Evacuadas más de 10.000 personas por incendios en el sur de Francia

Evacuated people take refuge on the beach and look at a fire burning the forest in Bormes-les-Mimosas, southern France, at sunrise on July 26, 2017.
Over 10,000 people, including thousands of holidaymakers, were evacuated from campsites and homes in southern France as firefighters on July 26, 2017 battled the latest in a string of huge blazes along the Mediterranean coast. / AFP PHOTO / Marion LEFLOUR
26 de julio, 2017 - 12:30 pm
AFP / AFP Photos / [email protected]

Más de 10.000 personas, incluyendo miles de veraneantes, fueron evacuados en la madrugada del miércoles después de que se declararan nuevos incendios en el sur de Francia, donde varios fuegos forestales han arrasado con miles de hectáreas desde inicios de semana.

Un nuevo siniestro se declaró en medio de la noche en Bormes-les-Mimosas, una localidad de la Costa Azul francesa en donde la población se duplica o triplica en verano, quemando unas 1.300 hectáreas de terreno.

“Entre 10.000 y 12.000 personas fueron evacuadas”, dijo a la AFP el alcalde de esta comuna del Var (sureste), François Arizzi. Entre los evacuados, unos 3.000 eran veraneantes en campings.

Aunque la mayor parte de los evacuados pasaron la noche en centros habilitados por las autoridades, algunos prefirieron dormir en sus vehículos o en playas de la zona. “El fuego sigue avanzando lentamente”, debido a fuertes ráfagas de viento, indicó a la AFP el jefe de las operaciones de rescate, Serge La Vialle.

Este voraz incendio ha destruido ya unas 1.500 hectáreas. Unos 550 bomberos están movilizados, respaldados por medios aéreos. Las autoridades pidieron a los turistas permanecer en las playas y no regresar a los campings.

“¡Es una pesadilla! Un incendio que se declara por la noche con este viento, cuando los aviones cisterna solo pueden comenzar sus labores por la mañana”, lamentó Arizzi.

“Hacia las 23H15 vimos las primeras llamas y en diez minutos ya habían alcanzado las cimas de las colinas”, contó a la AFP Christian Fabre, un habitante de la región. “Fue todo muy rápido”.

 

Sequía y fuerte viento

En otro frente, los bomberos combatían nuevos incendios en el departamento vecino de Bouches-du-Rhône. Después de un primer siniestro bajo control en la ciudad de Martigues, que destruyó medio centenar de hectáreas de terreno, un segundo “más grave” se declaró el miércoles en Peynier, cerca de Aix-en-Provence.

“Este incendio es muy preocupante y puede destruir grandes superficies si se aviva”, advirtió Magali Charbonneau, secretaria general de la zona de defensa y seguridad Sur.

“El fuego no ha alcanzado ninguna vivienda” pero “más de 1.000 hectáreas podrían verse afectadas”, indicó en un comunicado la prefectura de Bouches-du-Rhône.

El primer ministro, Edouard Philippe, viajará a la zona afectada el miércoles por la noche.

Desde el lunes, los incendios que se declararon en el sureste de Francia, la costa mediterránea y la isla de Córcega han calcinado más de 5.000 hectáreas. Más de 20 bomberos han resultado heridos en los operativos.

En la turística isla de Córcega, en donde cerca de 2.000 hectáreas fueron arrasadas por la llamas desde el lunes, el fuego está ahora “bajo control”, indicaron los bomberos.

La situación estaba también controlada el miércoles por la mañana en La Croix Valmer, cerca del prestigioso balneario de Saint-Tropez, donde cerca de 500 hectáreas fueron arrasadas por las llamas.

Para hacer frente a los incendios, Francia solicitó a la Unión Europea dos aviones cisterna de tipo Canadair. Un primer avión italiano llegó el martes por la noche.

 

A fire fighting Canadair aircraft drops fire retardant over a fire near Bormes-les-Mimosas, southeastern France, on July 26, 2017. At least 10,000 people, including thousands of holidaymakers, were evacuated overnight after a new wildfire broke out in southern France, which was already battling massive blazes, authorities said on July 26. / AFP PHOTO / Anne-Christine POUJOULAT

 

El sureste de Francia sufre una sequía desde hace varias semanas, a lo que se suman fuertes vientos que aumentan los riesgos de incendios.

A mediados de julio en Saint-Cannat, en la región de Marsella (sureste), un incendio probablemente causado por una colilla arrasó 800 hectáreas de terreno.

Francia no es el único país europeo presa de incendios. En Portugal, donde un gigantesco incendio causó 64 muertos hace más de un mes, las llamas volvieron a propagarse en el centro del país desde el domingo.

Unos 20 pueblos, rodeados por las llamas, tuvieron que ser evacuados el martes por la noche.

bur-meb/eg

© Agence France-Presse

Comente