Ya tiene un cuñado en la cárcel por corrupto y la hija se salvó por un pelito

España: Pidieron investigar al (ex rey) Juan Carlos I por corrupción

Juan Carlos
26 de julio, 2018 - 6:47 pm
Agencias

Los partidos Unidos Podemos, Izquierda Republicana de Cataluña y Compromis, registraron ante el Congreso español una petición para crear una comisión para investigar la “posible corrupción de la monarquía”, entiéndase, el rey emérito Juan Carlos I

Los partidos Unidos Podemos, Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, por su sigla en catalán) y Compromis registraron ante el Congreso español una petición para crear una comisión de investigación con relación a la “posible corrupción de la monarquía”, específica mente de Juan Carlos I.

Esta solicitud ocurre tras varios informes que revelaron que el rey Juan Carlos I tiene cuentas en Suiza y habría utilizado a su amiga, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, para ocultar sus propiedades en el extranjero.

Ante esta situación, los partidos republicanos instaron al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y a los partidos “monárquicos”, como el Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs), a que se unan a su petición.

“La sociedad no soporta más la impunidad frente a la corrupción y frente a hechos tan graves e ilícitos”, señaló Rafael Mayoral, el responsable de Sociedad Civil de Podemos.

El portavoz de Compromis, Joan Baldoví, alertó de que si la institución monárquica no tiene transparencia y no puede dilucidar todas las sombras que se han cernido sobre ella, los ciudadanos “entenderán que es una institución oscura”.

Estas sospechas se añaden a otros grandes escándalos de la familia real, en particular, sobre Juan Carlos I, que incluyen presuntas comisiones ilegales, propiedades ocultas en el extranjero y la amnistía fiscal.

 

Los hechosCárcel para cuñado del Rey

Dos medios conservadores, El Español y OK Diario, publicaron la semana pasada la semana pasada unas grabaciones de audio atribuidas a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, realizadas según ambos en el 2015.

Resultado de imagen para Corinna zu Sayn-Wittgenstein

Corinna Larsen,  de casada Corinna zu Sayn-Wittgenstein, es una empresaria alemana de origen danés que estuvo casada con el aristócrata alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein-Sayn (nacido en 1976), miembro de la antigua casa condal de Sayn-Wittgenstein-Sayn, hasta su divorcio en 2005. Corinna utiliza el apellido de su exmarido, así como el título de princesa y el tratamiento de S.A.S («Su Alteza Serenísima»). El uso del apellido y del título es sin el consentimiento de la familia, dando lugar a enfrentamientos, finalizando con la futura boda del príncipe alemán con la modelo Alana Bunte, este año.​ Desde 2006, sus apariciones en los medios vienen ligadas a su relación con el rey emérito Juan Carlos I de España, al que habría organizado safaris en África, incluyendo el de 2012 en Botsuana, en el que el monarca se fracturó la cadera,​ y acompañado en regatas. Le habría representado ante magnates extranjeros,​ y le habría servido de intermediaria en transacciones con altos dignitarios y empresarios de Rusia y de Arabia Saudí.

Las afirmaciones de la aristócrata alemana son explosivas. Y suponen, en palabras de la experta en Casa Real, Ana Romero, “otro problema más” para el rey Felipe VI, cuyo cuñado, Iñaki Urdangarin, lleva cuatro semanas en prisión por corrupción en otros asuntos.

En las grabaciones, de un total de cuatro horas, Corinna dice, sin nombrar expresamente a Juan Carlos, que la utilizó como testaferro para ocultar su patrimonio en el extranjero.

Sostiene también que el exjefe de Estado colocó “algunas cosas”, como -por ejemplo- cuentas bancarias en Suiza, a nombre de un primo suyo, Álvaro de Orléans Borbón, residente en Mónaco.

Igualmente, siempre según su versión, Juan Carlos habría cobrado una comisión por la concesión del tren de alta velocidad de La Meca, en Arabia Saudí, a un consorcio de empresas españolas.

Y en lo personal, cuenta Corinna,  que el rey emérito le planteó la posibilidad de separarse de la reina Sofía y casarse con ella, más que nada “porque quería el dinero” que supuestamente le había confiado.

Hasta ahora, sin desmentidos

Según varios expertos de la Casa Real contactados por la AFP, la voz de las grabaciones corresponde a la de ella, que por cierto no ha desmentido lo afirmado y se limitó en un comunicado a denunciar una “campaña de descrédito” contra su persona.

“Yo sí le doy credibilidad” a la grabación, aseguró Pilar Urbano, autora de varios libros sobre la Casa Real. Según ella, lo que se afirma en las grabaciones “es tan oscuro, tan tiznado, que reclama chorros de luz”.

El partido de izquierda radical Podemos ya ha pedido una comisión parlamentaria de investigación sobre las actividades del rey emérito, quien en el 2014 abdicó en favor de su hijo Felipe VI, debilitado precisamente por el “caso Corinna” y el escándalo de su yerno Urdangarin, condenado recientemente a casi seis años de cárcel por malversación.

Comienza la novela

La Audiencia Nacional abrió una investigación sobre los delitos que podrían surgir de la filtración de las conversaciones grabadas en la primavera de 2015 en Londres en las que Corinna zu Sayn-Wittgesntein, la que fuera “amiga entrañable” del Rey Juan Carlos, asegura haber sido utilizada por el monarca emérito como testaferro para ocultar su patrimonio.

El magistrado Diego de Egea abrió una pieza separada de la investigación del caso Tándem, por lo cual están citados a declarar por estos hechos el excomisario de la Policía Nacional, José Manuel Villarejo, en prisión desde noviembre, y el comisario Enrique García Castaño.

 

También puede leer: Cárcel para cuñado del Rey

Aunque la pieza separada de la Operación Tándem investigará el contenido de las grabaciones, el rey emérito no puede ser investigado por la Audiencia Nacional ya que tiene fuero ante la Sala II del Tribunal Supremo.

Con su abdicación, en junio de 2014, Juan Carlos perdió su condición de inviolabilidad que marca la Constitución española, pero mantiene el aforamiento.

La Fiscalía Anticorrupción también investiga las grabaciones entre el excomisario José Manuel Villarejo y la amiga del rey Juan Carlos Corinna zu Sayn-Wittgenstein para posteriormente valorar si el rey emérito pudo incurrir en delito sin estar protegido por su inviolabilidad.

Fuentes de esta fiscalía han explicado además que hay que analizar la autenticidad de los audios, confirmada ya por la Policía, por otra parte. En las grabaciones, la empresaria afirma que Juan Carlos I tenía cuentas en Suiza y cobró comisiones por intermediar en la licitación del proyecto del AVE a La Meca, unos hechos que podrían ser delictivos si no estuvieran prescritos y el exjefe del Estado los hubiera cometido sin amparo de su inviolabilidad.

El juez que investiga a Villarejo, Diego de Egea, ha incluido estas grabaciones en una pieza, la número 5 y denominada Carol, que abrió la semana pasada a raíz de un informe de Asuntos Internos de la Policía sobre ellas, unos hechos por los que el excomisario, en prisión desde noviembre, ha sido interrogados esta mañana por el magistrado.

Según las fuentes, estas grabaciones con contenido “de apariencia ilícita” deben ser ahora analizadas para certificar si son auténticas y después se tendrá que determinar si los hechos que en ellas se contienen son veraces, constitutivos de delito y no están prescritos.

En la pieza Carol se investigan, por un lado, las afirmaciones de Corinna sobre las comisiones que supuestamente habría cobrado el rey por el AVE a La Meca y sus cuentas en Suiza, que podrían responder a delitos de cohecho internacional y blanqueo de capitales.

Estos hechos afectarían al rey emérito, pero también a otras personas implicadas en las supuestas comisiones, y en el caso del rey emérito habría que analizar si las cobró siendo todavía monarca y gozando así de la protección judicial que le otorga la Constitución.

En el caso del posible delito de blanqueo, también habría que ver si el padre de Felipe VI pudo incurrir en él más allá de 2014, cuando abdicó.

Otro de los aspectos que se investigarían en esta pieza es un encargo que Corinna habría hecho a Villarejo durante la reunión grabada, que tuvo lugar en Londres y en la que participaron la amiga del rey y el expresidente de Telefónica José Villalonga.

Ese encargo para solucionar una crisis lo tendría que desarrollar Villarejo a través de su entramado societario en España y dentro de su labor supuestamente ilegal de conseguir información confidencial y venderla a clientes a cambio de millones de euros.

 

Por otra parte, el Centro Nacional de Inteligencia no ha investigado el patrimonio ni las actividades económicas del Rey Juan Carlos I, ya que ningún Gobierno se lo ha solicitado, según han asegurado a EFE fuentes conocedoras de la comparecencia del director del CNI, Félix Sanz Roldán, en la comisión de secretos oficiales.

Sanz Roldán ha comparecido en esta comisión del Congreso, que ha tenido lugar a puerta cerrada por el carácter reservado de su contenido, tras las informaciones publicadas por “El Español” y “OK Diario” en las que se asegura que la amiga del Rey emérito Corinna zu Sayn-Wittgenstein da a entender en unas grabaciones que éste tiene cuentas en Suiza y que la utilizaba a ella como testaferro.

Juan Carlos y Corinna

Juan Carlos I y Corinna

 Unas grabaciones supuestamente realizadas en Londres en 2015 entre el excomisario José Manuel Villarejo y la “amiga” del rey Juan Carlos y que, según las fuentes consultadas por EFE, eran conocidas desde hace varios años por el CNI, que las recogió en una nota interna.

Las mismas fuentes explican a EFE que el CNI cree que las voces de Villarejo y Corinna zu Sayn-Wittgenstein que se oyen en las grabaciones son auténticas, aunque el contenido haya sido editado y no esté completo.

Sobre las informaciones acerca de negocios en el extranjero del Rey Juan Carlos, Sanz Roldán ha informado de que el CNI no tiene conocimiento sobre el patrimonio o las actividades económicas del antiguo Jefe del Estado, ya que ningún Gobierno le ha solicitado esa investigación, que por otro lado tampoco sería función del centro.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente