Entregarán las armas a la ONU

El gobierno y las FARC firman ante testigos

27 de septiembre, 2016 - 7:15 am
Jennifer Borrego / [email protected] / AFP

Desde hoy se cumplirá con un cronograma preciso para la dejación de todas las armas en 180 días, las cuales se entregarán a la ONU

Foto: Agencias

Cartagena — El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe máximo de la guerrilla FARC, Rodrigo Londoño «Timochenko», firmaron este lunes en la caribeña Cartagena un histórico acuerdo de paz para acabar con 52 años de confrontación armada.

En una ceremonia solemne, frente a 15 jefes de Estado y otros 2.500 invitados, el mandatario colombiano y el líder rebelde rubricaron con un «balígrafo» (una bala reconvertida en bolígrafo) el pacto de paz, que para entrar en vigor deberá ser ratificado por los colombianos en las urnas el próximo domingo.

Juan Manuel Santos dio este lunes «la bienvenida a la democracia» a los miembros de la guerrilla FARC, momentos después de rubricar el pacto de paz que pone fin a medio siglo de conflicto armado.

«Miembros de las FARC, hoy, cuando emprenden su camino de regreso a la sociedad, cuando comienzan su tránsito a convertirse en un movimiento político sin armas, siguiendo las reglas de justicia, verdad y reparación contenidas en el acuerdo, como jefe de Estado de la patria que todos amamos, les doy la bienvenida a la democracia», dijo Santos en su discurso.

«Prefiero un acuerdo imperfecto que salve vidas a una guerra perfecta», dijo este lunes el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, momentos después de rubricar el pacto de paz para poner fin a más de medio siglo de conflicto armado con la guerrilla FARC.

«Yo prefiero un acuerdo imperfecto que salve vidas a una guerra perfecta que siga sembrando muerte y dolor en nuestro país, en nuestras familias», agregó Santos en su discurso.

Jefe de las FARC pidió perdón

El jefe máximo de la guerrilla FARC auguró una «nueva era de reconciliación y de construcción de la paz» en Colombia, tras firmar este lunes en la caribeña Cartagena un acuerdo para acabar con 52 años de confrontación armada.

«Renacemos para echar a andar una nueva era de reconciliación y de construcción de la paz», dijo el líder rebelde Rodrigo Londoño «Timochenko», quien aseguró que la guerrilla va «hacia la política sin armas».

En tal sentido, pidió perdón a todas las víctimas del conflicto en Colombia, tras firmar el acuerdo de paz que pone fin a más de medio siglo de confrontación con el Estado.

«En nombre de las FARC-EP ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas del conflicto por todo el dolor que hayamos podido causar en esta guerra», dijo Londoño entre los vítores, aplausos y gritos de los 2.500 asistentes a la ceremonia solemne en la ciudad caribeña de Cartagena.

Tras la firma, se cumplirá con un cronograma preciso para la dejación de todas las armas en 180 días, las cuales se entregarán a la Organización de las Naciones Unidas.

Ahora las FARC tendrá participación política en el Congreso colombiano y podrá operar como un partido (tras el abandono de las armas). Contarán con representación en el Congreso en las elecciones de 2018 y 2022.

Sin dudas, se trata de un gran paso hacia el final del conflicto armado en Colombia, en el que también actuaron  otras guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, que dejó ocho millones de víctimas, entre ellas 260 mil muertos, 45 mil desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

La ciudad amurallada, resplandeciente bajo un sol inclemente, se vistió de gala para la ocasión, adornada con palomas de la paz con una cinta amarilla, azul y roja, colores de la bandera colombiana.
Entre los dignatarios asistentes están el cubano Raúl Castro, anfitrión de las conversaciones auspiciadas también por Noruega, Venezuela y Chile; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el rey emérito de España, Juan Carlos, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry y numerosos representantes de organismos internacionales.

Ban Ki-moon pidió unión para Colombia
El secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, exhortó al pueblo colombiano a superar las divisiones, producto del conflicto armado, y a asumir este acuerdo de paz como un proyecto nacional, para así poder contribuir con la estabilidad en la nación colombiana.

«Las divisiones y las confianzas de muchas décadas de conflictos están sumamente arraigada. A pesar de esto, espero que los colombianos puedan superar el dolor, puedan unirse y hacer de este, un proyecto nacional», expresó el secretario General de la ONU.

En este sentido, instó al gobierno de Colombia y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) a mantenerse firme y a cumplir cada uno de los acuerdos suscritos.

Mientras que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, celebró la firma. «Hoy es un día que el mundo no olvidará. El Acuerdo de Paz en Colombia es un hito que aplaudimos todos los países del Hemisferio y del mundo», señaló Luis Almagro en un comunicado.
«La paz para Colombia es la paz para todos», añadió el jefe del organismo regional, felicitando al presidente Juan Manuel Santos y a los líderes de las FARC «por el empeño y la convicción de poner fin a más de mediosiglo de confrontación armada, a través del diálogo».

Por otra parte, el canciller noruego, Borge Brende, indicó que es un «acuerdo muy completo», ya que, implementar lo negociado en  reforma agraria, lucha contra el narcotráfico, inclusión de los exguerrilleros en procesos políticos, y aplicación de la justicia transicional, requerirá «mucho liderazgo».

Extensa celebración

La jornada inició con un homenaje a la fuerza pública, a quienes Santos agradeció «su sacrificio y su valor».Luego, en la Iglesia de San Pedro Claver, el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y enviado del papa Francisco al acto, encabezó «una oración por la reconciliación de los colombianos», que se replicó en todos los lugares de culto del país.

Parolin indicó que «Colombia debe aliviar el dolor de tantos de sus habitantes para construir un futuro mejor y reconstruir la dignidad de quienes sufren».

Asimismo, señaló que la Santa Sede no considerará la firma de los acuerdos entre el Gobierno y las FARC «como un evento más».

Ya en la tarde, en Bogotá, cientos de personas asistieron a un «concierto por la paz» en la céntrica plaza de Bolívar, desde donde siguieron la firma en pantalla gigante.

Víctimas presenciaron la firma de paz

El primer grupo de víctimas que acudió a la firma de la paz de Colombia llegó este lunes a Cartagena de Indias en un vuelo de la Fuerza Aérea con algunas de las caras más reconocidas que ha dejado medio siglo de conflicto armado.

En total, más de 250 víctimas llegaron en tres vuelos diferentes, uno de Bogotá, otro de Medellín y uno más de Cali.

Esas 250 personas representan a todos los colectivos de víctimas y hay ciudadanos de numerosos departamentos del país.

Simpatizantes por el «No» se presentaron en Cartagena

El expresidente y líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe y el exprocurador Alejandro Ordóñez, entre otras personalidades opositoras al proceso de paz, participaron en la marcha convocada por los simpatizantes del «No» al plebiscito.

«Estamos aquí para decir no a los terroristas, no a este mal acuerdo, no a esta firma final», afirmó Uribe a la multitud.

Son unas 2 mil personas las que protestaron en el parque de los Zapatos Viejos en Cartagena. «No más FARC, no más Santos, no a los acuerdos de paz», fueron algunas de las arengas de los manifestantes que usaron sombreros con los colores de la bandera de Colombia, así como pendones y camisetas alusivas al «No».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente