El «Cerdo-Gate» pudiera derribar al gobierno de Cameron

qpplaceholder
5 de octubre, 2015 - 3:44 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Un serio e increíble escándalo termina de estallar al interior del gobierno británico de David Cameron, como consecuencia de que un libro de reciente publicación sobre el «primer ministro de su majestad» descubre a éste metido en «perversiones» muy extrañas durante sus días universitarios, entre ellas las de sexo oral con un lechón muerto. También reseña el libro algunas francachelas con mucha cocaína en la casa de Cameron, un poco más «madurito», es decir recientemente… En otro momento del libro, James Delingpole, amigo de Cameron en Oxford, manifiesta cómo ambos fumaban marihuana en su habitación del Christ Church College, mientras escuchaban a Supertramp.

Como si fuera una pesadilla, que describe muy bien la serie Black Mirror, la historia del cerdo se convirtió en todo un prodigio en Internet, donde el cochino ya tiene hasta una cuenta en Twitter con miles de seguidores.

Pese a que estas novelas, o relatos bestiales surgen de vez en cuando para sacudir las bases de los regímenes de su majestad, esta es una biografía no autorizada de Cameron escrita por nada menos q’ Lord Ashcroft, Pte. del Partido Conservador y una de las personas más ricas del Reino Unido, según el ranking 2015 del «Sunday Times»  (fortuna estimada de £ 1,32 mil millones). Además es el principal recolector de finanzas del Partido Conservador, quien ha donado 8 millones de libras (£) al partido. Ashcroft es también el principal encuestador privado de GB.

La colaboradora (coautora) del libro de Ashcroft es Isabel Oakeshott, quien dejó su puesto de editora de Asuntos Políticos del Sunday Times en 2014 para ocuparse a tiempo completo de esta biografía. Isabel estuvo involucrada en la caída del ex Primer Ministro (Liberal Demócrata) y exsecretario sobre Energía y Cambio Climático de la Coalición, Chris Huhne.

Entonces, el escándalo configurado alrededor de David Cameron, al cual bautizaron inmediatamente los fablistanes como el «Cochino-gate», representa un drástico giro de los ataques recientes de los medios y los políticos enfocados totalmente en contra del nuevo dirigente del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quien sería un santo si se le compara con el torie Cameron. Aunque se supone que esa no es la intención de los autores de la biografía.

La comparación de los «pecados» de Cameron y Corbyn

La analista política del diario The Guardian, Susan Moore, comparó los interminables ataques de los conservadores contra del nuevo líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn así: «Quiero decir, todos hemos hecho cosas estúpidas cuando no usamos la cabeza, solo que no con cabezas muertas. Esto hace que se vea la aventura que tuvo el viejo J. Corbyn con una mujer, que los periódicos trataron de vender como el otro gran escándalo político de la semana, como algo ligero, placentero, con sabor a vainilla, y vegetariano».

Moore destacó que a pesar del intento del gobierno de adoptar una posición casi de indiferencia como de que «no hay comentarios» en el despacho de Cameron, esto no desaparecerá. «No va a esfumarse porque la comicidad de Cameron siempre estará presente; no desaparecerá porque todavía hay miles de chistes brillantes por hacerse (‹Bae of pigs› es solo el principio); no va a desaparecer porque esta imagen está ahora alojada firmemente en nuestras mentes. ‹Las criaturas vieron del cerdo al hombre y del hombre al cerdo y fue imposible decir cuál era cuál›, escribió Orwell en ‹Rebelión en la granja›. Nuestra identificación en esa historia es con los pobres cerditos, porque el sucio secretillo en el corazón de nuestras pulcras instituciones pudiera no ser éste. Ya sabemos que hay una clase privilegiada que siente que las leyes normales no se aplican a ellos. No son más que parte del auténtico inglés».

El Club Bullingdon de la alta sociedad inglesa fue el sitio…

Los extraños acontecimientos descritos en la biografía de Cameron tuvieron lugar en el Club Bullingdon de la Universidad de Oxford, entre cuyos miembros se cuentan los tres grandes del Partido Torie, Cameron, George Osborne —ministro de Finanzas— y el alcalde de Londres, Boris Johnson.

El embate Ashcroft-Cameron es una historia esencialmente inglesa, que no puede entenderse sin tomar en cuenta el clasismo, q’ marca sutiles líneas divisorias en la sociedad. Para esa casta: Ashcroft es un advenedizo, plebeyo, hijo de un dependiente, enormemente habilidoso en los negocios pero sin pedigrí; mientras que D.Cameron encarna al prototípico patricio del establisment inglés, hijo de un adinerado inversor, forjado en Eton y Oxford, casado con la hija de un noble terrateniente y hasta con unas remotas gotas de sangre real, por vía de una concubina de Guillermo IV.

Comente