

El supuesto sería especialmente gravoso para la Lufthansa y Germanwings si se probara que conocían esas circunstancias, habida cuenta, por ejemplo, de que el oficial interrumpió su formación hace años por problemas similares.
También podrían pedir responsabilidades por el hecho de que AndresaLubitz se quedó solo en la cabina, si bien la regulación aérea germana no obligaba al acompañamiento permanente.

150 velas por las víctimas del A320

Los habitantes del sur de los Alpes franceses rindieron hoy homenaje cristiano a las víctimas del accidente del A320 de Germanwings que se estrelló el pasado martes en la región, con una misa que tuvo lugar en la catedral de Digne-les-Bains, la capital del departamento.

Medio millar de personas acudió al oficio religioso presidido por el obispo de Digne, monseñor Jean-Philippe Nault, que expresó la solidaridad de toda la conferencia episcopal con las víctimas del accidente del vuelo entre Barcelona y Düsseldorf.

Frente al altar, 150 velas encendidas recordaron a las víctimas, mientras que el obispo señalaba «la necesidad de apoyo y solidaridad» con sus familias, «muchas de las cuales la encontrarán en la fe cristiana».

En la homilía, Nault también recordó que hace dos días se celebró en Seyne-les-Alpes una ceremonia multirreligiosa por respeto a todas las confesiones de quienes viajaban en el avión y sus familiares.

Posteriormente, en la misa se leyó un mensaje enviado por el papa Francisco, que pidió expresar la solidaridad de la Iglesia con quienes sufren la tristeza del drama.

A la misa acudieron multitud de habitantes de Digne, pero también de otras localidades que se acercaron hasta la catedral para mostrar su solidaridad.

Comente